lunes 23/11/20
SILVIA ALBERT SOPALE

España no conoce su historia de esclavismo en las colonias

Nieves Molina |  La violencia racista no entiende de clases, aunque se agudiza más contra las personas de clases sociales más bajas

 

La identidad de la Silvia Albert Sopale(San Sebastián, 1976), la forman varias capas que la llevan a la Nigeria de su madre, en la Guinea de su padre, en la capital guipuzcoana que la vio crecer y en la Barcelona del aquí y el ahora. "Nací y crecí en un país donde no se me reconoce la nacionalidad por mi tono de piel", dice. Este sentimiento fue lo que la llevó a explorar desde el teatro su negritud y su historia con obras como 'No es país para negras' y 'Blakface'. Sopale mezcla su faceta artística con el activismo ligado al feminismo antirracista y transinclusiu. Es cofundadora de Tinta Negra, colectivo de actrices, actores y artistas de la diáspora negra en Cataluña; de Hibiscus, Asociación de Afroespanyoles y de Afrodescendientes, que organizan el proyecto Black Barcelona, ​​y socia de tictac

Una mujer afrodescendiente, hija de una madre de Guinea Ecuatorial y de un padre de Nigeria. Para mí es muy importante que se me reconozca con el segundo apellido, Sopale. Primero, porque Silvia Albert es un nombre que podría ser el de cualquier catalana o española y es mi segundo apellido que determina que mi identidad va más allá, me exotiza. Yo soy afrocatalana.

También eres dramaturga, directora, actriz y activista .

Sí, soy actriz por vocación y dramaturga y directora por necesidad y compromiso. A 'Blackface', mi primera obra, hablaba de las raíces, de la memoria histórica y de la diáspora. Cuando hice 'No es país para negras', tuve la necesidad de hablar de mi experiencia como mujer negra en España. Desde mi yo. Me sentía con el compromiso de explicar quién era. Yo nunca había hecho de dramaturga ni de directora: no tengo formación, pero fue una necesidad, relatarlo a mi manera.
Foto: IVAN GIMÉNEZ

"Necesitamos que los medios, los teatros, la televisión, las librerías, se llenen de cuerpos negros y de apellidos diversos"

Cuando en 2016 presentaste 'No es país para negras', decías que el pulso creativo era la incomodidad. España no es un país para negros?

¿Qué es "ser una mujer negra en España", como dice el libro de la también activista Desirée Bela?

Depende del origen de tus padres, de donde has nacido, de donde has crecido ... De si vienes de una antigua colonia. De si eres una mujer negra 'trans', de tu formación ...; es muy complejo porque cada una de nosotros se identifica con cosas diferentes. A los colectivos donde milito hay personas que se sienten muy conectadas con África y no han ido nunca; otros que, por ejemplo, son de Brasil o de Costa Rica, que son lugares de mezcla entre indígenas, esclavos africanos ... Gente que se siente muy ligada a Cataluña y en España. Yo siento que mi identidad tiene más de una capa. Antes me hacía llamar afrodescendiente y afroespanyola. Ahora me siento afrocatalana.

En una entrevista comentabas que se necesitan referentes aquí y ahora para las niñas y para los niños, que las mujeres afro 'durante mucho tiempo te has reflejado en los Estados Unidos.

Hay que buscar los referentes en algunos ámbitos porque hasta ahora nos hemos reflejado en nuestros familiares: nuestras madres, abuelas ... Los referentes ya están, pero no se visibilizan. Esta es una de las tareas que hacemos en Afroféminas, Black Barcelona o Tinta Negra, donde denunciamos una situación de infrarepresentación de mujeres y de hombres racializados. Estamos, pero no se nos ve. Necesitamos que los medios, los teatros, la televisión, las librerías, se llenen de cuerpos negros y de apellidos diversos. Basta de Puig, Bosch y Alsina!

Foto: IVAN GIMÉNEZ

"Somos 'racializadas' porque no somos blancas? Me parece un eufemismo que desvirtúa y destruye toda la heterogeneidad "

En el caso del festival Black Barcelona , un espacio de debate, de arte y de gastronomía en torno a la comunidad afro ', lo que hace es visibilizar desde la cultura como catalanes o afrocatalana a la vez que tejer redes con aliados y aliadas blancas.

Black Barcelona es un espacio de encuentro, de reivindicación y de fiesta que lo que quiere es mostrar que estos cuerpos negros que aparecen en los medios golpeados y menospreciados forman parte de nuestra comunidad. Lo que queremos es poner fin al estigma. Tenemos espacios no mixtos y espacios donde cualquier persona puede participar.

Reivindicas el uso del concepto 'negritud'. Sin embargo, algunos medios y colectivos empleamos el concepto 'personas racializadas'. ¿Qué piensas?

Me parece un eufemismo que desvirtúa y destruye toda la heterogeneidad. ¿Somos racializadas porque no somos blancas? Que tiene que ver una persona con rasgos físicos asiáticos, de una gitana, de una africana o de alguien, por ejemplo, de Bangladesh? Con este concepto nos ponen a todos en el mismo saco. Yo hice una obra utilizando la palabra "negra" para que nunca más vuelva a ser un insulto, porque no me lastime. Debemos trascender el concepto para construir nuevas identidades.

¿Cuál debe ser el rol de las personas blancas en los espacios de reivindicación negra como el actual #BlackLivesMatter? ¿Cómo podemos ser buenos aliados sin ocupar su espacio?

Lo que hace falta es que se pregunten ustedes qué podrían hacer para no ocupar este espacio. [Ríe.] No hay una receta; depende del momento y del espacio. En las manifestaciones de Atlanta, por ejemplo, apareció una imagen de un cuerpo negro rodeado por cuerpos blancos que lo protegían de la policía. Se trata de eso, de poner el cuerpo cuando es necesario y de ceder el espacio y la palabra. Sólo es un poco de sentido común. Piensa que vosotros tenéis muchas más posibilidades y lugares para expresaros: así que, si estás en una asamblea, en un encuentro, en un coloquio y tienes mucha necesidad de decir tu ... aguanta y escucha.
Foto: IVAN GIMÉNEZ

"La violencia racista no entiende de clases, aunque se agudiza más contra las personas de clases sociales más bajas"

Nos hacía falta una revuelta como la que ha comenzado con los hechos de los Estados Unidos después de la muerte de George Floyd para darnos cuenta que el racismo es estructural y está extendido peligrosamente?

Os hacía falta a vosotros; nosotros ya lo sabíamos. Hace años que los cuerpos negros somos reprimidos. En España están los centros de internamiento de extranjeros (CIE), Tarajal ... Esto no lo hemos olvidado.

Quizá necesitábamos una imagen, un asesinato ante nuestros ojos.

Hemos tenido otras imágenes. Hemos tenido otros George Floyd y otros momentos de "I can not breath". Lo que pasa es que venimos de una pandemia, de estar encerrados en casa y, de repente, nos damos cuenta que en el mundo pasan cosas, algunas de las cuales vulneran nuestros derechos.

Consideras que en la violencia racista también hay un componente de clase?

La violencia racista no entiende de clases sociales, aunque se agudiza contra las personas de clases sociales más bajas. Quizás las de clase alta sufrirán menos racismo porque tienen más poder adquisitivo, pero esto no les ahorrará situaciones racistas. Hay una anécdota de la gran presentadora estadounidense, Oprah Winfrey que lo ilustra muy bien: un día entró en una tienda en Suiza y la dependienta se negó a enseñarle una bolsa porque consideraba que no podía pagar y la tomaron por ladrón. Winfrey es negra, sí, y una de las personas más influyentes y ricas de Estados Unidos.

El racismo está en todas partes, también en nuestro país, como hemos visto esta semana con el caso de Iliass Tahiri .

Me sorprende esta actitud de "reivindicar" que aquí también tenemos racismo. Esta cosa de compararnos con los Estados Unidos y dijo: "Mirad, aquí también tenemos nuestra propia policía racista". Esto ya lo sabíamos antes del asesinato de George Floyd.
Foto: IVAN GIMÉNEZ

"Quiero hablar de mujeres negras con un discurso vital, de empoderamiento no sólo desde el racismo y la denuncia"

En tus apariciones públicas repites que a nuestros hijos los estamos dejando en herencia la indignación y la lucha pero que quieres dejarles también la belleza.

Cada día me pregunto cómo les podemos dejar belleza. Yo me levanto de buen humor y a lo largo del día me enfado cuando escucho las noticias, miro las redes ... Todavía no tengo la respuesta; así y todo, a raíz de los incidentes de los Estados Unidos nos hemos encontrado con la comunidad afrodescendiente de Barcelona para darnos apoyo y para hacernos visibles y ha habido momentos muy bonitos de compartir el dolor y la rabia.

Tú eres activista. La lucha política antirracista y transfeminista también puede ser bella.

Me alegro, que lo veas así. Quizás sí. Ahora tengo un proyecto entre manos a través del cual quiero hablar de mujeres negras con un discurso vital, de empoderamiento no sólo desde el racismo y la denuncia. Un proyecto de belleza, espero.

Texto Nieves Molina. Fotos Iván Gimenez. Publicado en Critic con Creative Commons (BY NC SA)

España no conoce su historia de esclavismo en las colonias