jueves. 13.06.2024
placa_vivienda_franquismo

La web deberíadesaparecer.com nace con la ambiciosa idea de convertirse en el más completo, si no único, catálogo de vestigios franquistas a nivel estatal. Impulsada por la Fundación Jesús Pereda de CCOO, la página ha conseguido recopilar en un año y medio más de 6.000 símbolos de la dictadura presentes todavía en todos los rincones del territorio nacional e incluso algunos fuera de nuestras fronteras.

Debería Desaparecer tuvo su puesta de largo el pasado mes de julio, quince años después de la primera ley de memoria que promovió la retirada de escudos, insignias, placas, cruces a los caídos, monumentos de exaltación a la sublevación militar, la guerra civil y la dictadura. Una app viva, un espacio virtual que identifica en un mapa interactivo dónde se encuentra ese grueso de la propaganda que el régimen esparció por todo el país.

deberia_desaparecer

“Hace un año y medio empezamos a elaborar el catálogo junto con la Fundación y lo pusimos en marcha para darle visibilidad. Y ahí fue cuando nos dimos cuenta que no podíamos ser nosotros los únicos responsables de ese catálogo porque no podemos ir con un coche visitando todos los pueblos de España en búsqueda de vestigios, hay que darle la oportunidad a las personas a que colaboren con nosotros, de ahí que el propósito de la web es que sea un espacio muy interactivo, vivo, que sobre todo se nutra de la colaboración ciudadana, de las instituciones, de las universidades y de personas interesadas”, nos cuenta Eduardo España, uno de sus creadores.

En este primer informe, deberíadesaparecer.com lleva contabilizados más de 6.000 vestigios geolocalizados, aunque las cifras que aparecen en la web varían a lo largo de los días ya que deben pasar por la fase de comprobación y filtrado de datos. “Las cifras van a seguir bailando, no todos están en la web porque el proceso de filtración y catalogación es lento. No es solamente que una persona nos diga que esto está ahí, sino que hay que corroborarlo con ayuntamientos, con callejeros, con fuentes oficiales, y hasta con Google Maps y Street View, a ver si está visible. Ahora en la web aparecen como unos 5.500, pero en verdad tenemos en el tintero más de 6.000 y van a seguir apareciendo todas las semanas, recibimos bastantes notificaciones”, explica.

Símbolos que de forma ilegal siguen ocupando espacios públicos y privados y que se dividen en varias tipologías:

callejero franquista (más de 600);
escudos y relieves (más de 100);
inscripciones y lápidas (300-400);
y monumentos y conjuntos monumentales (más de 200).

El grueso de vestigios recopilados está referido a las más de 4.000 placas falangistas que lucen todavía en muchas viviendas en España, y que representan el 95%-98% de los símbolos en espacios privados. Eduardo España rebate el argumento de las derechas de que retirar esta simbología es borrar la historia y el patrimonio: “Todas ellas son iguales, no tienen ninguna característica artística ni ninguna perspectiva histórica, se repiten, vista una, vistas las 4.000, visto un escudo, vistos los 300. Era propaganda política, no tenían otro fin, y validez artística menos”, afirma.

La España vaciada y San Pedro del Pinatar

El callejero de los pueblos de la España vaciada está plagado

La gran mayoría de calles que recoge la web (más de 600) conmemoran personajes y hechos de la sublevación. Casi todas están dedicadas a generales sublevados, pero hay una población, San Pedro del Pinatar (Murcia) que se lleva la palma, es la localidad con más número de calles franquistas de toda España, un total de 11.

“Prácticamente el 50% de todas ellas están en poblaciones de menos de 1.000 habitantes. El callejero de la España vaciada lo tienen plagado, poblaciones de 50 habitantes que cuentan con hasta tres calles dedicadas al régimen”, explica. “Hay hasta alcantarillas con el escudo, su sello estaba en todos lados, en todo el paisaje”, añade Eduardo España.

monumentos_franquistas_deberia_desaparecer 2
Pincha para ampliar.

El equipo de Debería Desaparecer también ha contabilizado 10 monumentos que superan los 20 metros de altura, como el propio Cuelgamuros o el Monumento a los Caídos en Pamplona; y emblemas que se encuentran fuera de España, como el águila del régimen que luce en el dintel de la puerta 43 de la calle Corso del Rinascimento en la Plaza Navona de Roma, o los emblemas de Ciudad de Guatemala y de Malabo (Guinea).

Tanto la Ley de Memoria Histórica de 2007 como la Ley de Memoria Democrática de 2022 instan a la retirada de estos vestigios franquistas. La primera hacía un requerimiento expreso a las comunidades autónomas para que elaborasen catálogos, pero quince años después, muchas de ellas siguen sin hacerlo. Las más implicadas hasta el momento han sido La Rioja, Islas Baleares, Comunidad Valenciana y País Vasco, y sobre todo Cataluña donde muchos ayuntamientos han retirado estos símbolos incluso sin ley que lo exigiera.

Más de 6.000 vestigios franquistas geolocalizados en una web