#TEMP
miércoles 25/5/22

Visita sorpresa sin "zapatos volando"

"Esta vez no habrá zapatos volando", han dicho los analistas iraquíes ante la primera visita de Obama a Bagdad desde que ganó las elecciones y después de que se comprometiera a retirar de Irak a los soldados estadounidenses. Allí aún sigue muy vivo el recuerdo del zapatazo que recibió George Bush en su último viaje al país como presidente.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 7.4.2009

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, emplazó este martes a las facciones políticas iraquíes a comprometerse para que Irak sea capaz de tomar la responsabilidad del país y las tropas norteamericanas puedan así retirarse según el plan previsto. Obama hizo estas declaraciones en Bagdad, adonde se desplazó para reunirse con los líderes iraquíes y los comandantes del Ejército norteamericano y evaluar el estado de la seguridad en Irak.

Ante las tropas norteamericanas, Obama dijo que "es el tiempo (...) de la transición para los iraquíes. Necesitan tomar la responsabilidad de su país (...) con el fin de adoptar los acuerdos políticos que necesitan hacer". Obama indicó que es "absolutamente crítico para todos los iraquíes que estén adecuadamente integrados en el Gobierno y las fuerzas de seguridad" y manifestó su deseo de trabajar con Al Maliki con un "espíritu de asociación". En referencia a la fecha límite para la retirada de las tropas de EEUU, en agosto de 2010, Obama dijo que "éste va a ser un periodo crucial, los próximos 18 meses". "Seréis cruciales en términos de que seamos capaces de garantizar que Irak sea un lugar estable, que no sea un santuario para terroristas, y podamos empezar a llevar a los nuestros a casa", afirmó Obama a las tropas.

Posteriormente, en un encuentro con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, Obama reconoció que se han llevado a cabo reformas políticas pero estimó que es necesario tomar muchas más medidas. El presidente celebró los avances en materia de seguridad, motivo por el que mostró su intención de seguir adelante con su plan de retirada de Irak, que debería concluir en 2011 con el repliegue de las unidades de entrenamiento a las fuerzas iraquíes.

Como viene siendo habitual, la Casa Blanca no informó por adelantado de la visita de Obama a Irak, que sólo se hizo pública cuando el avión presidencial, el Air Force One, llegó al Aeropuerto Internacional de Bagdad desde Estambul. Un día antes, el lunes, una serie de atentados coordinados perpetrados en Bagdad acabaron con la vida de 37 personas mientras que nueve iraquíes murieron el martes y otros 20 resultaron heridos en la explosión de un coche bomba en el noroeste de la ciudad. De acuerdo con las autoridades de Estados Unidos, el comandante de las tropas estadounidenses en Irak, el general Ray Odierno, comunicó a Obama que incluso a pesar de estos atentados, el nivel de violencia sigue siendo el más bajo desde el inicio de la invasión norteamericana en marzo de 2003.

Fuentes militares revelaron que en un principio se canceló el viaje en helicóptero para reunirse con Al Maliki debido a las condiciones meteorológicas. La imposibilidad de desplazarse por carretera por cuestiones de seguridad complicaron el encuentro, que finalmente pudo celebrarse ya que Al Maliki se dirigió a la base norteamericana Campo Victoria, donde se encontraba Obama.

ELECCIONES GENERALES

El presidente de EEUU dijo a los líderes políticos iraquíes que deben "resolver sus diferencias por medios constitucionales y legales" y alcanzar de esta forma soluciones "justas" y "equitativas".

Irak celebró sus elecciones más pacíficas desde el comienzo de la invasión el pasado mes de enero, cuando apenas se produjeron incidentes significativos durante la jornada electoral. No obstante, algunos altos cargos iraquíes advierten de que las tensiones entre las facciones rivales podrían aumentar de cara a las elecciones generales de este año. Entre otras disputas, el estatus de la ciudad norteña de Kirkuk y las tensiones entre los kurdos del norte y los árabes en Bagdad son las causas que podrían reavivar los conflictos a pesar del descenso de la violencia entre suníes y chiíes.

Al Maliki aprovechó el encuentro con Obama para pedir a las compañías extranjeras que inviertan en el país. "Irak está ahora basada en una creciente seguridad, para la paz y la estabilidad, y espera que las compañías internacionales (...) participen e inviertan en el país", afirmó.

Visita sorpresa sin "zapatos volando"
Comentarios