jueves. 29.02.2024
rojo

Cientos de personas se han echado este Domingo a las calles de Hanoi para dar su último adiós al general Vo Nguyen Giap, conocido también como el "Napoleón Rojo", fallecido el pasado 4 de Octubre a la edad de 102 años. El cortejo fúnebre ha recorrido las calles de Hanoi y la carretera de camino al aeropuerto, arropado por una muchedumbre que no ha querido dejar sólo al respetado héroe de guerra en su último viaje. Desde el aeropuerto, los restos mortales del líder vietnamita han sido trasladados hasta la villa en el centro del país que le vio nacer, en la región de Quang Binh, donde se ha celebrado un funeral de Estado con todos los honores.

El funeral, retransmitido a todo el país por la televisión estatal, que suspendió sus emisiones durante el fin de semana en señal de duelo, ha sido seguido en la calles de Hanoi por ciudadanos que se arremolinaban en los bares y en las tiendas que tenían prendido el televisor. El general Giap, que lideró en 1954 a los vietnamitas en la batalla de Dien Bien Phu contra los franceses, y fue Comandante en Jefe del Ejército Popular que combatió a los estadounidenses en la Guerra de Vietnam, era venerado en el país como un héroe de guerra, prácticamente al mismo nivel que Ho Chi Minh.

Pese al apelativo con el que se le conocía, el "Napoleón Rojo", y a que algunos analistas lo hayan llegado a señalar como uno de los mejores estrategas militares del siglo pasado, no deja de haber voces discordantes que ponen en duda sus habilidades en el campo de batalla debido al alto número de bajas humanas que Vietnam del Norte hubo de sacrificar para conseguir la victoria sobre el Sur y forzar la retirada de los americanos. Nacido en 1911, en una familia de agricultores dedicados al cultivo del arroz, Giap se alistó a los 14 años en un movimiento clandestino nacionalista que tenía como objetivo acabar con la ocupación francesa de Indochina. Pese a no gozar de formación militar, el futuro general tuvo siempre un gran interés por las tácticas militares de Napoleón, tácticas que intentaría después aplicar en las operaciones militares que dirigió, lo que le valdría el conocido apelativo.

Retirado de la actividad política desde la década de los 80, tras disputas internas en el Partido de las que salió perjudicado, a Giap no le tembló la voz, y aprovechó su posición e influencia sobre la sociedad vietnamita para criticar la corrupción dominante entre las clases dirigentes del país. Este hecho le valió enemistades entre ciertas élites, pero una mayor si cabe simpatía entre el pueblo, sobre todo entre aquellos descontentos con la gestión de los líderes actuales. Ingresado en el Hospital Militar de Hanoi desde hace cuatro años, debido a su edad y delicado estado de salud, su muerte supone para algunos analistas políticos de la región el fin de una era y de una generación que luchó por la unión del país y por el fin de la ocupación extranjera.

Vietnam despide al "Napoléon Rojo", su último gran héroe de guerra del siglo XX