viernes. 14.06.2024
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 7.12.2009

"Hoy Bolivia nuevamente demuestra una vocación democrática", ha dicho en sus primeras declaraciones públicas tras el cierre de los colegios y tras conocer que, a falta de resultados oficiales, los sondeos a pie de urna le otorgan más del 60 por ciento de los sufragios.

Morales ha defendido que sus compatriotas han demostrado con su participación "que es posible cambiar Bolivia en base al voto del pueblo". A su juicio, el resultado electoral representa "avanzar con un proyecto político" que se habría afianzado en diversas regiones, y ha destacado los dos diputados elegidos en los departamentos mayoritariamente opositores de Pando, Beni o Santa Cruz.

El caso es que ha sido una victoria arrolladora para Evo Morales y su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), que han logrado más del 60% de los votos, superando en diez puntos el porcentaje de votos que obtuvo hace cuatro años, cuando logró la presidencia por primera vez, y demostrando que estos cuatro años de gobierno no sólo no le han desgastado sino que su popularidad se ha incrementado.

CONSTITUCIÓN Y PROCESO DE CAMBIO

Morales ha asegurado que la mayoría obtenida en la Asamblea "obliga al gobierno a acelerar el proceso de cambio". El reelecto presidente boliviano ha pedido a quienes no le apoyan, a los distintos sectores de oposición, que su sumen al gobierno en su tarea de refundar el país. "Es un camino abierto al diálogo para aplicar la Constitución", ha afirmado Morales. Para llevar a cabo este propósito, el Movimiento al Socialismo (MAS) necesitaba una amplia mayoría de legisladores en la nueva Asamblea Plurinacional, donde podría contar con mayoría de dos tercios en ambas cámaras.

Morales ve en su triunfo y en el de su formación política "un justo reconocimiento a los presidentes, gobiernos y pueblos antiimperialistas". A esta lucha quiere que se sume la oposición, porque entiende que "primero está Bolivia, al margen de cualquier reivindicación de carácter sectorial". Y en esta línea, ha avanzado que creará un "Gobierno de diálogo".

Sin embargo, Manfred Reyes Villa, candidato a la presidencia del partido Plan Progreso para Bolivia-Convergencia Nacional (PPB-CN) ha afirmado tras conocerse los primeros sondeos de las elecciones que "la polarización del país continúa", y ha evitado reconocer abiertamente la victoria electoral del actual presidente de Bolivia. Lo ha hecho de forma indirecta al afirmar que su partido, el PPB-CN, se convertirá "en la trinchera de la democracia" y que tendrá un "pensamiento puesto en la institucionalidad y en la mayoría de los bolivianos que tienen aún la esperanza de vivir mejor".

Reyes Villa, exmilitar y exgobernador de Cochabamba ha obtenido en torno al 25% de los votos. Esta profunda derrota le obliga, según los analistas, a cambiar de discurso y de actitud. Hasta ahora los dirigentes opositores han optado, en su mayoría, por la confrontación con el gobierno central, sobre todo desde las autonomías de la llamada media luna oriental.

De momento, Reyes Villa sigue utilizando el mismo guión y ha criticado el papel del Gobierno durante las elecciones, al que ha acusado de "persecución política", y también de la fragmentación del voto opuesto a Morales. Ha reprochado a los partidos responsables de esto el "no haber comprendido que debería anteponerse primero los intereses nacionales antes que los intereses particulares", y ha destacado que "hemos visto que cinco departamentos, por esa fragmentación, le dicen no al partido de Gobierno".

La máxima autoridad electoral boliviana, el Órgano Electoral Plurinacional, ha anunciado que el escrutinio oficial comenzará este lunes debido al retraso en el recuento en algunas circunscripciones electorales debido a la masiva participación.

JORNADA ELECTORAL TRANQUILA

Bolivia ha celebrado sus elecciones generales en un clima de tranquilidad, de "gran participación" y sin incidentes destacables salvo algunos problemas de logística, según la Corte Nacional Electoral y de las misiones de observadores internacionales enviadas por la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos (OEA).

El mayor conflicto se ha producido en la ciudad de Oruro, cuando una vocal de la Corte Departamental Electoral ha sido retenida durante varias horas por los ciudadanos que protestaron porque en su recinto de votación no existía la documentación que les permita votar, un incidente que se resolvió sobre el mediodía.

Además de elecciones generales, Bolivia ha celebrado 18 consultas autonómicas en diversos puntos del país, cinco de ellas en las regiones de La Paz, Oruro, Cochabamba, Chuquisaca y Potosí que, según los sondeos, han apoyado mayoritariamente la decisión de dotarse de autonomía departamental.

Con el resultado de esa consulta, los bolivianos consolidan su decisión de formar un Estado con autonomías, en el marco de la Constitución Política vigente desde febrero pasado, y que también fue aprobada mayoritariamente en un referendo.

Victoria arrolladora de Evo Morales