lunes. 22.04.2024
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 26.10.2009

El ex guerrillero tupamaro de 74 años y candidato presidencial del Frente Amplio, José Mújica, obtuvo el 47,45 por ciento de los votos en los comicios generales del domingo 25 de octubre en Uruguay, frente al 28,55 por ciento que cosechó el ex presidente y candidato del Partido Nacional, Luis Alberto LaCalle, con el 99 por ciento de los votos escrutados.

Mújica, ex guerrillero del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros (MLN) que ha pasado 14 años en la cárcel por sus actividades milicianas en los años 60 y 70, ha prometido continuar en la línea de las políticas emprendidas por el actual mandatario, Tabaré Vázquez, que han permitido un crecimiento económico sostenido del 5,7 por ciento de media desde 2003.

Por su parte, el ex presidente LaCalle, que nunca ha sido condenado por los casos de corrupción que se le atribuían durante su primer mandato entre 1990 y 1995, ha prometido mantener las políticas económicas de mercado. En los últimos días, LaCalle intentó buscar una alianza con los independientes y seguidores del Partido Colorado para tratar de forzar su victoria en una eventual segunda ronda electoral.

Los resultados de los comicios difundidos este lunes por la Corte Electoral uruguaya dejan claro que los dos candidatos más votados tendrán que enfrentarse a una segunda vuelta electoral el próximo 29 de noviembre al no obtener ninguno más del 50 por ciento de los votos necesarios para eludir una segunda vuelta.

Con el 99% de los votos escrutados, la Corte Electoral otorga al tercer candidato en liza, el líder del Partido Colorado, Pedro Bordaderry, el 16,69 por ciento de los votos, más de lo que el auguraban los sondeos antes de los comicios. Por su parte, el Partido Independiente minoritario obtiene el 2,44 por ciento de los votos.

COMPOSICIÓN DE LAS CÁMARAS

De acuerdo con los resultados difundidos hasta ahora, a falta de escrutar el 1 por ciento de los votos restantes, el Frente Amplio no obtendría la mayoría absoluta en ninguna de las dos Cámaras del Parlamento, aunque tampoco lo lograrían juntos sus rivales del Partido Nacional y del Partido Colorado.

En la Cámara de Diputados, el Frente Amplio lograría 49 de los 99 que componen la Cámara Baja, frente a los 29 que escaños que obtendría el Partido Nacional y que, junto al Partido Colorado que sacaría 18, contaría con un total de 47. El Partido Independiente ocuparía un escaño y queda un escaño libre por asignar a falta de que se escrute el 100 por cien de los votos.

Por el contrario, el Frente Amplio ocuparía la mitad de los 30 escaños que se juegan en el Senado, frente a los 9 que obtendría el Partido Nacional y 5 del Partido Colorado. El Partido Independiente parece que se queda sin representación en la Cámara Alta y, al igual que en la Cámara de Diputados, queda un escaño de senador por repartir, con el 99 por ciento de los votos escrutados oficialmente.

EL FRACASO DE LOS PLEBISCITOS

Además de renovar al jefe de Estado y al Parlamento, los uruguayos estaban llamados a participar en dos referéndos este domingo para, por un lado, pronunciarse sobre la posibilidad de que los uruguayos puedan ejercer su derecho a voto desde el extranjero y, por otro lado, decidir si se deroga la denominada Ley de Caducidad que data de 1986 e impide juzgar los crímenes cometidos por ex militares y policías durante la dictadura.

Aunque todavía no se conocen resultados oficiales de los dos plebiscitos, la derogación de la Ley de Caducidad obtuvo sólo el respaldo del 48 por ciento de los uruguayos, frente al 52 por ciento que rechazó anular esta ley, de acuerdo con los sondeos publicados.

El Frente Amplio, que votó en contra de esta ley cuando se aprobó en 1986, defendió claramente su derogación, al contrario que el Partido Colorado que se mostró en contra de revocar la amnistía para los ex militares y policías que cometieron abusos durante la dictadura.

Por su parte, el Partido Nacional, que votó a favor de la ley en 1986, dejó a sus seguidores la opción de elegir libremente su postura, aunque la mayoría de sus dirigentes se mostró contrario a su anulación.

Por otra parte, el 62 por ciento de los uruguayos habría rechazado regular el derecho de voto desde el extranjero, una opción que apoyó el 38 por ciento de los uruguayos de media, según los sondeos.

En términos concretos, según la encuestadora Factum, el 47,7 por ciento de los uruguayos habría apoyado la anulación de la Ley de Caducidad; mientras que la encuestadora Cifra rebaja hasta el 47 por ciento el respaldo a su anulación y, por su parte, la empresa Equipos Mori augura el 48,3% de apoyo para anular dicha ley.

En el caso del referédum para regular el voto de los uruguayos en el extranjero, sólo el 38 por ciento de los uruguayos lo respalda, según los sondeos de Factum, frente al 36,6 por ciento que lo respalsaría según la empresa Equipos Mori. La encuestadora Cifra no ofrece sondeos para este plebiscito.

De confirmarse los sondeos, ninguno de los dos plebiscitos obtendrán la mayoría suficiente --superior al 50 por ciento de los votos-- para salir adelante.

Uruguay rechaza abolir la impunidad por los crímenes de la dictadura