domingo 5/12/21
La América del malestar le ha elevado a la cúspide

Trump pone a Estados Unidos al frente del malestar occidental

En su discurso de celebración de la victoria, Trump se ha mostrado conciliador y ha adoptado un tono humilde, muy diferente al empleado en la campaña.

trump

La incomparecencia de Hillary Clinton en la noche electoral ha sido chocante

La América del malestar ha elevado a Donald Trump a la cúspide del país. Contra la inmensa mayoría de los pronósticos y expectativas, el candidato más extravagante de la historia reciente se convierte en el próximo presidente de los Estados Unidos.

El triunfo de Trump ha sido muy ajustado en votos populares -apenas un punto de diferencia, según resultados aún provisionales- pero convincente en el reparto de votos del colegio electoral. El magnate inmobiliario ha ganado en casi todos los estados reñidos (Ohio, Florida, Pensilvania, Carolina del Norte, Wisconsin). Sólo se le escapó Virginia. Y a esta hora seguía sin decidirse Michigan.

En su discurso de celebración de la victoria, Trump se ha mostrado conciliador y ha adoptado un tono humilde, muy diferente al empleado en la campaña. Incluso se ha permitido reconocer los servicios de su adversaria. Pero ha sido absolutamente evasivo acerca de sus intenciones de gobierno, más allá de tópicos y vaguedades sobre la reconstrucción del país, la superación de la división nacional y la promesa de un futuro brillante para todos.

La incomparecencia de Hillary Clinton en la noche electoral ha sido chocante. Llamó a Trump para felicitarlo y admitir su derrota, pero no ha aparecido públicamente para pronunciar el habitual y casi obligado discurso de concesión de la victoria de su rival.

Con el triunfo de Trump, se confirma de la manera más contundente posible la deriva del mundo occidental por la senda del extremismo, el populismo y el nacionalismo exclusivista

La América más progresista, consciente de las desigualdades o simplemente educada se encuentra en estado de shock. Como escribía a última de la noche el Nobel de economía, Paul Krugman, intuyendo la victoria de Trump, esa América quizás no entiende en el país en el que vive.

El análisis meditado de los resultados permitirá en las próximas horas o días explicar con más rigor lo ocurrido. Pero puede avanzarse que la elevada abstención de las minorías afroamericana y latina ha podido ser decisiva para la derrota de la candidata demócrata en los estados de Ohio, Pensilvania y Carolina del Norte. Por el contrario, buena parte de esa clase obrera blanca malestar por la crisis económica y social y los efectos negativos de la globalización ha comprado el discurso populista y engañoso del candidato republicano.

Con el triunfo de Trump, se confirma de la manera más contundente posible la deriva del mundo occidental por la senda del extremismo, el populismo y el nacionalismo exclusivista. Después del Brexit y del auge de los partidos y movimientos xenófobos en Europa, el rumbo que se dibuja en Estados Unidos no puede ser más inquietante.

Es más que probable que, una vez instalado en la Casa Blanca, Donald Trump rectifique buena parte de su discurso y se avenga a encajar sus promesas en el cauce mucho más clásico del acervo político tradicional.  Puede ayudar a esta acomodación la mayoría republicana en las dos cámaras del legislativo, confirmada en estas elecciones, a pesar del insuficiente avance de los demócratas en el Senado.

Trump pone a Estados Unidos al frente del malestar occidental
Comentarios