#TEMP
martes. 28.06.2022

Nick Clegg da la llave de Downing Street a los conservaodres

Como ya se presumía ha sido el liberal demócrata el que ha tenido la última palabra para decidir quién será el nuevo huésped de Downing Street. Los laboristas no daban todo por perdido y aspiraban a pactar con Clegg, sin embargo el benjamín de los candidatos les ha dado con la puerta en las narices. Los tories tienen vía libre.
NUEVATRIBUNA.ES / AGNESE MARRA - 07.05.2010

Hacía 35 años que algo así no sucedía en el Reino Unido. Los resultados electorales no han dado la mayoría a ninguno de los tres partidos principales. El conservador David Cameron ha ganado las elecciones tanto en votos como en escaños (299), pero por el momento sólo podría aspirar a formar un Gobierno en minoría.

Los laboristas han perdido dos millones de votos, pero sus resultados han sido un poco mejores que los que se barajaban en las encuestas. Gordon Brown ha alcanzado los 253 escaños. El gran perdedor ha sido curiosamente el mismo que había revolucionado la campaña electoral, el liberal demócrata, Nick Clegg. Aquel que parecía poner en jaque al bipartidismo británico se ha quedado con apenas tres escaños más que en 2005, un total de 54.

Sin embargo Clegg, tal y como se sospechaba, va a tener un papel fundamental a la hora de decidir el nombre del nuevo huésped de Downing Street. Tras reconocer su fracaso y decir que estaba “profundamente decepcionado” con el resultado de su partido, Clegg llamó a la calma y dijo “no hay que apresurarse, tenemos que reflexionar para decidir sobre el nuevo gobierno”. Tras esta frase los laboristas mantuvieron su labor de cortejo hacia el liberal demócrata, y entre las muchas especulaciones, la unión de laboristas y liberales, dejando a un lado al vencedor David Cameron, se postulaba como la favorita.

Horas después esta teoría se ha desvanecido. Clegg ha vuelto a salir en rueda de prensa y ha dado su esperado veredicto: “Cualquier partido con más votos y escaños es el que tiene derecho a formar Gobierno”. Por si no le había quedado claro a Brown, Clegg ha añadido: “Que los laboristas no cuenten conmigo porque no pienso aliarme con ellos”. El benjamín de los candidatos también ha aprovechado para criticar el sistema electoral británico: “Los resultados muestran que este sistema está roto, se necesitan reformas urgentes”, refiriéndose a que su partido ha tenido más votos que en 2005 pero no ha conseguido más escaños.

La sentencia está hecha. El ‘tercer hombre’ ha inclinado la balanza hacia la formación conservadora británica. Ahora Brown tendrá que hacer los movimientos correspondientes. Por el momento la reina ya ha advertido que en esta ocasión no recibirá este viernes al vencedor en su palacio, cumpliendo con la costumbre de encargarle formar Gobierno. Al no haberse conseguido mayorías, la monarquía británica quiere mantenerse neutral y dejar que los candidatos lleven a cabo sus negociaciones. Hasta el 25 de mayo tienen tiempo para comunicar a la Casa Real hacia donde va el futuro de Reino Unido.

Los próximos pasos los tiene que dar el líder laborista, quien a partir de ahora debería dimitir, y dejar que empiecen las negociaciones entre Cameron y Clegg. Todavía no se sabe si los tories formarán gobierno en minoría, o bien contarán con el apoyo explícito de Clegg.

En la letra pequeña, las generales han dejado algunas sorpresas. Por ejemplo, que los Verdes han logrado su primer escaño en la circunscripción de Brighton Pavillion, donde ha ganado su líder, Carolina Lucas. En el Ulster, los ciudadanos han desalojado de su escaño a Peter Robinson, esposo de la célebre 'Mrs. Robinson' y diputado desde 1979.

CIENTOS DE PERSONAS SIN PODER VOTAR

La anécdota negativa de los comicios ha sido las dificultades con las que se han encontrado los británicos para votar. Cientos de ellos después de esperar horas de cola no han podido dejar su papeleta en la urna.

La Comisión Electoral ha informado que llevará a cabo una investigación “exhaustiva” para determinar las causas de lo sucedido. “Se trata de un asunto de gran preocupación que mucha gente que quería votar hoy haya sido incapaz de hacerlo antes de las 10 de la noche, cuando han cerrado los colegios electorales”, señaló la Comisión Electoral en un comunicado.

A pesar de las complicaciones la participación electoral ha superado a la de 2005 que fue de un 61%, mientras que la de 2010 ha alcanzado el 65%.



Nick Clegg da la llave de Downing Street a los conservaodres
Comentarios