#TEMP
miércoles. 29.06.2022

Los planes de Ahmadineyad para 'acabar' con el estudiantado iraní

Este lunes Irán celebre el Día de los Estudiantes, que este año se ha convertido en una fecha de protesta contra el presidente. Ya han sido detenidos dos adolescentes y la Guardia Revolucionaria ha sacado sus porras y gases lacrimógenos. Pero la peor batalla se jugará en las aulas, con los planes de censura y de islamización de la educación.
A.M / NUEVATRIBUNA.ES - 07.12.2009

Este lunes Irán celebra el Día de los Estudiantes, uno de los sectores más contrarios a Ahmadineyad y más maltratados por su Gobierno. Desde que el presidente de Irán ganó los comicios del pasado mes de junio, no ha pasado una sola semana en la que centenares de alumnos de la Universidad de Teherán no hayan salido a la calle para protestar contra una victoria electoral bastante polémica.

En tan sólo dos horas ya han sido detenidas dos estudiantes afines al líder opositor Musavi. La violencia y el aumento de detenciones están asegurados gracias a los efectivos policiales y la Guardia Revolucionaria que desde primera hora de la mañana han comenzado a dispersar a los manifestantes con porras y gases lacrimógenos.

A pesar de las advertencias de Ahmedineyad, la oposición y los estudiantes están en el mismo equipo y la efeméride de este lunes se ha convertido en un alegato contra el presidente iraní. El Gobierno, a sabiendas de lo que se el venía encima, también ha tomado sus propias decisiones y la eliminación de la libertad de expresión es hoy, especialmente, su política máxima.

De este modo, los opositores al régimen denunciaron que horas antes de la manifestación, sus cuentas de correo electrónico habían sido bloqueadas, así como las páginas web contrarias al presidente Mahmud Ahmadineyad. Otros testigos, aseguraron a Reuters que “la red de telefonía móvil en el centro de Teherán y en las zonas adyacentes a la universidad está completamente caída”.

ISLAMIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN

Mahmud Ahmadineyad tiene claro quienes se perfilan como principales enemigos. Dentro de la sociedad civil iraní, los estudiantes no han dado ni un respiro al presidente y han persistido con su lucha a pesar de los muertos, las desapariciones y los maltratos que han sufrido por parte de las fuerzas del orden.

Al no acabar con el enemigo directamente, al mandatario iraní se le ha ocurrido acabar con sus causas: la Educación. Las ideas que Ahmadineyad tilda de “occidenteales” influyen “negativamente en el curriculum educativo de los adolescentes”, ha reiterado en numerosas ocasiones. La islamización de los centros universitarios y de las escuelas es el arma de la que se valdrá el Gobierno para hacer frente a una oposición molesta.

De su lado tiene al ayatolá Jamenei, quien mostró su postura a finales de agosto ante un auditorio lleno de estudiantes, a quienes les dijo frases como: “Las humanidades son instrumentos coloniales de Occidente para conquistar las mentes musulmanas"; “el estudio de las ciencias sociales promueve la duda y la incertidumbre"; "Muchas de las humanidades y de las artes liberales se basan en filosofías cuyos cimientos son el materialismo y la falta de creencia en las enseñanzas divinas e islámicas”.

Estas palabras fueron sólo el principio de lo que ocurrió después y de lo que presumiblemente ocurrirá. En septiembre, con el inicio de clases, "dos centenares de profesores fueron despedidos o jubilados, sobre todo en el área de Humanidades", según relató una profesora de la Universidad de Teherán al diario El País. Sin embargo las estadísticas no muestran los hechos denunciados, los enmascaran a través de prejubilaciones.

A principios de noviembre, las autoridades anunciaron que iban a destinar un clérigo a cada escuela. Alí Asghar Yazdaní, un funcionario del Ministerio de Educación, explicó que se ocuparían de dirigir las plegarias colectivas en los centros y de responder a las dudas religiosas de los estudiantes.

Los programas de filosofía occidental de las universidades han sido modificados por ‘Islam y Teoría Social’. La ‘limpieza’ del profesorado y la censura de libros recuerdan inevitablemente a la purga cultural que siguió a la revolución de 1979, cuando se prohibieron los libros con influencia occidental y miles de estudiantes y profesores fueron expulsados de la universidad.

Este lunes se celebra el Día de los Estudiantes para conmemorar la muerte de tres discípulos en 1953 durante el mandato del Sah. Esperemos que al final del día no haya muertos que den lugar a nuevas efemérides.

Los planes de Ahmadineyad para 'acabar' con el estudiantado iraní
Comentarios