jueves. 20.06.2024
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 14.1.2010

El objetivo es recuperar todo lo gastado por los contribuyentes en el rescate del sector, que, según los últimos cálculos del Gobierno asciende a 117.000 millones de dólares (80.840 millones de euros). El mensaje de Barak Obama, lanzado a través de una declaración que ha difundido la Casa Blanca, ha sido: "Mi compromiso es recuperar cada centavo que se les debe a los ciudadanos (...) mi determinación de alcanzar esa meta sólo aumenta cuando veo los informes referidos a enormes ganancias y primas obscenas en entidades que continúan existiendo gracias a los ciudadanos de este país, quienes todavía se enfrentan a dificultades reales en esta recesión".

Esta nueva tasa, denominada 'comisión por responsabilidad en la crisis financiera", se aplicará sobre la deuda de aquellas entidades financieras que operan en el país con activos consolidados superiores a los 50.000 millones de dólares, con el objetivo de evitar el exceso de apalancamiento al imponer una tasa de 15 puntos básicos sobre los activos totales de las entidades, menos recursos propios.

El nuevo gravamen entrará en vigor el próximo 30 de junio y cuenta con una duración inicial de diez años, aunque el proyecto contempla que si en ese periodo no se hubiera recuperado la totalidad del coste del plan de rescate financiero (TARP), que las últimas estimaciones calculan en 117.000 millones de dólares, la tasa se mantendría vigente hasta que se completara el reembolso. Asimismo, el Tesoro deberá informar cada cinco años respecto a la evolución de dicho programa de reembolso del TARP.

Se espera que la nueva tasa al sector financiero permita recaudar 90.000 millones de dólares (62.174 millones de euros) en los próximos diez años, y completar los 117.000 millones de dólares en doce años.

El presidente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Khan, ha comentado la noticia sin implicarse demasiado. Tras calificarla de "interesante", ha dicho que la propuesta es "una muy buena señal que ofrece Estados Unidos al resto del mundo".

Por su parte, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha considerado que la Unión Europea debe hacer su propia reflexión sobre la introducción de alguna "medida similar". En una rueda de prensa junto al presidente de Eslovaquia, el socialdemócrata Robert Fico, Zapatero ha dicho que la iniciativa supone "un avance importante para el sistema financiero y para que funcione de manera más justa y mejor".

Robert Fico, mientras tanto, ha recordado que los bancos han respondido de forma "feroz" a esta imposición y por ello se ha mostrado partidario de una "iniciativa común" de todos los países europeos.

Los bancos devolverán el dinero a la fuerza