#TEMP
domingo. 26.06.2022
CRÓNICAS DE AMÉRICA LATINA | JAVIER M. GONZÁLEZ

Las andanzas del "Chapo" Guzmán

Se llama Joaquín Guzmán Loera, pero es conocido como el Chapo Guzmán, jefe del cartel mexicano de Sinaloa y uno de los fugitivos más buscados del mundo.

Sobrevivió a las luchas intestinas de los diferentes grupos de narcotraficantes que se disputan el envío de drogas a los EE.UU., aunquevio de cerca la muerte en varias ocasiones: en 1993, cuando fue confundido con el cardenal de Guadalajara, Juan José Posadas Ocampo, que murió en un confuso tiroteo en el aeropuerto de dicha ciudad.

Un año antes, ya había sobrevivido a un intento de eliminarlo por parte de los Arellano Félix, jefes del cartel de Tijuana. Y logró escapar dos veces de la cárcel: la primera sobornando al jefe de la policía de México DF, el general Santiago Tapia Aceves; la segunda, de un penal de máxima seguridad, cuando estaba a punto de ser extraditado a los EE.UU.

Michael Braun, jefe de operaciones de la DEA, dijo una vez refiriéndose al Chapo que nadie en su negocio llega a viejo, pero hasta ahora ha demostrado una especial habilidad para sobrevivir. Las fuerzas de seguridad, unos 80.000 militares y 370.000 policías, lo buscan en México. Pero todo indica que hace tiempo que está muy lejos.

Un reciente reportaje de Univisión, cadena hispana de EE.UU., lo sitúa en Bolivia. Citando documentos del propio gobierno boliviano, afirma que estaría acompañado al menos por uno de sus hijos y que contaría con la protección en altos niveles del ejército de dicho país. Estos documentos no fueron mostrados con claridad por la cadena americana, pero mencionan al general Oscar Nina, el jefe antinarcóticos que sustituyó al general René Sanabria. Este, acaba de declararse culpable en una corte de Miami, acusado de encabezar una red de narcotráfico, relacionada precisamente con el Chapo Guzmán.

La agencia Noticias Argentinas, por su parte, informaba en mayo de este año que el narco mexicano había vivido en este país durante todo el 2010 y hasta el mes de marzo pasado. Aquí habría estado viviendo con su mujer y su hijastra. Habría recibido un soplo de que la DEA lo había localizado y pedía su detención, huyendo primero a Colombia, vía Paraguay, y después a Europa, siempre con identidades falsas. En Argentina habría estado operando en las provincias de Chaco, Formosa y Misiones, donde habría establecido centros de producción, acopio y distribución de drogas.

Y, lo que es más sorprendente, la organización del Chapo, en colaboración con el cartel de Tijuana (antes enemigos, que intentaron asesinarlo), estaría usando como pantalla para sus actividades a iglesias evangélicas. O supuestas iglesias, ya que consta que financió la construcción de algunos templos pero se sospecha que los pastores eran en realidad falsos dignatarios de la iglesia. Estos datos fueron aportados por el investigador del ITAM (Instituto Tecnológico Autónomo de México), el profesor de origen uruguayo Edgardo Buscaglia.

Mil millones de dólares es la fortuna que le calculó recientemente la revista Forbes al Chapo Guzmán, lo que lo sitúa entre los 60 hombres más ricos del planeta. El gobierno de EE.UU. ofrece una recompensa de 5 millones de dólares por datos que ayuden a su captura. Pero su capacidad de corromper a autoridades de toda América Latina le han salvado hasta ahora de ser nuevamente capturado. 

Las andanzas del "Chapo" Guzmán
Comentarios