lunes. 27.05.2024

La violencia callejera prende otra vez en Francia en respuesta a la dureza policial

El Gobierno francés ordenó la noche de este domingo el despliegue de 250 militares y dos helicópteros para detección de movimientos nocturnos en el pequeño pueblo de Saint-Aignan, situado en el centro del país, después de que tarde un grupo de 50 personas armadas con hachas y barras de hierro atacaran la comisaría de la Gendarmería.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 19.7.2010

Jean-Michel Billon, alcalde de Saint-Aignan, una localidad de unos 3.400 habitantes, ha explicado a 'Libération' que este episodio se trató de un "ajuste de cuentas" entre un sector de la población y las fuerzas de seguridad, ya que la noche del viernes al sábado la Policía de la localidad abatió a tiros durante una persecución en coche a un joven conocido como Luigi que se había saltado un control de carretera. Según Billon, en el ataque de este domingo en torno a una cincuentena de personas, muchas de las cuales portaban máscaras e iban armadas con hachas y barras de hierro, atacaron la comisaría local, sin que haya constancia de heridos. Los agresores también provocaron daños en el alumbrado público, cortaron árboles e incendiaron al menos tres coches.

De acuerdo a fuentes policiales citadas por 'Liberation', existen numerosos aspectos de la muerte del joven de 22 años a manos de la Policía que no han sido aclarados, razón por la cual dos agentes están bajo custodia. Por otro lado, la familia del joven fallecido, que según algunos medios franceses es de etnia gitana, lo mismo que la mayoría de los asaltantes de la comisaría de Policía, amenazó con hacer "arder" Saint-Aignan debido a la muerte del joven.

Entretanto, en la ciudad de Grenoble, situada en el sureste de Francia, continúan los disturbios provocados por la muerte de otro joven a manos de la Policía en la madrugada de este sábado. Allí todo comenzó tras la muerte el jueves pasado de Karim Boudouda, de 27 años, que según la versión policial venía de robar el casino en Uriage-les-Bains. El fiscal de Grenoble, Jean Philippe, afirmó que la policía había actuado en “legítima defensa”, una versión que contradicen los jóvenes de Villeneuve, de donde era originaria la víctima. Los jóvenes sostienen que la policía ejecutó a Boudouda. Según el diario Le Figaro, la tensión creció después de la ceremonia religiosa en recuerdo de Karim Boudouda. Llegaron los enfrentamientos y la quema de medio centenar de coches.

Los disturbios se han concentrado en el barrio de Villeneuve, uno de los más deprimidos de la ciudad. En la noche del domingo, se produjeron disparos contra un vehículo policial que no han producido heridos. La violencia en la ciudad de Grenoble ha dejado este fin de semana un saldo de 20 detenidos acusados de diversos actos de vandalismo y agresiones contra la Policía y más de 60 coches calcinados.

La violencia callejera prende otra vez en Francia en respuesta a la dureza policial