#TEMP
miércoles 18/5/22

La UE y Cuba: apenas un tímido gesto

Aunque la nueva ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, ha presentado el resultado de la reunión que ha celebrado con sus colegas europeos como un gran avance, de momento no habrá cambios en la Posición Común...
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 25.10.2010

...Lo único que se ha acordado es que la Alta Representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Catherine Ashton, "explore" de aquí al próximo mes de diciembre las posibilidades de avanzar hacia un acuerdo bilateral entre la UE y Cuba.

Según fuentes comunitarias, durante el debate que han mantenido los ministros en el almuerzo, la nueva ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación, Trinidad Jiménez, ha hecho una "apasionada" defensa de la posición española, ha tenido una intervención "muy constructiva y positiva" y ha llevado el tema "tan lejos como ha podido" teniendo en cuenta que era su primer Consejo y que eso "siempre intimida".

Jiménez era partidaria de que la UE enviara a Cuba una "señal" para afianzar el proceso de reformas iniciado por el régimen castrista. El gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero lleva varios años intentando revocar la llamada "posición común" sobre Cuba, vigente desde 1996 y que vincula la relación del bloque con la isla a los avances en materia de derechos humanos y democratización. España cree que la posición común no ha dado resultados y que los pasos dados por el gobierno cubano exigen una respuesta por parte de la UE, una postura que también comparte Francia. Tras un acuerdo alcanzado por el gobierno cubano y la Iglesia Católica, desde mediados de julio de este año fueron excarcelados 42 disidentes cubanos, de los cuales 39 pertenecen al grupo de los 75 condenados en la llamada Primavera Negra de 2003. No obstante, países como Alemania, Suecia, República Checa y Polonia no eran partidarios de la abolición de la llamada Posición Común, una decisión que ha de ser adoptada por unanimidad. Por eso, se ha llegado al compromiso de mantener la política hacia Cuba pero permitir que Ashton inicie "contactos" exploratorios para ver si es posible alcanzar un acuerdo bilateral e informará de nuevo al Consejo del resultado de sus gestiones el próximo mes de diciembre.

Catherine Ashton, según fuentes próximas a la Alta Representante, cree que el anterior jefe de la diplomacia española, Miguel Angel Moratinos, ha hecho un "gran trabajo" en el que se demuestra que Cuba está "realmente comprometida" y por tanto que se tiene ahora que asumir ese clima positivo a nivel europeo. "Es un paso positivo. Una buena victoria porque se avanza. Es un buen equilibrio", han resumido las fuentes.

También el ministro belga de Exteriores y presidente en ejercicio del Consejo, Steven Vanackere, se ha mostrado partidario de "recompensar" la evolución positiva que ha mostrado Cuba estos últimos meses. "Creemos que ningún buen acto debe permanecer sin recompensa", ha dicho. Vanackere ha recordado que el ex ministro español de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, ha hecho "todos los esfuerzos" para provocar algunos movimientos en la situación cubana y para estar seguro de que se podrían producir "evoluciones positivas". "Tenemos que tener en cuenta estos resultados sin ser ingenuos y por supuesto garantizar que los anuncios realizados se cumplen", ha añadido en rueda de prensa el jefe de la diplomacia belga.

LA "HIPÓCRITA" ACTITUD DE ALEMANIA

A los esfuerzos del Gobierno de Zapatero se ha unido, por ejemplo, el partido socialista alemán, que ha exigido hoy nuevamente el abandono inmediato de la "Posición Común" de la Unión Europea hacia Cuba. El partido Die Linke (La Izquierda) también demanda un cambio de posición del gobierno de la canciller Angela Merkel en relación a este tema.

Según la diputada socialista Sevim Dagdelen, sería necesario que las sanciones de la Unión Europea se anularan definitivamente y para ello, la "Posición Común" debe ser sustituida por un nuevo enfoque. En declaraciones a Prensa Latina, Dagdelen afirma que "desde 1996 la Posición Común vincula la disposición de la Unión Europea a cooperar con Cuba en los ámbitos político y económico expresamente al objetivo de un cambio de sistema. Quienes se aferran a esta línea quieren que Cuba abandone su búsqueda de una senda de desarrollo autónoma, de una alternativa al modelo social basado en el ánimo de lucro". Según la parlamentaria, la "Posición Común" refleja una agresiva intervención política que no constituye una base aceptable para mantener una cooperación.

Dagdelen tambien ha destacado que de las conquistas de la educación y salud pública cubanas no se beneficia únicamente la población cubana. Esta ayuda también beneficia a la población haitiana que aún no se ha recuperado del reciente terremoto. "Es esta solidaridad única, inmediata y no burocrática la que sustenta el prestigio internacional de Cuba y brinda además propicios puntos de referencia para una cooperación con Cuba", ha comentado.

A su juicio, como pretexto para mantener esta actitud negativa frente a Cuba se utiliza el tema de los derechos humanos, a los que se da un tratamiento hipócrita y selectivo. "Esto lo hemos vuelto a comprobar recientemente, -ha explicado- cuando el Gobierno Federal presentó sus nuevos líneas de actuación para América Latina. El único país con una situación de derechos humanos problemática que se menciona explícitamente en dicho documento es Cuba". Y resalta que no se critica a Honduras, donde hace año y medio se produjo un golpe militar, y han sido asesinadas cientos de personas, miles han sido víctimas de detenciones arbitrarias e incluso han sufrido graves actos de violencia; ni a Colombia, donde son asesinados más sindicalistas que en ningún otro país y están a la orden del día las ejecuciones extralegales; ni tampoco a México, donde la violencia se ha convertido en algo cotidiano para millones de personas.

Dagdelen ha recordado que tras el apoyo del partido liberal alemán (FDP) al golpe en Honduras resultó especialmente notable que, a diferencia de España, Francia y otros países, el Gobierno no se pronunciara en contra del intento de golpe de Estado que se produjo a finales de septiembre en Ecuador hasta que hubo fracasado.

EL 19º LLAMAMIENTO DE LA ONU

La Asamblea General de Naciones Unidas reiterará este martes su petición para que se levante el bloqueo impuesto por Estados Unidos contra Cuba, que ha ocasionado pérdidas por 751.363 millones de dólares a la isla. La demanda será la décimo novena que hace el máximo órgano de la ONU de manera consecutiva en igual cantidad de años.

El tema es el número 41 en la agenda de la Asamblea y aparece bajo el título "Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba".

En octubre del año pasado, 187 de los 192 países miembros de la organización mundial votaron por el cese del cerco norteamericano, con sólo tres votos en contra (Estados Unidos, Israel y Palau) y dos abstenciones (Islas Marshall y Micronesia).

El informe anual presentado por Cuba sobre ese asunto ante la ONU sostiene que ese asedio se mantiene intacto con su complejo entramado de leyes y disposiciones legales. Se trata, además, del más largo y férreo que haya aplicado Estados Unidos durante su historia contra país alguno, a pesar de violar el Derecho Internacional y ser contrario a los propósitos y principios de la Carta de Naciones Unidas. Igualmente constituye, en su esencia y objetivos, un acto de agresión unilateral y una amenaza permanente contra la estabilidad de un país, "una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos de todo un pueblo". El documento afirma que el bloqueo es una política absurda, ilegal y moralmente insostenible que genera carencias y sufrimientos a la población, limita y retarda el desarrollo del país y daña seriamente la economía de Cuba.

Hace un mes, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, dijo ante la Asamblea General que el gobierno del presidente norteamericano, Barack Obama, no parece dispuesto siquiera a rectificar los aspectos más irracionales y universalmente rechazados de su política contra Cuba. El ministro apuntó que en los dos últimos años no se ha producido modificación alguna en esa política de bloqueo y subversión contra Cuba, aún cuando Obama dispone de prerrogativas suficientes para producir un cambio real. Por el contrario, en ese tiempo se ha fortalecido el carácter extraterritorial del bloqueo con el incremento de las multas, sanciones y la persecución a las transacciones financieras cubanas con terceros países. Según Rodríguez, no obstante, dentro de la comunidad norteamericana existe una oposición sin precedentes al bloqueo a Cuba.

La votación de este martes tiene lugar a menos de un mes del debate general anual de la Asamblea, donde jefes de Estado y gobierno y cancilleres de varias decenas de países denunciaron el cerco norteamericano contra la isla.


La UE y Cuba: apenas un tímido gesto
Comentarios