sábado. 13.04.2024

La policía secreta ha llevado a cabo diversas redadas nocturnas en la capital, Damasco, en la madrugada del domingo, según han informado activistas por los Derechos Humanos. Estas operaciones se producen en el marco de la represión sangrienta por parte del Gobierno de Bashar al Assad contra los manifestantes, que ha dejado un saldo de al menos 112 fallecidos en los últimos dos días.

 

Según las mismas fuentes, operativos de seguridad de incógnito y armados con rifles de asalto han entrado en varias casas del suburbio de Harasta poco después de la medianoche, arrestando a varios activistas de la zona, conocida como la Ghouta.

 

Los manifestantes gritaron cánticos como 'Bashar al Assad traidor, cobarde. Lleva a tus soldados al Golán', exigiendo al líder sirio que utilice a sus tropas para liberar los Altos del Golán --ocupados por Israel-- en lugar de usarlas para reprimir a su propio pueblo.

 

Por su parte, Al Assad ha expulsado a varios periodistas de medios de comunicación extranjeros durante las protestas, por lo que la verificación independiente de la violencia es casi imposible de realizar. Los manifestantes utilizan Internet como medio donde colgar los vídeos e imágenes de las protestas.

 

Tres muertos en Jableh


Al menos tres personas han muerto resultado muerto por los disparos realizados este domingo por las fuerzas de seguridad contra los manifestantes concentrados en la ciudad de Jableh, según ha informado la cadena panárabe Al Yazira citando a testigos presenciales.


Según estas fuentes, las fuerzas de seguridad dispararon indiscriminadamente contra los opositores concentrados en esta ciudad, situada en la costa mediterránea de Siria.

 

La Comisión Internacional de Juristas (ICJ por sus siglas en inglés) ha asegurado que al menos 330 personas han muerto desde que comenzaron las protestas, el pasado 15 de marzo, según un listado elaborado a partir de fuentes propias de dentro del país. Además, denuncia torturas y maltratos a civiles, incluidos menores.

 

Por ello, exigen la intervención del Consejo de Seguridad de la ONU para que estos "asesinatos masivos" sean investigados por el Tribunal Penal Internacional.

 

El ICJ denuncia la muerte de manifestantes en Deraa, Latakia, Homs y otras ciudades. "Las fuerzas de seguridad sirias, incluidos miembros de la Guardia Presidencial y de las milicias pro régimen, serían las responsables de estos ataques", sostiene el grupo, formado por 52 un prestigiosos juristas.

 

Además, emplaza al Consejo de Seguridad a garantizar el derecho a las manifestaciones pacíficas, que deben ser protegidas de los asesinatos extrajudiciales, y debe examinar la situación "con vista a que los perpetradores sean responsables (ante los tribunales) y que las víctimas tengan justicia", señala el secretario general del ICJ, Wilder Tayler, en la declaración difundida este domingo.

 

"Quienes ordenan y realizan estos ataques, incluidos los que disparan fuego real contra las multitudes, deben ser procesados penalmente", ha afirmado Tayler. En ese sentido, el grupo insta a las autoridades sirias interrumpir el "uso desproporcionado de la fuerza" contra los manifestantes.

 

"Hay ya suficientes pruebas que apuntan a un asesinato en masa", ha señalado el asesor legal del ICJ para Oriente Próximo y el norte de África, Said Benarbia, en declaraciones a Reuters.

La policía secreta lleva a cabo redadas nocturnas en Damasco