miércoles. 24.07.2024
NUEVATRIBUNA.ES | 13.03.10 ANTONIO SANTO

Finalmente, los daños al ecosistema de coral han superado las previsiones esperadas. El carguero chino Shen Neng I viajaba con un cargamento de carbón de 950 toneladas (según fuentes del Gobierno), con destino a Gladstone, en Queensland. El cuarguero encalló hace más de días en la Gran Barrera de Coral, el mayor arrecife de coral del mundo, con una diversidad biológica extraordinaria. El carguero no debería haber estado navegando en aquella zona, puesto que se trata de una zona de gran valor ecológico protegida por el gobierno australiano.

Durante los días siguientes al encallamiento, aviones y barcos australianos se acercaron a la zona para tratar de minimizar el vertido de petróleo de los tanques del barco chino (que finalmente ha superado las dos toneladas de combustible), y en la medida de lo posible tratar de reflotarlo cuanto antes y evitar que se partiera, lo que habría provocado un desastre aún mayor con la caída al mar del carbón y todo el petróleo de los depósitos. Finalmente, el lunes 12 de abril se consiguió reflotar el barco y remolcarlo a puerto seguro. Aún así, los vertidos han sido mucho más graves de lo que las autoridades pensaban: una franja de tres kilómetros de largo y 250 metros de ancho está gravemente contaminada; las playas cercanas siguen recibiendo bolas de alquitrán en sus costas; y en áreas de decentas de metros, todos los seres vivos han muerto y el coral ha quedado destruido. Las autoridades australianas calculan que la Gran Barrera de Coral tardará al menos 20 años en recuperarse de este vertido. Según afirman, están investigando a fondo las responsabilidades del accidente para proceder contra los culpables de este terrible desastre ecológico.

La Gran Barrera de Coral tardará 20 años en recuperarse del desastre...