lunes. 24.06.2024

La pobreza en más dura en invierno. La crisis no solo se nota en la tristeza, la rabia, la desesperación, o la lucha de los ciudadanos, sino también en el frío que habita en su cuerpo y en sus casas.

Hace algún tiempo una mujer de más de ochenta años, que vive en el centro de Madrid, en una buena vivienda, pero sin calefacción central, me decía que ella diferenciaba perfectamente a los ciudadanos que tenían calefacción central en su casa de los que no, porque olían de manera especial. “Las estufas calientan, pero de manera diferente”. Eran tiempos en los que la crisis no se había generalizado y aun podía encender la estufa para estar confortablemente, al menos en su salita de estar.

Recientemente, hablando con un joven sobre la crisis, los movimientos de protesta, la perdida de calidad democrática, la falta de coraje de determinados políticos y la falta de horizontes, me decía que lo primero que observa cuando entra en casa de sus amigos es la temperatura de sus viviendas, y que en algunas casas “aunque sean grandes y buenas, hace mucho frío. No se enciende la calefacción”. Con ese dato él evalúa la situación familiar de sus amigos.

En estos días se ha publicado en la prensa que el cielo de Atenas está contaminado por la cantidad de chimeneas que vuelven a funcionar. La contaminación tiene que ver con el empobrecimiento general de la población, con la pérdida de salarios, el incremento del paro y el incremento brutal del precio del gasoleo para la calefacción, Además el frío se nota en los hospitales, las escuelas, donde, por poner un solo ejemplo en Atenas se ha reducido el 60% del presupuesto para la calefacción en las escuelas.

Grecia es la cara terrible y dura de la actual crisis. Ha sido de los primeros países en luchar y los primeros en sufrir y sufrir, pero no es el único. Nosotros parece que les seguimos. Recientemente el Observatorio de la Sostenibilidad en España alertaba de la pobreza energética que están sufriendo los ciudadanos. Son 2.5 millones de familias, casi el 15% de los hogares, que son incapaces de mantener la vivienda a unos 20 grados de temperatura en invierno y esto tiene repercusiones, en la vida y en la salud de sus habitantes, algunos expertos señalan que el frío y la humedad de las viviendas, pueden llegan a causar mas muertos que los accidentes de trafico.

Y mientras el frío se instala en la vida de muchos ciudadanos, el recibo de la luz subirá el 8,3%, lo dice la asociación de consumidores FACUA, para el usuario medio. El gobierno dice que solo será el 3%, de media. Rajoy afirma que continuará con las reformas, que no queda más remedio para cumplir el déficit…, el gobierno dice que comprende a los ciudadanos que protestan, pero que no queda mas remedio…, y pide comprensión a los ciudadanos.

El gobierno esta recreando los cuentos de Christian Andersen, cuando en una madrugada helada de diciembre apareció muerta una niña con una sonrisa en la boca y una cerilla en la mano.

La crisis se nota hasta en el cielo