#TEMP
jueves. 30.06.2022

Holanda, el primer país de la OTAN que le dice adiós a Afganistán

La misión de sus tropas ha durado cuatro años. Australia y Estados Unidos tendrán que dirigir el territorio que abandonan. La presión social holandesa provocó una gran crisis de Gobierno que desembocó en un adelanto de la vuelta de sus soldados. Su decisión hoy es un ejemplo para muchos y un dolor de cabeza para Estados Unidos.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 01.08.2010

A partir de ahora, Estados Unidos y Australia asumirán la responsabilidad de las fuerzas internacionales destacadas en Uruzgán (Afganistán), ya que Holanda ha iniciado ya sus labores de repliegue.

En realidad, la retirada de las tropas se decidió en febrero de este año. La OTAN apostaba por una mayor presencia holandesa en la provincia de Uruzgán, un lugar en el que los soldados holandeses, al mando de la Fuerza Internacional de Seguridad y Asistencia (ISAF, sus siglas en inglés) han logrado establecer unos más que aceptables índices de seguridad; de hecho, casi 2.000 de ellos han recibido menciones por su eficacia. Asimismo, sus protocolos de actuación se han convertido en un referente para otras tropas que operan en Afganistán.

Éstos incluyen el "3D" La política (defensa, la diplomacia y el desarrollo) que implican la lucha contra el los talibanes y al mismo tiempo, el establecimiento de contactos estrechos con los líderes tribales locales y de programas de desarrollo.

"Hemos logrado resultados tangibles de los que estar orgullosos", ha declarado Peter van Uhm Gen, Comandante en Jefe de las tropas holandesas, en la rueda de prensa ofrecida para anunciar la retirada.

"Ofrecemos la mayoría de la población condiciones de vida relativamente seguras y hemos avanzado en el cuidado de la salud, la educación y el comercio", añade este militar que ha perdido un hijo en la contienda.

EL PAPEL DE LA SOCIEDAD HOLANDESA

Sin embargo, uno de los partidos gubernamentales, el laborista PvdA se opuso frontalmente a la prórroga de esta misión, que ha durado cuatro años. La agria polémica, alimentada por la fuerte oposición social a la presencia de Holanda en Afganistán, que se desencadenó a raíz de este enfrentamiento provocó la dimisión en bloque del Gobierno holandés, que actuaba en coalición y que ahora ha de asumir el reto de convocar nuevas elecciones.

En definitiva, las tropas están cumpliendo el calendario previsto y aunque los analistas estadounidenses no han querido concederle demasiada importancia a este hecho, lo cierto es que el repliegue de las tropas se produce en un momento delicado, ya que la inseguridad en Afganistán ha aumentado y se ha tocado techo en cuanto al número de bajas de efectivos extranjeros.

Por su parte, un portavoz talibán ha felicitado a Holanda por abandonar territorio afgano e insta a otras potencias a seguir sus pasos. Aunque por el momento nadie ha 'movido ficha' en este sentido, tampoco nadie se ha ofrecido a ocupar el puesto que dejan los holandeses, de manera que serán Estados Unidos y Australia los que asuman el mando de la misión en esta provincia.

Finalmente, Canadá ha anunciado que casi con toda seguridad se retirará el próximo año, aunque no ha fijado aún la fecha del repliegue.

Holanda, el primer país de la OTAN que le dice adiós a Afganistán
Comentarios