69 ASAMBLEA MUNDIAL

El futuro de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

Oscar Lanza | La asamblea de este año puede resultar crucial, ya que sus mas de 190 estados miembros deben debatir si la Organización encara adecuadamente su rol de proteger la salud mundial.

La 69ª Asamblea Mundial de la Salud (AMS/WHA) tiene lugar en Ginebra (Suiza) hasta el 28 de mayo de 2016. Es el órgano decisorio supremo de la Organización Mundial de la Salud (OMS/WHO)  y a ella asisten delegaciones de todos los Estados Miembros. Su función principal es determinar las políticas de la Organización, supervisar las políticas financieras, y revisar y adoptar el programa de presupuesto propuesto.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) es la autoridad mundial directiva y coordinadora de la salud dentro del sistema de las Naciones Unidas Su objetivo es alcanzar, para todos los pueblos, el mayor grado de salud posible, elaborando directrices y normas sanitarias, prestando asistencia técnica a los países para  abordar cuestiones de salud pública. Es responsable de proporcionar liderazgo en los asuntos sanitarios mundiales, configurar la agenda de investigación en salud. Muchos interpretan su rol  como el guardián de la salud mundial, un protector y defensor de la salud, incluyendo el Derecho a la Salud.

Retos de la 69ava. Asamblea Mundial de la Salud (AMS/WHA)

La asamblea de este año puede resultar crucial, ya que sus mas de 190 estados miembros deben debatir si la Organización Mundial de la Salud (OMS/WHO) encara adecuadamente su rol de proteger la salud mundial, ya que no pocos,  tienen la percepción que organización se ha transformado desde hace algunos años atrás, en un órgano demasiado burocrático, centrado en aspectos normativos  pero con poca capacidad para guiar aspectos operativos, adoleciendo de insuficiente coordinación entre sus 6 oficinas regionales, por tanto lenta en sus decisiones, con una cuestionable capacidad de respuesta, enfrentando desde hace 6 años serias dificultades financieras, por lo que su directora puso en marcha un proceso de reforma el año 2010, abriendo las puertas  al sector privado, cuyas aportaciones bordean ya cerca del 80% del presupuesto de la OMS, exponiendo así que las decisiones concernientes a la salud, resulten influenciadas, más de lo que ya están, por el sector privado y por los aparentemente bien intencionados donantes de países industrializados y filántropos, que en buena parte, buscan influenciar,cada vez mas,decisiones de este órgano, generando  preocupación creciente sobre el conflicto de intereses que se genera, ya que el gasto mundial y mercado de la salud, estimado en USD 7 trillones de dólares, resulta muy atractivo, a pesar que de este gasto  apenas  un 11%  se da en los países en vías de desarrollo cuando estos  ultimos concentran más del 80% de la carga de enfermedad,

El rol de los nuevos actores no estatales en la OMS

Así, la asamblea de este año  debe examinar  en sus deliberaciones,  el papel  que juegan los “nuevos actores no estatales” (engagement with non-state actors - FENSA) y evaluar los riesgos de su influencia en la OMS y la presión  que representa para los estados miembros, ya que estos dependen, en gran medida,  de las orientaciones y asesoramiento de la OMS, confiando en que sus criterios sean independientes de intereses comerciales,de lucro o políticos y sean solo fundamentados en la ciencia, en evidencia y estén genuinamente orientados al interés público.

Ya en Enero  de este año  el Consejo Ejecutivo de la OMS (EB) reconoció que el proyecto para la colaboración de nuevos actores no estatales (FENSA) no avanzó lo suficiente como para recomendar su aprobación en la AMS y prorrogó por ello el mandato de los Estados miembros para que el grupo de trabajo establecido  pueda  continuar su trabajo.

Las definiciones sobre este tema ciertamente tendrán impacto en la credibilidad social, la integridad, la independencia y la propia reputación de la OMS. Las organizaciones de protección del Interés público confían en que se tomaran en cuenta las preocupaciones e interrogantes por ellos formuladas, como ser ¿cómo proteger  a la OMS de influencias indebidas?, ¿no se estára poniendo con estas iniciativas, en peligro la integridad misma, el liderazgo y la independencia de la OMS?,  ¿no debería más bien terminarse con la  dependencia de la OMS de  las contribuciones voluntarias de algunos países donantes y las del sector privado y entidades filantrópicas internacionales?. Estas entre muchas otras interrogantes que surgen en  torno a este tema. 

Actualmente, sólo las ONG pueden solicitar la condición de relaciones oficiales con la OMS, sin embargo, en  la práctica, algunas asociaciones empresariales se presentan  bajo este estatus no lucrativo  para desplegar una serie de actividades.

Otros temas de la agenda de la 69 ava. AMS

Durante esta asamblea, también se abordara la discusión de  temas trascendentes como ser el de salud pública, innovación y propiedad intelectual, el desarrollo de la investigación en salud y el financiamiento de la misma,  la falsificación de medicamentos y productos biomédicos,  los productos deficientes ,espurios, el  etiquetado engañoso, el plan de acción mundial sobre la violencia, la salud y el medio ambiente, la respuesta de la OMS en emergencias graves  a gran escala, el plan de acción global sobre la resistencia a los antimicrobianos, el tema de VIH, hepatitis viral, infecciones de transmisión sexual, el plan de acción mundial sobre personal sanitario, el marco sobre servicios de salud integrados y centrados en la persona, entre otros tópicos.

Expectativas de la Sociedad Civil

La AMS como órgano máximo de decisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS), enfrenta  ciertamente, serios retos y  tiene la inexcusable responsabilidad social y publica de meditar cuidadosamente sobre las políticas que  adopte para la OMS,ya que estas afectan a miles de millones de personas en todo el mundo. Sin embargo, por ahora, sólo los delegados de los Estados miembros (gobiernos) toman estas decisiones, excluyendo  una participación más amplia de la sociedad civil  en el diseño e implementación de políticas de salud, poniendo bajo cuestionamiento el ejercicio genuino de una transparente gobernanza mundial en salud.

Oscar Lanza | Director Justicia, Salud & Desarrollo, Bolivia