#TEMP
sábado 28/5/22

En Colombia se mata al 60% de los sindicalistas asesinados en el mundo

Colombia es uno de los países del mundo donde los derechos humanos son más vulnerados. Asesinatos, torturas, expropiación de territorios,o 4 millones de desplazados internos, son sólo algunos de los datos de la tragedia colombiana. La presidenta del Parlamento Europeo, Hélne Flautre, pide a la UE que se implique, pero no sólo en Bogotá.
AGNESE MARRA / NUEVATRIBUNA.ES - 21.04.2009

La situación que sufre Colombia es quizás uno de los más grandes escándalos de América Latina. Un país expropiado por guerrillas, paramilitares y mafias a las que el Gobierno es incapaz de punir. Territorios con ley propia donde el terror se convierte en su ‘constitución’. Los secuestros que perpetran las FARC, lo más conocido mediáticamente, son sólo una milésima parte de lo que sufre el pueblo colombiano. El día a día de poblaciones rurales rotas y regidas por el miedo a perder sus propias vidas, porque todo lo demás ya lo han perdido.

En este sentido la Presidenta de Sub-Comisión de derechos humanos del Parlamento Europeo, Hélne Flautre, solicita la instauración de un diálogo estructurado en derechos humanos entre la Unión Europea (UE) y Colombia.

Las primeras expectativas están puestas en una primera sesión que se desarrollará en Bogotá este jueves 23 de abril, con presencia del Vicepresidente Colombiano Francisco Santos y los embajadores de la UE.

Tal y como explica Flautre, Colombia vive una crisis de derechos humanos extremadamente grave. La situación es especialmente crítica para las poblaciones rurales que viven en medio de un conflicto, que ya ha causado más de 4 millones de desplazados internos, cifra que aumenta incesantemente.

En medio de las persistentes agresiones a la población civil por grupos guerrilleros y paramilitares, la aparente mejoría de algunos indicadores de seguridad es un arma de doble filo, que puede contribuir a esconder el incremento de violaciones a los derechos humanos cometidos directamente por agentes del Estado, como los casos de tortura, desaparición forzada, detenciones arbitrarias y ejecuciones extrajudiciales.

Según afirma Flautre, este último caso es el más dramático, “con cientos y quizás miles de casos de civiles asesinados por miembros del ejército colombiano en los últimos años”. A ello se suman el número de sindicalistas asesinados que ha vuelto a aumentar desde el año pasado y constituye el 60% de los sindicalistas asesinados en el mundo.

La Presidenta de Sub-Comisión de derechos humanos del Parlamento Europeo, espera que tras dar a conocer todas estas cifras escalofriantes, la UE deje clara su postura y “utilice su influencia” para lograr cambios reales y de fondo en las políticas del gobierno colombiano.

Según Flautre, la manera de conseguirlo radica en el diálogo como eje orientador de todas las políticas de la UE hacia ese país. “A través de la actual negociación comercial y de la revisión de su estrategia de cooperación hacia Colombia, la UE dispone de medios de influencia importantes que sería incoherente no utilizar”, denuncia Flautre. La denuncia principal de la presidenta de la Sub-Comisión, es que la UE centra sus políticas en el ámbito local de Bogotá y en la confidencialidad diplomática habitual, y según ella esa tipo de diálogo “no será más que un ejercicio de palabras sin impacto para los derechos humanos en este país”.

La parlamentaria europea recordó la situación de las víctimas y condenó el reciente asesinato de Ana Isabel Gómez Pérez, líder de la población desplazada y representante de un grupo de víctimas en el departamento de Córdoba en Colombia. La señora Gómez Pérez lideraba esfuerzos para obtener la devolución de 300 hectáreas de tierra despojadas por los paramilitares a los campesinos de esta región. "Este asesinato es un triste ejemplo de la falta de garantías de las víctimas para reclamar sus derechos, así como de la persistencia del paramilitarismo en Colombia", precisó la Sra. Flautre.

En Colombia se mata al 60% de los sindicalistas asesinados en el mundo
Comentarios