domingo 24/10/21

El Frente Polisario advierte de que El Aaiún está en "estado de guerra"

El menor fallecido por disparos del Ejército marroquí, Elgarhi Nayem, fue enterrado durante la noche del lunes sin el conocimiento de su familia, según ha denunciado el Frente Polisario. Cerca de 20.000 saharauis se han sumado al campamento de protesta instalado a las afueras de El Aaiún. La situación es de extrema gravedad.
> "España tiene una responsabilidad directa"
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS 27.10.2010

Según la oficina del Ministerio de Territorios Ocupados de la autoproclamada República Arabe Saharaui Democrática (RASD), el padre del niño fue conducido durante unas horas fuera de su domicilio para ser informado por la Policía de que su hijo había sido enterrado.

El Polisario denunció que el cadáver del niño "ha sido secuestrado y enterrado en la noche, sin que su familia haya podido estar presente y sin que hayan dado su consentimiento, impidiendo que su madre pueda ver, por última vez, el rostro de su hijo". Con esta medida, añadieron, "Marruecos pretende evitar un entierro multitudinario que pueda provocarle otras manifestaciones de saharauis".

Por su parte, el representante del Frente Polisario en Tenerife, Handi Mansur, aseguró que la situación en El Aaiún es de "estado de guerra" y alertó de que "Marruecos quiere exterminar al pueblo saharaui y provocar un genocidio".

Mansur detalló que la situación en el Sáhara Occidental "es insoportable" para la población civil y señaló que se está "recrudeciendo" ante la "acumulación de problemas sin solucionar" y censuró el "cerco" al que las fuerzas de Marruecos someten a la población saharaui.

A esta presión se suma, según detalló, la presencia de aviones y helicópteros que convierten a la zona en un "estado de guerra". A pesar de esto, Mansur aseguró que la causa saharaui "seguirá luchando" e hizo un llamamiento a todos los "amigos" de los Derechos Humanos, gobiernos, partidos u ONG a que visiten la zona ocupada.

La Gendarmería Real marroquí detuvo ayer a un hombre que presuntamente formaba parte del grupo de siete personas que se saltaron un control de seguridad a bordo de un coche en las proximidades de El Aaiún y que provocaron el tiroteo en el que falleció el menor saharaui, según informó el Ministerio del Interior.

En España, la muerte de Elgarhi Nayem suscitó las reacciones de varias formaciones políticas. El coordinador de la Presidencia y de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas, calificó de "grave" lo ocurrido en el campamento, mientras que el ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, aseguró que el Gobierno va a pedir que se abra una investigación para esclarecer el incidente.

Por su parte, Gaspar Llamazares, diputado de Izquierda Unida, reclamó explicaciones al Ministerio de Asuntos Exteriores. El secretario de relaciones externas del BNG, Gonzalo Constenla, denunció como "un hecho de extrema gravedad" la muerte de un joven saharaui y 4l sindicato LAB mostró su solidaridad con "la lucha" de los trabajadores saharauis en territorios ocupados.

20.000 SAHARAUIS EN EL CAMPAMENTO

Ya son aproximadamente 20.000 los saharauis que se han sumado al campamento de protesta instalado a las afueras de El Aaiún a pesar de la presión del Ejército y de las fuerzas policiales marroquíes que mantienen sitiado el espacio en el que están ubicadas las haimas de los saharauis, según han informado fuentes de la organización del campamento. Los saharauis protestan por las adversas condiciones de vida que sufren y para exigir su derecho a la autodeterminación.

"La situación es grave, ya que el Ejército está impidiendo la entrada de comida y agua en el campamento", explicó un portavoz de la organización del campamento, el ciudadano mexicano Antonio Velázquez. Velázquez y la española Isabel Terraza son los únicos extranjeros que se encuentran en estos momentos en el campamento. Velázquez explicó que la última iniciativa de las fuerzas de seguridad marroquíes es el levantamiento de un muro de tierra con excavadoras alrededor del campamento precisamente para impedir la entrada de suministros y para evitar que más saharauis se sumen a la protesta. "El muro está muy cerca de las haimas", señaló el portavoz, quien explicó que existe una fuerte presencia militar en las inmediaciones. "Hay un helicóptero sobrevolando continuamente el campamento. Por las noches no nos dejan dormir y el helicóptero y una avioneta realizan vuelos intimidatorios y simulan aterrizajes sobre las haimas", indicó.

Efectivos terrestres también penetran por la noche en el campamento para hostigar a los acampados. Ayer mismo las fuerzas marroquíes emplearon la violencia y evitaron a punta de pistola que otros saharauis se sumaran a la protesta. Un grupo de saharauis fueron "violentamente golpeados por la policía marroquí que hirió a más de 41 personas, incluyendo mujeres, niños y ancianos", ha denunciado el Ministerio de los Territorios Ocupados de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Los acampados han realizado un llamamiento de auxilio a la comunidad internacional para que se garantice el suministro de alimentos, agua y medicamentos. El campamento de protesta de El Aaiún fue levantado el pasado 9 de octubre a unos 12 kilómetros al este de la capital de la antigua colonia española para protestar por las condiciones de vida que sufre la población saharaui en el territorio, ocupado por Marruecos en 1975, y para reivindicar su derecho a la autodeterminación. En un principio los saharauis imitaron la protesta de El Aaiún en otras ciudades como Dajla, Esmara o Bojador, pero las autoridades marroquíes han desmantelado violentamente estos campamentos de protesta.

El Frente Polisario advierte de que El Aaiún está en "estado de guerra"
Comentarios