#TEMP
sábado. 25.06.2022

El ejército iraní quiere que se juzgue a Musavi

La Guardia Revolucionaria acusa a los opositores Musavi y Karubi de fomentar los disturbios producidos en la república islámica tras las elecciones presidenciales del 12 de junio.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 09.08.2009

El cuerpo de élite del Ejército iraní, la Guardia Revolucionaria, ha exigido hoy que se inicie un proceso judicial contra los líderes opositores Musavi y Karubi por fomentar los disturbios producidos en la república islámica tras las elecciones presidenciales del pasado 12 de junio, en las que participaban como candidatos y fueron derrotados por el presidente Mahmud Ahmadineyad.

"Si Musavi, Karoubi y el ex presidente Mohamed Jatami son los principales sospechos de esta blanda revolución, y seguro que están detrás de ella, esperamos que los jueces les persigan, les arresten, les juzqguen y les castiguen", ha declarado el director de la oficina política de la Guardia de la Revolución de Irán, general Yadolá Javani, en declaraciones a la agencia oficial iraní, IRNA. La Guardia conforma una rama del Ejército iraní con un marcado componente ideológico, y cuentan con su propia Infantería, Marina y Fuerzas Aéreas.

Por otro lado, un alto oficial de la Guardia ha demandado un mayor control de los medios de comunicación extranjeros para impedir que se conviertan en los portavoces de "importantes figuras extranjeras" dentro del país con el objetivo de atacar al estamento clerical que gobierna Irán.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, ha anunciado que presentará en "los próximos días" al Parlamento la composición de su nuevo Gabinete, que ya antes de conocerse ha generado expectación y polémica. En declaraciones divulgadas hoy por la prensa local, el mandatario anunció que la lista será hecha publica a principios de esta semana (en Irán empieza el sábado), que habrá cambios y que su intención es poblarlo de políticos jóvenes.

Según analistas locales, Ahmadineyad, cuyo aplastante triunfo electoral es cuestionado por la oposición iraní -que denuncia fraude- afronta una tarea difícil, ya que sus intenciones son vigiladas incluso por miembros de la corriente conservadora del régimen. El pasado viernes, un destacado miembro del tradicionalista Partido para la Coalición Islámica, Habibulah Asgaroladi, volvió a recordar al presidente su deber de consensuar la formación del Gobierno con el líder supremo de la Revolución islámica, ayatolá Ali Jameneí, y el Parlamento.

La prensa local especula ahora con la posibilidad de que el mandatario apueste por el actual vicepresidente en funciones para Asuntos Parlamentarios, Mohamad Reza Rahim, como su mano derecha en el nuevo gabinete. La prensa local también conjetura con la posibilidad de que se introduzcan novedades en ministerios claves como el de Asuntos Exteriores, aunque los analistas insisten en que el actual ministro, Manoucher Mottaki, tiene muchas opciones de continuar.

Todos los ministros deberán, no obstante, superar el trámite Parlamentario y conseguir la confianza de la cámara para poder ejercer. La cuestión no parece, sin embargo, sencilla, pese a que los conservadores cuenten con la mayoría en la Asamblea. Durante la pasada legislatura, el Parlamento destituyó a uno de los ministros de Ahmadineyad, quien en cuatro años cambio a una decena de ministros.

El ejército iraní quiere que se juzgue a Musavi
Comentarios