domingo. 19.05.2024

El centro desaparece y la izquierda toma el relevo en las regionales francesas

El panorama de la primera vuelta nadie lo esperaba. El 55% de los votos fueron para la izquierda. La ultraderecha de Le Pen resurgió con un firme cuarto puesto y Sarkozy recibió un fuerte castigo sin aliados a la vista. Lo más sorprendente, la abstención del 53%. Interpretaciones para todos los gustos.
NUEVATRIBUNA.ES / AGNESE MARRA

Abstención electoral, liderazgo de la izquierda y batacazo para Sarkozy, son las conclusiones que se sacan de los resultados de las elecciones regionales francesas de la primera vuelta. El Partido Socialistas francés, liderado por la hasta ahora muy cuestionada Martine Aubry (por conseguir un resultado ínfimo en los comicios europeos), se ha situado como la primera fuerza francesa con el 30% de los votos.

Relegado a un segundísimo puesto ha quedado la UMP de Sarkozy con apenas un 26,7% de votos, pese a ir a las urnas con 14 ministros o secretarios de Estado en sus listas, y en el seno de coaliciones. A pesar de que el presidente no se da por aludido porque como ya advirtió el viernes - “estas elecciones sólo tienen consecuencias regionales”- la realidad es que su partido apenas duplica al Frente Nacional de Le Pen, que resurge de las cenizas con más fuerza de lo habitual, ocupando un sólido cuarto puesto con alrededor del 12% de los votos.

El líder del Frente Nacional, Jean-Marie Le Pen, está delegando la dirección del partido en su hija Marine, pero sigue ejerciendo de figura mediática-populista: “Nicolas Sarkozy nos había dado por muertos y aquí estamos. Demostrando que somos el único partido combatiente y el único que escucha las inquietudes del pueblo francés. La segunda vuelta será la de nuestra consagración”, dijo al conocer los primeros resultados.

Europa Ecología, la formación verde comandada por el eurodiputado y ex líder del Mayo del 68, Daniel Cohn Bendit, se confirma como tercera fuerza política del país, al haber logrado el 13% de los votos. El quinto puesto también ha sido para la izquierda, concretamente para el Frente de Izquierdas, la coalición formada por el Partido de Izquierda, el PCF y grupos alterglobalistas, quienes consiguieron un 6,2% de los votos, obtenidos sólo en las 17 regiones en las que se presentaba como tal. A pesar de ocupar el quinto lugar, el Frente de Izquierdas ha perdido casi la mitad de los votos que obtuvo en los comicios europeos, quedándole como única opción conseguir que en la segunda vuelta el Partido Socialistas se acerque más a la izquierda que al centro.

CÓMO EVALUAR CON TANTA ABSTECIÓN

La abstención de los comicios del domingo fue del 53,65%, la más alta de la historia de las elecciones regionales francesas. Los partidos de izquierda han acaparado el 55% de los votos y Sarkozy, especialmente la derecha francesa se ha quedado sola, sin apoyos.

Las interpretaciones que se han hecho son de todos los tipos. Varios editoriales hablan de la “radicalización del voto” tanto para la izquierda como para la ultra derecha del Frente Nacional de Le Pen. Los partidos de centro han quedado relegado a cifras del 4% de los votos, como en el caso del partido de centro moderado antisarkozysta, el Movimiento Democrático (MoDem).

La izquierda se mantiene contenta con los resultados pero es consciente de la “necesidad de más participación”, decía anoche la líder socialista Martine Aubry. Tanto el PS como Los Verdes se muestran convencidos de que los franceses han salido a castigar a Sarkozy. Sin embargo el partido del mandatario galo no hace la misma interpretación: “Si hubieran ido a castigar a Sarkozy habrían salido a votar, si se abstienen no es porque estén en contra del presidente”, decía el portavoz de la UMP.

Para la socialista Sególène Royal los comicios tienen dos lecturas: “el de la adhesión de los electores a sus presidentes regionales y el del voto de castigo severo a la derecha”, dijo desde su feudo de Poitou-Charentes, donde gana por amplia mayoría y quienes la animan a volver a intentarlo en las elecciones nacionales, arrebatándole el puesto a quien en su momento lo ganó, Martine Aubry, la cual sentenció anoche: “Los resultados hablan de una victoria contundente del Partido Socialista y de un resultado extraordinario de toda la izquierda. Son inútiles las excusas de los perdedores. La derecha tiene que reflexionar y la izquierda tiene que confirmar este resultado dentro de una semana”.

PARTIDOS BISAGRA

La segunda vuelta se espera el próximo domingo 21 de marzo. Tienen una semana para empezar con las negociaciones y buscar apoyos. El que tiene más ‘amistades’ es el Partido Socialista francés que tendrá que negociar con la tercera fuerza, Europa Ecología y con la quinta, el Frente de Izquierdas.

Mientras, la UPM de Sarkozy se verá con serios problemas para encontrar aliados en tan sólo siete días, y el Frente Nacional de Le Pen se convertirá el domingo que viene en el árbitro de muchas regiones.

Hasta ahora la primera partida acaba con el primero puesto, tercero y quinto, dominado por la izquierda. El segundo y el cuarto, por la derecha y la ultraderecha. Por ahora el centro no existe en Francia. Sólo una mayor participación el próximo 21 de marzo, podría dibujar con mayor claridad un mapa más claro.



El centro desaparece y la izquierda toma el relevo en las regionales francesas