#TEMP
sábado 21/5/22

Contradicciones y desmentidos en Honduras

El diálogo sobre la crisis política de Honduras ha caído en contradicciones, confirmaciones y desmentidos entre las comisiones del presidente depuesto, Manuel Zelaya, y del gobernante de facto, Roberto Micheletti, sobre la consecución o no de un acuerdo que ponga fin a la crisis del país.
> Posible acuerdo Zelaya-Micheletti
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 15.10.2009

Como si no bastara con la incertidumbre que genera la crisis en sí, el anuncio de ambas delegaciones de que habían consensuado un "texto único" que someterían a Zelaya y Micheletti fue seguido por otro, de las dos partes, de que no había acuerdo y otro más, de un portavoz del depuesto mandatario, sobre que sí lo había.

Vilma Morales y Víctor Meza, representantes de Micheletti y Zelaya, respectivamente, anunciaron por separado que habían consensuado en la mesa de diálogo el "texto único" que permitía dar una salida a la crisis que vive Honduras desde el golpe de Estado del 28 de junio. Pero al final de la jornada, el Gobierno de facto ha indicado que no alcanzaron un acuerdo sobre el contenido del texto, que además ninguna parte ha desvelado.

Morales y Meza habían señalado que, tras el avance del 90% alcanzado hasta el martes, el principal punto en discusión durante este miércoles era la restitución de Zelaya en la presidencia. "El diálogo sobre este punto ha sido cordial y ambas partes hemos alcanzado importantes avances. Sin embargo, hasta este momento no hay ningún acuerdo final en torno a este punto", ha señalado en un comunicado la comisión que representa a Micheletti.

Poco después, la vicecanciller de Zelaya, Beatriz Valle --que no forma parte de la comisión negociadora--, ha ratificado a periodistas en el hotel donde se celebra el diálogo que "no hay ningún acuerdo, pero sí hay propuestas". Sin embargo, un asesor y portavoz de Zelaya, Rasel Tomé, ha asegurado a Efe que las comisiones de diálogo habían logrado un consenso en todo el Acuerdo de San José, propuesto por el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, y en el que se basa el diálogo sobre la crisis.

El dirigente ha confirmado la posición de Zelaya sobre que el texto tiene "como ruta continuar hacia el Congreso Nacional, que deberá pronunciarse mediante un decreto con respecto al decreto (del 28 de junio) por medio del cual se hizo efectivo el golpe de Estado contra el presidente Zelaya para poner a Micheletti" como presidente del país.

Luego de que los militares expulsaron a Zelaya hacia Costa Rica, el Parlamento hondureño aprobó un decreto mediante el cual le destituyó de la presidencia.

Micheletti había dicho a la prensa que los representantes de Zelaya han propuesto que sea el Congreso Nacional el que determine el regreso al poder del gobernante depuesto. "Tengo entendido que el grupo de Zelaya está pidiendo que sea el Congreso el que determine si puede regresar o no" al poder, ha indicado el mandatario de facto, al aclarar que, en todo caso, "eso es un asunto legal", que tendrá que resolver la Corte Suprema de Justicia. "Definitivamente sería la Corte Suprema de Justicia la que tendría que tomar esa determinación", ha zanjado.

El Gobierno de facto sostiene que Zelaya fue derrocado por los militares por mandato de la Corte Suprema en el marco de un proceso incoado por el Ministerio Público por promover una Asamblea Constituyente mediante una consulta que iba a realizar el 28 de junio y que había sido declarada ilegal por varios órganos del Estado.

Con todo, el diálogo se retomará este jueves, según fuentes de ambas partes.

Contradicciones y desmentidos en Honduras
Comentarios