sábado 24.08.2019

El conflicto sirio y los refugiados

El conflicto armado en Siria, iniciado en 2011 ha supuesto que más de cinco millones de refugiados sirios hayan tenido que salir huyendo, en la mayoría de los casos sin recursos económicos ni de ningún tipo.

El conflicto sirio y los refugiados

El conflicto armado en Siria, iniciado en 2011 ha supuesto que más de cinco millones de refugiados sirios hayan tenido que salir huyendo, en la mayoría de los casos sin recursos económicos ni de ningún tipo.

Esta diáspora que ya llegado a muchos países del mundo, se concentra fundamentalmente en países cercanos, con la expresa voluntad en muchos casos de intentar volver a las ciudades y pueblos que les vieron nacer.

Turquía, Líbano, Jordania, Irak e Egipto por este orden acogen a la mayoría de los refugiados en campos expresamente creados para la ocasión, con el apoyo de organizaciones internacionales como ACNUR que desde el primer momento ha ofrecido un gran apoyo a los damnificados de esta ya larga guerra.

Las informaciones acerca de la finalización de los enfrentamientos armados en una gran parte del país han llevado a las autoridades sirias e internacionales a dar los pasos necesarios para la vuelta al país de los refugiados

Las informaciones acerca de la finalización de los enfrentamientos armados en una gran parte del país han llevado a las autoridades sirias e internacionales a dar los pasos necesarios para la vuelta al país de los refugiados

La declaración de la tregua posibilita que la solución al conflicto se esté buscando en mesas de negociación. Una de ellas la de Ginebra auspiciada por la ONU y otra en Astaná, ciudad capital de Kazajistán, que está patrocinada por los países que se han ofrecido a ser garantes de la tregua: Turquía, Irán y Rusia.

El pasado 9 de Octubre del presente año el presidente sirio Bashar Asad, ha firmado la Ley que concede la Amnistía General para los que eludieron el servicio militar al salir al extranjero o desplazarse dentro del país. Recientemente el portavoz del Ministerio de Justicia sirio, Ahmad Farawati recordó la mencionada ley con el objetivo de acelerar la vuelta de los exiliados y normalizar la situación de los que permanecen en el país.

Para ello en la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores sirio se ha publicado un comunicado en el que se explica los pasos precisos que deber realizar cualquier ciudadano sirio que esté en el extranjero si quiere cambiar su status y retornar a Siria. El plazo para solicitar el nuevo status es de seis meses para los que se encuentran en otros países y de cuatro meses para los que siguen dentro de las fronteras de Siria.

Según datos de la ONU en la guerra Siria han perdido la vida unas 400.000  personas en una de los conflictos más crueles y desgarradores del mundo desde la Segunda Guerra Mundial.

Países como Líbano, que acoge en el entorno de millón y medio de refugiados, según su gobierno, están poniendo todas las facilidades para el retorno a Siria. Su Presidente Michel Aoun, en declaraciones realizadas a la prensa de su  país, ha manifestado que la mayoría quiere volver a su país y presiona para su vuelta para evitar los conflictos que la elevada presencia de los mismos puede generar en Líbano.

La situación en España tiene otro carácter. En el año 2015 nuestro país se comprometió a la acogida de 17.000 refugiados forzosos. Pancartas y anuncios de bienvenida fueron desplegados en algunos ayuntamientos de las principales ciudades de nuestro país. Sin embargo la realidad es que ni siquiera se ha llegado a acoger al 10% de la cifra inicialmente anunciada.

La mayoría de los refugiados sirios tienen dificultades para conseguir un empleo. Los solicitantes y beneficiarios se ven obligados a cambiar a menudo de vivienda y residen en  pisos o habitaciones compartidas. Los recursos que tienen a su disposición con prácticamente de supervivencia y si encuentran algún trabajo suele estar por debajo de su cualificación.

Al entrar en el sistema de acogida los solicitantes de asilo que tras seis meses logran ser reconocidos como refugiados pasan por una fase de acogida temporal, otra de autonomía y una última de integración. En estas etapas, que se prolongan por cerca de año y medio, reciben ayudas para mantenerse y alojamiento, pero cuando estas acaban, muchos se ven solos y sin ningún tipo de recursos. Cuando se termina esta etapa muchos de ellos emigran a otros países europeos como Alemania o Argelia. 

Los refugiados sirios siguen necesitando la ayuda de los ciudadanos de todo el mundo para poder llevar una vida digna en los centros de refugiados y realizar la vuelta a su país natal en condiciones que les posibiliten rehacer sus vidas.