#TEMP
viernes. 01.07.2022

Arizona no da tregua a las redadas contra inmigrantes

El sheriff Joe Arpaio se ha convertido en el símbolo de la xenofobia estadounidense. El jueves adelantó que comenzaría su decimoquinta redada para perseguir inmigrantes ilegales a los cuales califica como delincuentes. Sin embargo el miércoles ya comenzó con las detenciones y llevó a prisión a 105 inmigrantes.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 30.04.2010

Agentes de la Patrulla Fronteriza interceptaron y detuvieron a 105 inmigrantes indocumentados cuando caminaban por un área desértica del sur de Arizona. Horas después, el comisario del condado de Maricopa, Joe Arpaio, anunciaba el inicio de una nueva redada en contra de inmigrantes ilegales y delincuentes.

Los arrestos se produjeron en la misma jornada en que la indignación en torno a la ley estatal SB1070 de Arizona, aprobada por la gobernadora republicana Jan Brewer para combatir la inmigración ilegal se tradujo en la presentación de dos demandas y más llamados a un boicot económico en contra del estado.

Los indocumentados detenidos ayer eran en su mayoría mexicanos y centroamericanos, según explicó la Patrulla Fronteriza en un comunicado.

Las detenciones se realizaron el miércoles, después de que agentes asignados a la estación de Casa Grande y que operaban un sistema de vigilancia de cámaras móviles, detectaran la presencia de tres posibles grupos de indocumentados en el área cercana a las montañas.

Arpaio, conocido por su mano dura contra los inmigrantes, anunció a la vez el inicio de un operativo para encontrar indocumentados y añadió que las redadas se concentrarán en zonas de alta criminalidad, en busca de contrabandistas de inmigrantes y las casas que usan para ocultarlos. Esta sería la décimoquinta redada que realiza el temido “sheriff” desde principios de 2008.

BOICOT A ARIZONA

La situación para los inmigrantes es cada vez más crítica en este estado y, si la SB1070, que el gobierno de Nicaragua calificó ayer de “cacería de brujas” entra en vigor, empeorará más.

Tan sólo ayer fueron presentadas dos demandas en contra de la polémica ley, que convierte en delito la inmigración ilegal en el estado y permite a las autoridades detener a cualquier persona ante la sospecha de que no se encuentre legalmente en el país.

Una de las demandas fue presentada por Martín Escobar, un veterano de 15 años de la policía de Tucson. Escobar (patrullero nocturno en el área de Tucson) argumentó que no hay forma en que los agentes puedan comprobar el estatus migratorio de la gente sin obstaculizar sus investigaciones, y que la nueva ley viola diversos derechos constitucionales estadounidenses. La querella asevera que la legislación podría dificultar investigaciones policíacas en áreas habitadas predominantemente por hispanos.

La otra demanda fue presentada por la Coalición Nacional de Clérigos y Líderes Cristianos Hispanos, que busca obtener un mandato judicial que evite que las autoridades apliquen una ley que, consideran, viola los derechos procesales permitiendo que los sospechosos de ser indocumentados sean detenidos antes de ser condenados.

¿ADELANTAR LA REFORMA MIGRATORIA?

La Ley de Arizona, ante la cual el presidente Obama ya ha criticado en varias ocasiones, ha obligado a la administración norteamericana a plantearse adelantar la reforma migratoria prevista para el año que viene. El liderazgo demócrata en el Senado presentó ayer mismo un proyecto de iniciativa de reforma migratoria con la esperanza de conseguir el apoyo de los republicanos y de apaciguar la rabia de la comunidad hispana.

Pero la “propuesta conceptual”, que pone como prioridad la seguridad y el control fronterizo como condición para la legalización de unos 11 millones de indocumentados, parece condenada al fracaso, después de que el propio presidente Obama reconociera que el Congreso podría carecer de “apetito” en estos momentos para debatir una iniciativa así.

Arizona no da tregua a las redadas contra inmigrantes
Comentarios