Nuevatribuna

Amnistía pide la liberación de las defensoras de derechos humanos iranís detenidas

Hace un mes, la abogada y defensora de derechos humanos Nasrin Sotoudeh fue condenada a 33 años de prisión y 148 latigazos después de haber sido declarada culpable de siete delitos.

Protestaban pacíficamente contra las leyes degradantes y discriminatorias que obligan a usar velo

Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades iraníes que pongan fin a las intimidaciones y detenciones de defensores y defensoras de los derechos humanos que protestan pacíficamente contra las leyes degradantes y discriminatorias que obligan a usar velo y que pongan en libertad a las personas ya detenidas inmediata e incondicionalmente.

Por este motivo, en la última semana, dos defensoras de los derechos humanos, Yasmin Aryani y Monireh Arabshahi, han sido detenidas. Una tercera mujer, en prisión desde octubre de 2018, ha sido condenada a un año de cárcel.

Los servicios secretos y las fuerzas de seguridad de Irán han amenazado telefónicamente a otras defensoras de los derechos humanos, advirtiéndoles que serán arrestadas si no dejan de hacer campaña contra el uso obligatorio del velo. Algunas de ellas han sido citadas para ser interrogadas y temen un arresto inminente.

“Las autoridades iraníes están respondiendo al creciente desafío de las mujeres iraníes y al apoyo cada vez más firme a la campaña contra las leyes sobre el uso del velo, en un intento de intimidarlas, silenciarlas y someterlas”, ha manifestado Magdalena Mughrabi, vicedirectora por el Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“La criminalización de las mujeres sin velo es una forma extrema de discriminación por motivos de género y es un trato cruel, inhumano y degradante que perjudica profundamente la dignidad de la mujer. En lugar de perseguir y encarcelar a las mujeres que se oponen a esta vergonzosa injusticia, las autoridades iraníes deberían liberar inmediata e incondicionalmente a todas las defensoras de los derechos humanos encarceladas por su activismo pacífico”, añadió Mughrabi.

Arrestos

El 10 de abril, la defensora de los derechos humanos Yasmin Aryani fue detenida en el domicilio de su familia en Teherán y trasladada a un lugar desconocido.

Su madre, Monireh Arabshahi, fue arrestada al día siguiente cuando fue al centro de detención de Vozara en Teherán para preguntar por su hija.

Según la información recibida de Amnistía Internacional, madre e hija fueron detenidas según un vídeo difundido por motivo del Día Internacional de la Mujer, en el que Yasmin, Monireh y otras mujeres aparecieron sin velo mientras distribuían flores a los pasajeros del metro de Teherán para hablar del futuro de la mujer en Irán.

En el vídeo, Monireh dice: “Llegará el día en que las mujeres no se verán obligadas a luchar” por sus derechos; Yasmin entrega una flor a una mujer que lleva el velo y dice que espera que un día ambas caminen juntas en la calle “Yo sin el velo y tú con el velo”.

A causa de este vídeo, Yasmin y Monireh corren el riesgo de ser acusadas de “propaganda contra el sistema” e “incitación a la corrupción y la prostitución”.

La familia de Yasmin no ha sabido de ella hasta el 15 de abril, cuando se le permitió una conversación telefónica. Las autoridades aún no han anunciado dónde se encuentra, sino que simplemente han anunciado que está recluida en un centro de detención “de seguridad”.

Monireh Arabshahi está recluida en la prisión de Shahr-e Rey (también conocida como Gharchak) junto con varios cientos de mujeres, en condiciones antihigiénicas y de hacinamiento, sin acceso a agua potable, alimentos adecuados, suministros médicos y fuentes de aire natural.

El 14 de abril, la abogada de otra defensora de los derechos humanos, Vida Movahedi, anunció que su cliente había sido condenada a un año de prisión por protestar pacíficamente contra el uso obligatorio del velo. Vida fue detenida el 29 de octubre del 2018 después de protestar sola, quitándose el velo en un espacio del centro de la Plaza de la Revolución, un lugar central de Teherán, agitando los globos que tenía en la mano.

Vida es conocida como la primera “joven en la calle de la Revolución” por haber protestado en diciembre del 2017 en la famosa calle de Teherán quitándose el velo, colgándolo de un palo y agitándolo. En ese momento fue arrestada y luego puesta en libertad bajo fianza. Su acto pacífico de resistencia inspiró a muchas mujeres a protestar de la misma manera en lugares públicos de todo Irán.

Según su abogada, Vida tiene derecho a la libertad condicional. Forma parte de un grupo de presos que, en febrero, fueron indultados por el Guía Suprema con motivo del 40º aniversario de la revolución de 1989, pero su caso aún no ha sido examinado.

La periodista y defensora de los derechos humanos con sede en Estados Unidos, Masih Alinejab, que patrocina una serie de campañas en línea contra la exigencia del velo, dijo a Amnistía Internacional que en las últimas semanas su madre de 70 años ha sido citada a ser interrogada sobre sus contactos. Tanto su madre como su anciano padre han sido interrogados durante más de una hora.

Hace un mes, la abogada y defensora de derechos humanos Nasrin Sotoudeh fue condenada a 33 años de prisión y 148 latigazos después de haber sido declarada culpable de siete delitos, algunos de los cuales tenían que ver con su actividad profesional en defensa de mujeres detenidas por protestar contra la exigencia del velo.

Nasrin Sotoudeh tendrá que pasar al menos 12 años en prisión según el artículo 134 del Código Penal, que prevé, en caso de condena por tres o más delitos, el cumplimiento de la pena más larga impuesta por los cargos más graves. Además, se espera que cumpla una condena completa de cinco años en otro juicio en 2016.

En enero de 2019, el esposo de Nasrin Sotoudeh, Reza Khandan, y el defensor de los derechos humanos Farhad Meysami, fueron condenados a seis años de prisión por apoyar la campaña contra el uso obligatorio del velo.

“Las leyes sobre la obligación de llevar el velo son una clara violación del derecho de las mujeres iraníes a la libertad de expresión, opinión y religión. Las autoridades iraníes deben abolirlas inmediatamente y poner fin a la prohibición de que las mujeres aparezcan sin velo en público”, dijo Mughrabi.

“La comunidad internacional, incluida la Unión Europea, que está llevando a cabo un diálogo sobre derechos humanos con Irán, tiene un papel clave que desempeñar en el apoyo a los defensores de los derechos humanos y en la utilización de todos los canales de comunicación a su disposición para instar a las autoridades iraníes a que deroguen inmediatamente las leyes que exigen el uso del velo”, concluyó Mughrabi.