jueves. 20.06.2024

El partido Al Fatá que lidera el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha acusado a uno de sus antiguos dirigentes, Mohamed Dahlan, de envenenar al fallecido presidente palestino Yasir Arafat, así como de planear la muerte de varios hombres fuertes de la organización como parte de un plan maestro para asumir el control político de Cisjordania, según ha concluido la comisión de investigación de la formación política.

Arafat falleció en noviembre de 2004 en un hospital de París. Las circunstancias concretas de la muerte del histórico líder palestino nunca han sido esclarecidas, pero los rumores sobre su posible envenenamiento se han convertido en un elemento más de la "mística" que rodea al personaje.

Dahlan es el antiguo líder del partido en Gaza y se cree que estuvo detrás del intento fallido en 2007 de asumir el control de la Franja, que desembocó en un contragolpe de la otra gran organización palestina y rival de Al Fatá, el movimiento islamista Hamás, que en respuesta ejecutó una toma de poder sobre la zona.

Los embajadores palestinos tienen orden de no mantener contacto con Dahlan y se ha pedido a la Interpol que emita una orden de arresto contra el antiguo dirigente de Al Fatá, a pesar de las presiones regionales e internacionales que está recibiendo el partido de Abbas para que no emprenda medida alguna contra Dahlan, expulsado el pasado mes de junio de la cúpula de la formación política, bajo sospecha de estar creando "una milicia privada" en Cisjordania.

Dahlan negó categóricamente estas acusaciones en un mensaje grabado en vídeo, según informa la agencia de noticias palestina Maan.

El partido Al Fatá acusa a uno de sus antiguos "barones" de envenenar a Arafat