lunes. 24.06.2024

Ahmadineyad avisa: si algún país decide atacar a Irán, "lo lamentará profundamente"

Las acusaciones de fraude electoral del rival de Mahmud Ahmadineyad, el ex primer ministro moderado Mirhosein Musavi, han desatado la violencia en las calles. Más de 100 reformistas han sido detenidos, entre ellos al hermano del ex presidente Jatami.
> Tensión tras la victoria de Ahmadineyad

Musavi pide que se anulen las elecciones
El candidato presidencial reformista ha presentado un recurso contra el resultado que da la victoria a Mahmud Ahmadineyad con el 62,3 por ciento de los votos y ha animado a sus seguidores a seguir protestando pacíficamente.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 14.6.2009

El presidente Mahmud Ahmadineyad ha dicho este domingo que cualquier país que se atreviera a atacar a Irán lo "lamentaría profundamente". Amadineyad, que en todas sus comparecencias públicas suele criticar a Occidente, ha hecho esta declaración en una rueda de prensa ofrecida un día después de que el Ministerio del Interior proclamara su victoria electoral abrumadora frente a un político moderado, Mirhosein Musavi, que defendía la distensión.

La negativa de Irán a detener sus actividades nucleares, que las potencias occidentales sospechan que están dirigidas a fabricar bombas aunque Teherán lo niega, ha provocado continuas especulaciones sobre un eventual ataque por parte de Israel o de Estados Unidos contra las instalaciones atómicas del país. "¿Quién se atreve a atacar Irán? ¿Quién se atreve si quiera a pensarlo?", ha dicho Ahmadineyad en respuesta a una pregunta en el curso de la ruedad de prensa.

El presidente reelegido ha dado a entender que no habrá un cambio en la política nuclear durante su segundo mandato, al afirmar que la cuestión nuclear de Irán "pertenece al pasado".

Por otra parte, ha defendido la "limpieza" con la que se desarrolló el proceso de votación y recuento, profundamente criticado por la oposición moderada que ha tachado los comicios de "fraude", lo que ha desatado violentas protestas entre manifestantes y Policía en las calles de Teherán.

Ahmadineyad obtuvo la victoria con un 62,6 por ciento de los votos frente al 33,75 logrado por el reformista Mirhosein Musavi, que calificó los comicios de "peligrosa charada". Horas después, centenares de manifestantes salían a la calle mientras la Policía arrestaba a más de cien miembros del Reformismo moderado iraní, entre ellos el hermano del ex presidente Mohamed Jatami. La Policía iraní ha confirmado algunas de estas dentenciones. El presidente iraní revalida su cargo otros cuatro años más, una vez reciba la aprobación del Consejo de los Guardianes, la máxima autoridad del país. Con todo, ya ha anunciado que participará esta noche en la celebración de su victoria.

Por lo que respecta a sus rivales, el presidente iraní ha afirmado que "pueden estar molestos por su fracaso" ya que "se han gastado mucho dinero en la campaña y esperaban ganar, así que es natural que estén decepcionados y molestos".

DISTURBIOS Y DETENCIONES

Seguidores del derrotado candidato moderado Mirhosein Musavi, que ha calificado la victoria electoral de Ahmadineyad para un segundo mandato como una "farsa peligrosa", se han reunido de nuevo este domingo en el centro de la capital. El quinto mayor exportador de petróleo del mundo vivió el sábado las mayores protestas desde la revolución islámica de Irán de 1979, y residentes de otras cinco ciudades dijeron que había salido gente a la calle para respaldar a Musavi.

La victoria de Ahmadineyad, inesperadamente abrumadora, y sus violentas repercusiones plantean nuevos interrogantes sobre la dirección de las políticas iraníes en un momento en el que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quiere mejorar las relaciones con Irán. Analistas iraníes y occidentales coinciden en que la reelección de Ahmadineyad posiblemente decepcionará a las potencias que pretenden convencer a Irán de que suspenda sus actividades nucleares. Obama ha instado a los líderes de Irán a "aflojar el puño".

Mohamad Ali Abtahi, que fue vicepresidente con Mohamad Jatami, ha informado de que el hermano del ex presidente Mohamad Reza Jatami es uno de los más de 100 miembros del mayor partido reformista de Irán, Mosharekat, que fueron retenidos el sábado. Por su parte, la mujer de Musavi, Zahra Rahnavard, ha negado las informaciones de que su propio marido hubiera sido detenido o puesto bajo arresto domiciliario. "Está siguiendo el tema de las elecciones. Dice que está con el pueblo y a su lado", ha declarado Rahnavard, que acompañó activamente a su marido durante una campaña que atrajo a decenas de miles de seguidores a las calles de Teherán.

Musavi no ha aceptado la victoria de Ahmadineyad, de la que opina que pondrá "en peligro los pilares de la República Islámica y establecerá una tiranía". Responsables del Ministerio del Interior han rechazado las acusaciones de fraude y el Líder Supremo, el ayatolá Ali Jamenei, ha instado a todos los iraníes a respaldar a su presidente. Un destacado diplomático occidental en Teherán ha advertido de que los disturbios callejeros finalizarían pronto: "No se permitirá que se propaguen. Aplicarán la fuerza para dominarlos".

Ahmadineyad avisa: si algún país decide atacar a Irán, "lo...