viernes 19.07.2019
¿Me acompañan a conocer este lugar?

Abayaneh (Irán) un lugar único

Abayaneh (Irán) un lugar único

Existe un lugar en Irán donde las mujeres no visten de negro y de esta forma conservan las tradiciones antiguas y de paso se resisten de forma silenciosa a la imposición del gobierno islámico. Un lugar con dialecto propio, con una peculiar y pintoresca arquitectura, que le ha servido para ser reconocido como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

En la antigüedad era conocida como Viona que significa “el bosque de los sauces”. Un pueblo multinivel, colgado y esparramado en terrazas por las faldas del Monte Karkas.

¿Me acompañan a conocer este pequeño lugar del mundo musulmán?


Localizado a unos ochenta kilómetros de Kashan. Abayaned se ha convertido en lugar de visita en la ruta de Kashan e Isfahán. Es un distrito rural de Barzrud, perteneciente al Distrito Central de Natanz, provincia de Isfahán.

f14

Presentaba una población de 305 personas, con 160 familias en el censo de 20006. Es uno de los pueblos más antiguos de Irán. Abayaneh tendría unos 2.500 años de antigüedad. Gracias a la importancia del agua, que es abundante en este lugar, ha sido posible el cultivo de frutales y cereales en una zona semidesértica.

Se encuentran las ruinas de un fuerte sasánida n los altos alrededores del pueblo, el fuerte de Pála. Al noreste hay otra fortaleza, la de Herdah y hacia el suroeste se encuentra un fuerte más reciente el de Palahamoona, desde donde se contemplan muy bien las construcciones escalonadas de este pueblo.

f3

El dialecto que hablan las personas de Abyaneh ha preservado algunas características del idioma pahlavi, que era la lengua del Imperio Sasánida. Caracterizado por un particular tono rojizo. Las casas de ladrillos de adobe de esta región son muy rojas debido a la alta concentración de oxido ferroso que posee su material.

La vestimenta típica de la mujer de Abyaneh es una bufanda larga blanca que les cubre los hombros y el pecho con mucho colorido, así como una falda hasta debajo de las rodillas. La vestimenta tradicional de Abyaneh se ha conservado hasta la actualidad. Este tipo de ropas contrasta con el existente en otras partes de Irán mucho más oscuro.

f13Abayaneh es pues un pueblo reliquia del Irán rural y tradicional. Un lugar amable donde sus gentes son dadas a la agradable conversación. Los abayunakis no son árabes, no profesan el islam, defienden sus ricas tradiciones, su apreciado dialecto y por encima de todo, son abiertos y hospitalarios con sus visitantes.

El imán Jomeini no es muy apreciado en este pueblo. Para las mujeres el pañuelo no es una imposición simplemente es una tradición, que forma parte de su vestimenta desde hace más de cuatrocientos años de antigüedad, eso sí, un pañuelo de alegres colores realizado a mano por ellas, como el resto de sus trajes.

Su religión es el zoroastrismo. Respetan el islam pero no lo procesan, y a pesar de los continuos intentos por parte del gobierno, siguen manteniendo una cierta distancia del islam imperante.

Los hombres también tienen una forma peculiar de vestir y consiste en un pantalón my ancho, camisa y chaqueta holgada. Muestran orgullosos su vestimenta y enseguida se afanan en explicar cualquier cosa relacionada con su peculiar vestido.

f4

El material que se emplea para hacer sus casas es el adobe y esto provoca la sensación de ser un pueblo inacabado o semi-destruido. Sin embargo, esta sensación es falsa, pues el continuo desgaste del adobe provoca que algunas casas, paredes y muros parezcan ruinas, pero los habitantes se afanan en restaurar sus edificios, conservando siempre el tipismo y el estilo local.

Las casas de Abyaneh son adinteladas y se apoyan las unas en las otras, aprovechando el relieve de la montana. Calles estrechas y arcos bajos las casas nos permiten recorrer todo el pueblo

f12Pasear por Abayaneh es como si el tiempo se hubiera detenido, es como si de golpe entras el cualquier cuento persa de las mil y una noches. Este pueblo parece de otro mundo, de otra realidad, quizás el tono rojizo de sus calles y las construcciones que parecen salidas de una película provocan esa confusión.

Uno de los monumentos más importantes que podemos contemplar es el Templo de Fuego de Harpak. Los templos de fuego pertenecen a la religión zoroastriana, que era la religión predominante durante la época aqueménide del Imperio Persa. Se sitúa en la calle principal del pueblo y está construida totalmente en piedra con un techo también de piedra y cuatro pilares que soportan una bóveda. Fue levantado en la época aqueménide y llegó al apogeo con los sasánidas y fue reconstruido en el siglo III.

f11

Otra construcción es la Gran Mezquita que es una de las más antiguas de Persia y fue construida durante los primeros años de los Seleúcidas. A pesar del predominio del zoroastrismo, el Islam tuvo sus partidarios en este pueblo desde muy pronto, sin problemas para coexistir durante siglos.

La mezquita tiene dos shabestans, uno para el verano y otro para el invierno. Estas estancias semienterradas se ventilaban gracias a los qanats que como ya hemos vistos en otras partes de Irán y también en el mundo árabe, incluido Madrid eran ingeniosos sistemas de refrigeración que funcionan utilizando la diferente presión del aire.

De esta forma se garantizaban el frescor en verano y el calor en invierno. Al parecer fueron construidas en torno a finales del siglo XI en la época Seleúcida. La decoración de flor de loto grabada, abunda en el minbar, y las suratas en el mihrab. Las columnas son imponentes, de madera de nogal y los techos, también de madera y se encuentran tallados y policromados.

f9

Otra mezquita es la de Haajatgaah, que se encuentra situada cerca del cementerio del pueblo. Está hecha de adobe, piedra y de vigas de nogal. Su construcción fue realizada en la época Saváfida.

f8La tercera mezquita es la de Porzaleh construida en el siglo XIII y es, quizá la más grande. Dispone de amplias Shabestan y techos abiertos en patios que permiten la entrada de la luz y la circulación del aire. Debemos destacar sus estucos decorados con poemas y dibujos estilizados de plantas.

El templo de Hinza es un santuario situad en el fondo del valle sobre un abrigo de la roca. Bajo un bloque inmenso de piedra y muy cercano al arroyo que transcurre por la parte baja del pueblo. Fue construido también durante la época saváfida, cuenta con construcciones trogloditas, varios balcones, un patio… La decoración es profusa, tiene madera, estucos y la talla de las puertas es muy bonita.

Abayaneh cuenta también con un santuario o centro o centro de reunión sufí, que es otra de las corrientes islámicas, la más filosófica y contemplativa. El Khangah fue construido durante el reinado del Sha Abbas I, quinto rey de la época Saváfida y uno de los más importantes de su dinastía. Los frescos son muy importante tanto en paredes como en estucos.

f7Debemos destacar el Templo de Eisa y Yahya o Ziarat. Tiene dos cúpulas de cerámica vidriada y un patio central abierto con vistas a las montañas situadas en frente del pueblo y también tiene un estanque de agua. Desde la balconada de madera del templo se puede ver una bella imagen con las tierras rojizas que contrasta con el verdor de la vegetación.

Abayaneh es un pueblo para disfrutarlo mientras te pierdes por sus calles a diferentes niveles. Los tejados de unas viviendas se convierten en el patio de otras. Un oscuro túnel es el pasillo que conduce a una casa y una puerta abierta te lleva hasta la entrada de una preciosa mezquita con unas fuentes y se puede contemplar todo el entorno del pueblo.

Abayaneh forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde el año 2013. Sus tradiciones y folklore también entraron a formar parte del Patrimonio Inmaterial en el mismo año. Gracias a estos reconocimientos, ha mantenido estas costumbres y elementos distintivos de esta zona. También a nivel urbanístico, no ha habido destrucciones ni cambios drásticos en los últimos años.

f6

Comentarios