jueves. 25.07.2024

refugiados-trenComenzamos el año con Daesh amenazando al mundo y con sus almacenes repletos de armas de las más diversas procedencias, con millones de personas viviendo en la más absoluta pobreza y con un uno por ciento de la población controlando la riqueza mundial.

“En los cuarteles del califato proclamado a caballo de Siria e Irak se guardan más de 100 tipos de armas y municiones llegadas de al menos 25 países. Entre ellas, figuran grandes existencias de rifles, en su mayoría variantes del AK, pero también del M16 del ejército estadounidense, el CQ chino, el alemán Heckler & Koch G3 y el belga FN Herstal FAL. Misiles antitanque de las extintas Unión Soviética o Yugoslavia, y sistemas de artillería rusos, chinos, iraníes y estadounidenses. Un poderío que completan misiles antitanque guiados (sistemas rusos Kornet y Metis, HJ-8 chinos y misiles europeos MILAN y HOT) y misiles tierra-aire (FN-6 MANPADS chinos)” según un informe publicado por Amnistía Internacional.

Realmente alarmarte. Armas de todo el mundo en manos de Daesh

Frente al fanatismo del autoproclamado Estado Islámico, nos encontramos con un candidato a la Presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, que quiere echar del país a todos los musulmanes pero también a los latinos y me imagino que con el paso del tiempo a algunos más. Pero no es el único.

Marie Le Pen ha dicho claro y alto que no quiere refugiados sirios, ni afganos ni nada que se le parezca en Francia y menos en  la provincia de Calais en donde ganó las elecciones con más de un 40 por ciento de los votos. El Presidente checo Milos Zeman afirmó recientemente que la crisis de los refugiados responde a una "invasión organizada" de Europa y en Alemania el grupo Pegida, racista y xenófobo, se manifiesta una y otra vez contra  la llegada de refugiados e inmigrantes a Europa.

Todo un proyecto de sociedad intolerante, insolidaria e injusta

Muchos europeos  no se atreven a decir las barbaridades de estos personajes pero gran parte de Europa ha recibido con mala cara a los refugiados sirios-iraquíes o afganos. La gestión de reparto ha sido pésima y su situación en algunos campos de refugiados europeos inhumana.

Estos refugiados, tengan la religión que tengan (la mayoría son musulmanes pero también hay cristianos) huyen de la guerra y de las armas que Europa y Estados Unidos vendieron o regalaron a sus países para acabar en manos de Daesh.

Ellos son las víctimas, no los causantes de problemas

De la misma forma que las causantes del hambre y la pobreza en el mundo son las sociedades bursátiles que cotizan en bolsa en Chicago poniendo precio a los alimentos esenciales y las víctimas, las poblaciones que tienen que huir de sus pueblos y ciudades a causa de la hambruna.

Paralelamente a la especulación de los alimentos nos encontramos que los países que más contaminan el planeta son los causantes de que ya tengamos que hablar de refugiados del clima ya que el desastre al que nos llevan hace que poblaciones enteras tengan que huir de tierras contaminadas, mares que suben y sequías que dejan la tierra estéril.

El 10% más rico del mundo emite la mitad del CO2. La generación de gases aumenta muy rápido en los países en desarrollo porque se dedican a producir bienes que luego consumen los más desarrollados. Esto significa, afirma Intermon Oxfam, que una persona perteneciente al 10% de los más ricos produce de media 175 veces más emisiones que otra perteneciente al 10% más pobre. "El cambio climático está intrínsecamente vinculado a la desigualdad económica”, añade la citada organización.

China es hoy en día el primer emisor mundial de CO2 y muy inferior al de los estadounidenses y los australianos. Además, para el 2030 se espera que la India, que ahora ocupa la cuarta posición, se convierta en el segundo emisor.

Desgraciadamente también vamos a seguir viendo en el año 16 como estos mismos países contaminantes como China van a África a comprar tierras a bajo precio para cultivar alimentos para sus conciudadanos. Y no sólo explotan las tierras a bajo precio sino que en la mayoría de los casos ni siquiera utilizan mano de obra africana ya que se la llevan de su propio país. Estas prácticas también las llevan a cabo Arabia Saudí, Japón, India o Corea.

Unos pocos países controlan al mundo y unas pocas  familias o fondos de inversión tienen en sus manos el uno por ciento de la riqueza mundial, así lo asegura Intermon Oxfam en un informe titulado 'Riqueza: tenerlo todo y querer más'.

En vista de estos datos, nos espera un 2016 con grandes desigualdades sociales, conflictos armados en expansión y desastres ambientales que afectarán a millones de personas.

2016: más desigualdad y menos paz en el mundo