domingo 22.09.2019
BRICS | EDMUNDO FAYANáS ESCUER

¿Qué pasa en China?

Terminado el XVIII Congreso del Partido comunista de China, es hora de analizar la realidad china actual.

¿Qué pasa en China?

En los últimos diez años, China ha tenido un crecimiento medio anual del 10,7%. Ha creado cientos de millones de puestos de trabajo, su renta per cápita se ha quintuplicado pasando de los mil dólares a los cinco mil. Como vemos, resultados todos ellos espectaculares. Otros aspectos también llamativos es que ya el 95% de los pueblos chinos ya cuentan con caminos pavimentados, líneas telefónicas y suministro de electricidad, agua y gas.

Sin embargo, la brecha entre el ingreso promedio per cápita de la ciudad y el campo se está ampliando enormemente. En la ciudad una persona gana tres veces más que su homólogo del campo.

¿Será China una gran potencia?

Si seguimos lo que nos dice el FMI, en el año 2016, China superará en PIB a Estados Unidos. Evidentemente es un dato espectacular, pero debemos relativizarlo, pues el crecimiento económico es más un mito que una realidad. Podemos afirmar que China es exclusivamente una planta de ensamblaje industrial.

Los países industrializados envían tecnología avanzada, partes y componentes a China, para que su baratísima mano de obra ensamble los productos, y de ahí, devolverlos a los mismos países. Este es su proceso exportador, donde muchos países se están exportando así mismos, previo paso por el ensamblaje barato chino..

Su economía está creciendo rápidamente, pero depende demasiado de la inversión y las exportaciones, y no lo suficiente del consumo interno del país. Debido a la política demográfica, se está produciendo un envejecimiento, que agrava la brecha social entre ricos y pobres. Cada año, aumenta más la conflictividad social. El régimen comunista chino no duda en utilizar la represión, sin ningún tipo de miramientos.

El modelo chino actual, se le conoce como el modelo Guangdong, que se basa en el libre mercado, lo que provoca un aumento de la desigualdad social, centrándose exclusivamente en su capacidad exportadora. Siendo este modelo alabado por el FMI, BM y todos los organismos internacionales, dominados por el neoliberalismo, ya que fortalece sus posiciones.

Sin embargo, ha habido una nueva experiencia, conocida como el modelo Chongging, que es una región de China con 32 millones de habitantes. Este modelo, se basa más en una economía más de tipo local, haciendo de la cercanía el principio básico del desarrollo, al mismo tiempo que potencia el desarrollo de las empresas públicas en detrimento de las privatizaciones. A todo ello, se le une, un sistema de pensiones públicas, se desarrolla una política de construcción de viviendas públicas, se favorece el alquiler de viviendas a precios bajo. Al mismo tiempo, que se potencia la educación y la salud. Mientras que el modelo Guangdong la conflictividad social va en continuo aumento, el modelo Chongging no crea ninguna conflictividad.

Desde hace un año, el partido comunista chino dio por terminado el modelo Choingging, con el apoyo de los organismos internacionales, nada interesados en este nuevo modelo, mientras que se deshacen en elogios del modelo Guangdong.

Como vemos, los dueños del mundo, el capital transnacional y las instituciones financieras mundiales ya han elegido para China el modelo de desarrollo económico, por ser el más rentable para sus beneficios, pues el modelo Chongging representa modelos sociales alejados de los principios neoliberales.

Podemos afirmar que China es uno de los países más desiguales del mundo y en consecuencia más injustos. ¿Para qué sirve a China que se convierta en la primera `potencia mundial, mientras que la inmensa mayoría de los chinos viven sumergidos en la pobreza? En su desarrollo económico, está recuperando su antigua grandeza, pero al mismo tiempo también recupera sus miserias pasadas. Difícil lo tiene con este modelo de desarrollo futuro, pues basar todo su futuro en la injusticia y la desigualdad, le llevará a la catástrofe.

Aparte del anacrónico modelo económico de desarrollo que practica, China tiene otros dos grandes problemas de muy difícil resolución. El primero, es la terrible corrupción existente en el país y sobre todo en su aparato político. Un partido comunista que desarrolla una política de total opacidad y de nula participación del pueblo. Ante esta situación ¿Cuánto aguantará el pueblo chino?

El segundo aspecto es el ecológico, de consecuencias imprevisibles. Todo su desarrollo económico se ha basado en un nulo respeto por el medioambiente, pues el objetivo siempre ha sido obtener el máximo beneficio, sin importar el coste social y ecológico.

Contaminar es muy barato y sencillo, descontaminar es muy lento y muy caro. Dos son los ejemplos más claros de contaminación en China. La contaminación del aire, hace que las ciudades chinas sean irrespirables. Las últimas cifras hablan de más de un millón de muertos anuales por la contaminación del aire.

El segundo desastre ecológico es el del agua, siendo la contaminación de sus aguas interiores y ríos escandalosa. El uso abusivo de acuíferos es ya hace años insostenible. El río Amarillo no lleva agua más de la mitad del año en sus últimos trescientos kilómetros. La escasez del agua en la zona norte del país, la zona de Pekín y Manchuria ya está condicionando su desarrollo y hace que esta zona que es la de producción triguera del país, cada año vaya disminuyendo su producción, lo cual está generando graves problemas en la producción mundial de alimentos y en su encarecimiento.

¿Qué podemos esperar de un país donde el 74% de los nuevos ricos chinos, con más de cien millones de yuanes en sus cuentas se han ido o plantean irse de China según informa el Global Times?

¿Creen ustedes que un país como China, con el modelo económico que desarrolla basado en la desigualdad e injusticia social y con la corrupción instalada en los genes del poder, basada en la opacidad y en la no participación política puede ser el modelo a seguir por el mundo?

Acabemos con el mito chino, que tan interesados están las élites neocapitalistas en inocularnos, y seamos críticos. Mi deseo es que nuevamente China, sea de los chinos y no de las élites empresariales y financieras neoliberales que ahora les gobiernan.

¿Qué pasa en China?
Comentarios