sábado. 18.05.2024
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 25.1.2010

En declaraciones a los medios de comunicación a su llegada al edificio de la Organización de Aviación Civil Internacional (ICAO) de Montreal, donde se celebra la conferencia internacional sobre la nación caribeña, ha dicho que no ha acudido allí "solamente para pedir ayuda", sino también para abordar la reparación. Según Bellerive, hay que transformar los diferentes sectores económicos de Haití, como el turismo y la agricultura. Él mismo lo ha definido como "ayuda a largo plazo para planificar de forma coherente". El primer ministro ha recalcado que su Gobierno trabaja ya con el área privada para que se sume a los esfuerzos.

Además del primer ministro haitiano, participan en la conferencia delegados de los principales países americanos y de la Unión Europea, así como de organismos internacionales. El objetivo es coordinar la entrega de ayuda humanitaria y planificar la reconstrucción a largo plazo.

El titular de Exteriores canadiense, Lawrence Cannon, también ha resaltado la necesidad de combinar la reconstrucción con una visión clara de lo qué se necesita, "es preciso empezar a planear a largo plazo para dar a Haití un futuro mejor y evitar la duplicación de esfuerzos".

Infraestructuras, reforestación, atención sanitaria, educación y alojamiento del medio millón de personas que se han quedado sin hogar son algunas de las prioridades. De momento, el Gobierno dominicano ha propuesto priorizar la creacion de “ciudades de tiendas de campaña” para que se les pueda dar albergue a los más de 300 mil personas sin hogar. “Lo que nos preocupa es que la ayuda a Haití no se puede detener, se tiene que mantener la ayuda masiva a mediano y largo plazo, por más de dos años”, ha sido el mensaje del gobierno del presidente Fernandez, hecha por el canciller Carlos Morales Troncoso.

Morales Troncoso ha dicho que el alojamiento provisional de los haitianos sería parecido al que se dispuso para las víctimas de terremotos en otros países como Pakistan e, Irán o como el del año pasado, ocurrido en la China, y el tsunami del sureste de de Asia.

La reunión se ha inició con la asistencia de la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, los primeros ministros de Canadá, Stephan Harper, de Haití, Jean-Max Bellerive y los cancilleres de Brasil y Chile, la vicepresidenta del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, quien además actúa en representación de la UE, Francia, así como representantes del BID, BM y el FMI. Para el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, es necesaria una reedición del "Plan Marshall" que levantó a Europa después de la segunda Guerra Mundial.

LA AYUDA EUROPEA

Antes de la reunión de Montreal, los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea acordaban enviar a Haití una misión policial integrada por al menos 360 efectivos para apoyar la labor de seguridad de la Misión de Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH). Además, España, Francia y la Comisión Europea desplazarán en un plazo máximo de 48 horas un equipo para intentar que el Estado haitiano empiece a recuperar sus funciones. España contribuirá con 23 guardias civiles que, según el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, harán, dentro del mandato de MINUSTAH, lo que ya estaban haciendo, es decir, "garantizar la seguridad, facilitar que el orden público sea el correcto y que la ayuda llegue sin dificultades".

El Consejo de Ministros celebrado este lunes en la capital comunitaria ha puesto igualmente en marcha una célula de coordinación para Haití con base en Bruselas para que los Estados miembros canalicen a través de ella sus aportaciones, tanto en materia de seguridad como la ayuda humanitaria, y evitar solapamientos.

Esta decisión se suma a la ayuda de más de 400 millones de euros acordada por los 27 el pasado lunes 18 de enero para contribuir a las necesidades urgentes a corto plazo y las labores de reconstrucción a medio y largo plazo.

La responsable de Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, ha recordado que Europa ha enviado a Haití más de 830 expertos en protección civil, 34 equipos médicos o 6 hospitales de campaña para ilustrar la "envergadura" de la movilización europea y salir al paso de las críticas que se le han hecho por la tardanza en reaccionar. "Es la primera vez que existe un esfuerzo de coordinación tan fuerte en la UE", ha dicho.

Por su parte, el comisario de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Karel de Gucht, recién llegado de Haití, ha asegurado que la distribución del agua y de la comida "funciona" y que, si bien no es siempre es "fácil" porque ya antes del seísmo había gente que necesitaba este tipo de ayuda, "nadie tiene hambre, nadie tiene sed".

El problema más urgente, a su juicio, es levantar campos para los desplazados, que ha cifrado en unas 250.000 personas, antes de que llegue la estación de las lluvias. Además ha alertado de que las estructuras del Gobierno haitiano no sólo se han hundido "físicamente" sino que la Administración está "descabezada" y que el esfuerzo de reconstrucción llevará "años".

En esta línea, ha subrayado que la ayuda del Estado haitiano "prácticamente ha desaparecido", motivo por el cual la Comisión, junto con España y Francia enviarán en un plazo máximo de 48 horas una misión de reconocimiento para determinar, en colaboración con las autoridades haitianas, "qué hay que hacer en breve plazo para hacer funcionar este Estado". De Gutch también ha planteado la necesidad de elaborar por parte de la UE un "verdadero plan" para reconstruir el país.


"No" rotundo del Gobierno de Haití al pan para hoy y hambre para mañana