#TEMP
lunes. 27.06.2022

"No nos parará nada ni nadie"

Los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y Ecuador, Rafael Correa, reafirmaron este martes en Quito que seguirán adelante con sus reformas de corte socialista pese a las intentonas golpistas que, según han alertado, acechan a los gobiernos de esa tendencia en América Latina.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 13.10.2010

Después de la sublevación policial, que dejó diez muertos y 274 heridos, Correa recibió el respaldo de su homólogo boliviano.

Morales, quien se reunió durante media hora con Correa, recordó que desde 2002 los gobiernos de Bolivia, Venezuela y Ecuador soportaron intentonas golpistas. "En nombre del Estado plurinacional y el pueblo boliviano, (quiero) expresar nuestra solidaridad al presidente Correa, al gobierno, a la revolución ciudadana y a esas fuerzas sociales que defienden la democracia en Ecuador y Latinoamérica", dijo Morales en rueda de prensa conjunta.

"Esta revolución ciudadana, mi querido Evo, como la revolución boliviana, la bolivariana, los cambios en Argentina no los parará nada ni nadie", afirmó a su vez Correa, quien denunció intentos de golpe de Estado y de asesinato en su contra durante una violenta rebelión policial del 30 de setiembre. "A quienes le pasa estas cosas no son los gobiernos que están con el statu quo, que hacen lo mismo de siempre. Es a los gobiernos de cambio", añadió.

El presidente ecuatoriano subrayó que "los cuatro más grandes intentos de golpe de Estado en el siglo XXI, uno de ellos exitoso en Honduras, han sido contra países del Alba (Alianza Bolivariana de los pueblos de América)". El ex presidente hondureño Manuel Zelaya fue derrocado en junio de 2009.

"Estoy seguro que estos procesos de transformación profundos y en democracia se fortalecen, y estas transformaciones son un camino sin retorno", expresó por su parte Morales.

Después de la sublevación policial, que dejó diez muertos y 274 heridos, Correa recibió el respaldo de Morales. Ambos y el mandatario venezolano, Hugo Chávez, promueven el socialismo del siglo XXI aunque con distintos matices.

Por otra parte, en el discurso de apertura del V Congreso de la Coordinadora Latinoamericana del Campo (CLOC) que se celebra en Quito, Correa dijo que se compromete a radicalizar la reforma agraria. "En Ecuador no se necesita una reforma agraria, se necesita una verdadera revolución agraria", dijo Correa. Además, presentó "de todo corazón disculpas" a "los hermanos y hermanas campesinos de Ecuador" porque su Gobierno "ha hecho todo lo posible", pero reconoció que "aún les falta mucho" para profundizar en este asunto.

Tuvo también un especial recuerdo para el estudiante Juan Pablo Bolaños, quien murió durante los disturbios policiales del pasado 30 de septiembre, tras acudir al Hospital policial de Quito, donde Correa estaba retenido por los agentes sublevados. "La pérdida de una vida tan valiosa en la flor de la juventud, me parte el alma, pero también nos compromete a seguir luchando más que nunca", dijo el mandatario.

Por su parte, Evo Morales afirmó que detrás de la sublevación policial del 30 de septiembre en Ecuador está Estados Unidos. "Tres a uno, nos ganaron en Honduras, pero le hemos marcado una goleada al imperialismo y al capitalismo", dijo Morales al referirse a los intentos de golpes frustrados en Venezuela, 2002; Bolivia, 2008, y Ecuador, 2010, mientras que en el país centroamericano fue depuesto el presidente Manuel Zelaya en 2009.

El presidente boliviano destacó que en países como Colombia, "donde hay bases militares, no hay golpes de Estado", y subrayó que los intentos de desestabilizar la democracia se dan en naciones donde se realizan políticas "de liberación y soberanía".

Por otro lado, Morales dijo que la lucha del CLOC debe ir más allá de los pueblos latinoamericanos y que se debe expandir en todo el mundo para "defender los derechos de la madre tierra" y combatir el cambio climático. A la conferencia asisten cerca de mil delegados de movimientos campesinos e indígenas de América Latina.

"No nos parará nada ni nadie"
Comentarios