#TEMP
lunes 16/5/22

"Lo que ocurra en Honduras será responsabilidad de los golpistas"

Son palabras del ministro de gobierno boliviano, Alfredo Rada, que expresan la opinión mayoritaria de los dirigentes latinoamericanos ante las advertencias lanzadas por el gobierno golpista de Micheletti sobre el posible "baño de sangre" que podría desencadenar el regreso de Zelaya.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 25.7.2009

Alfredo Rada declaró, en una entrevista telefónica con teleSUR, que Manuel Zelaya es el único presidente que la comunidad internacional reconoce como mandatario legitimo de la nación centroamericana. "Estamos viendo que el presidente Manuel Zelaya regresa en manos del pueblo y va únicamente con la voluntad de restablecer la democracia en Honduras, esto significa que los golpistas que se atrevieron a vender el estado derecho y la democracia tienen que darse cuenta que su aventura no puede ir más allá y que la restitución del presidente legítimo es la única vía para que vuelva la paz", afirmó Rada.

Asimismo, dijo que las fuerzas democráticas latinoamericanas confían en que se llegará a un rápido restablecimiento de la normalidad en Honduras. "Tenemos mucha esperanza de lo que pueda suceder en Honduras y que las autoridades de facto sepan que su golpe (de Estado) ya está llegando a su final, la situación internacional es desfavorable a los golpistas así como la situación interna", indicó el ministro.

También el presidente de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Miguel D"Escoto, consideró este viernes que la decisión del presidente legítimo de Honduras, Manuel Zelaya, de ingresar a su país por la frontera con Nicaragua, "es una acción correcta y heróica". En otra entrevista telefónica con teleSUR, el padre D"Escoto expresó que "a mi me parece que está haciendo lo correcto, está con una política proactiva para defender el derecho del pueblo de ser gobernado".

Asimismo, y en referencia a las afirmaciones de la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, lamentó los comentarios de "ciertas personas" que opinaron que la decisión de Zelaya "había sido una acción temeraria. A mi me parece correcta y heróica y además deja en evidencia que él quiere regresa a terminar el período por el cual fue electo".

El titular de Naciones Unidas manifestó que "los golpistas no deben olvidar la resolución de la ONU que condenó al golpe de Estado y exigió la inmediata e incondicional restitución del presidente Manuel Zelaya, a la vez que la ONU hizo un llamamiento a los Estados a no reconocer otro gobierno que no sea el de Zelaya". Agregó que esta es "una resolución sin precedentes, es clara y firme. Esperamos que los golpistas se den cuenta de la seriedad de las violaciones que hacen a los Derechos Humanos del pueblo hondureño".

Por el contrario, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, reiteró que si bien este organismo aboga por el regreso del presidente Manuel Zelaya a su país, "no estamos de acuerdo en muchos aspectos en esta forma que el presidente tomó para regresar". Insulza dijo este viernes que "yo siempre he querido que el presidente Zelaya regrese a Honduras pero no así, ya que creemos que debe producirse en forma pacífica".

MANDATO RETROACTIVO

Por su parte, D"Escoto advirtió que "no deben de olvidar los golpistas que estamos esperando que la cosa avance en forma pacífica como lo está haciendo Zelaya y que por otro lado los golpistas entren en razón, no pueden estar mas aislados, así no hay futuro". Añadió que estos 27 días a partir del golpe de Estado que expulsó a Zelaya del gobierno legítimo para el cual fue electo, "se le tendrán que restituir a Zelaya estos días que no lo han dejado gobernar".

D"Escoto dijo que en esta situación, es absolutamente importante que se respete la seguridad de Zelaya, "porque él está actuando de forma no violenta y le ha pedido al pueblo actuar de forma no violenta". Sin embargo, aclaró que "los golpistas son asesinos y no les importa el pueblo. La derecha es antipueblo y antidemocrática y les importa un bledo la vida del pueblo y la Constitución. La derecha podría agravar la situación existente y sólo Dios sabe a dónde nos llevaría esto".

Con respecto a la represión por parte de las Fuerzas Armadas ordenadas por el gobierno de facto, D"Escoto aseguró que "ya ha habido derramamiento de sangre y pido que lo paren de inmediato". Dijo que "esperamos que este regreso se realice. Él (Zelaya) no ha desistido de la voluntad del mandato para el que fue electo. Él no (sólo) necesita estar en la Presidencia, él quiere estar para cumplir porque es la voluntad del pueblo. Nuestras oraciones están con él".

Incluso el ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Jaime Bermúdez, ha dado marcha atrás afirmando este viernes que es fundamental el retorno inmediato a la normalidad constitucional en Honduras por la vía pacífica y sin incitación a la violencia, al tiempo que aclaró que su nación condenó "desde el primer día" el golpe de Estado en esta nación. Estas declaraciones se dan luego que el canciller de facto hondureño dijera, tras reunirse con el presidente Álvaro Uribe, que éste le había expresado su simpatía hacia el régimen ilegal.

El canciller que asiste a la Cumbre de presidentes de Mercosur, afirmó que "hemos hecho un llamado explícito de que es fundamental el retorno inmediato a la normalidad constitucional en ese país por la vía pacífica, sin incitación a la violencia, sin ningún tipo de intervencionismo y que pronto, lo más pronto posible, se vuelva a la normalidad constitucional para evitar que se constituya en un precedente que nadie en la región quiere aceptar".

El canciller Bermúdez expresó que "tiene claro que hay que rechazar cualquier tipo de violencia venga de donde venga, sea de las izquierdas radicales o de las derechas radicales". Agregó que este tipo de situaciones en una democracia es inaceptable y no tiene ningún vicio de legitimidad. "Por esa razón, nosotros también, cuando otros países hermanos sufren o han sufrido la violencia desde la democracia, la rechazamos sin ambages", dijo.

Recordó que "cuando el presidente Evo Morales sufrió en carne propia los avatares de la violencia ilegítima contra una democracia legítima y la presidenta Bachelet convocó a la Cumbre de Unasur Extraordinaria, Colombia participó de inmediato, sin dudar un segundo en la solidaridad que se requiere, en el rechazo a la violencia contra las democracias de nuestra región, provenga esa violencia de donde provenga, sin distingo alguno".

El canciller reiteró que Colombia ha sido muy clara desde el primer día en rechazar el golpe de Estado en Honduras y respaldó la gestión facilitadora de la Organización de Estados Americanos (OEA) y también la mediación presidente Óscar Arias.

"Lo que ocurra en Honduras será responsabilidad de los golpistas"
Comentarios