viernes. 23.02.2024

El 6 de febrero, los gobiernos del presidente argentino, Alberto Fernández, y el presidente chino, Xi Jinping, firmaron un memorando de entendimiento sobre la colaboración en el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, un proyecto de infraestructura comercial global impulsado por la República Popular China.

Menos de una semana después del inicio de la intervención militar de Rusia, Juan Sebastián González, director senior de Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional de EE. UU., en una entrevista con Voice of America (un activo del Departamento de Estado), afirmó que “las sanciones contra Rusia son tan robustas que tendrán un impacto en aquellos gobiernos que tienen afiliaciones económicas con Rusia, y eso es así por diseño. Entonces, Venezuela comenzará a sentir la presión; Nicaragua comenzará a sentir la presión; al igual que Cuba”. Un artículo reciente en la revista Foreign Affairs, que a través del Council on Foreign Relations sirve extraoficialmente como una especie de foro de discusión del Departamento de Estado de EE. UU., titulado “La pesadilla euroasiática”, defendía la tesis de que Washington no tiene más remedio que luchar contra Rusia. y China al mismo tiempo.

Sin embargo, González insinúa que la estrategia de la administración Biden no solo contempla atacar el frente principal en el este (Moscú y Beijing), sino que abre un frente en el sur —secundario, pero importante— contra tres países latinoamericanos que más han desafiado a Washington. en los últimos años (Venezuela, Nicaragua y Cuba). El frente sur, sin embargo, puede ser más amplio de lo que deja claro el colombiano Juan González.

El 24 de marzo, la comandante del Comando Sur de las Fuerzas Armadas de los EE. UU., General Laura Richardson, testificó ante el Comité de Servicios Armados del Senado de los EE. UU. Dijo que aunque Rusia es la “amenaza más inmediata” en América Latina y el Caribe, China representaría un desafío diplomático, tecnológico, informativo y militar para Estados Unidos. Richardson había dado un testimonio similar en la Cámara de Representantes unas dos semanas antes, donde también afirmó que sin el "liderazgo estadounidense", la influencia china en la región podría "pronto parecerse a la influencia depredadora egoísta que ahora tiene en África". Se refiere al avance de la Iniciativa de la Franja y la Ruta en todo el continente africano desde 2013, responsable de una inversión china sin precedentes de decenas de miles de millones de dólares en infraestructura básica (energía, telecomunicaciones, puertos, ferrocarriles, carreteras, etc.) a cambio de la recursos naturales que China necesita para alimentar su industria, que es responsable del 28,7 por ciento de todas las manufacturas producidas en el mundo y consumidas globalmente.

Las declaraciones del general Richardson se basan en dos principios. Primero, que Estados Unidos ve a América Latina y el Caribe como su “patio trasero”, expresado en la Doctrina Monroe desde 1823 y puesta en práctica en innumerables invasiones militares, golpes de estado y, más recientemente, guerras híbridas contra pueblos y gobiernos no alineados con Washington. Biden dijo recientemente que “América Latina no es nuestro patio trasero”, sino que es “el patio delantero de Estados Unidos”. Los latinoamericanos no queremos ser el patio de nadie, ni por delante ni por detrás. Segundo, que Estados Unidos cree que la política exterior de los gobiernos de la región debe ser definida por Washington.

China en america latina

En 2000, el Congreso de EE. UU. estableció la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad EE. UU.-China, que ofrece al Congreso su evaluación de China sobre la seguridad nacional de EE. UU. En noviembre de 2021, el informe de la comisión tuvo un capítulo importante sobre las relaciones entre China y los gobiernos de América Latina y el Caribe. El informe se preocupaba por el apoyo de China a lo que denominó gobiernos “populistas” desde Argentina hasta Venezuela. Resaltó el aumento del comercio de la región con China: de $18.900 millones (2002) a $295.600 millones (2020), además de su creciente importancia como fuente de préstamos, financiación ($137.000 millones de 2005 a 2020) e inversiones directas ( $58 mil millones entre 2016 y 2020). Gracias a esta inversión, China pudo ayudar a la región a disminuir el impacto de la crisis financiera de 2008; esta inversión creó empleos (1,8 millones entre 1995 y 2016) y disminuyó la pobreza (cayó del 12 % en 2002 al 4 % en 2018). Las vacunas chinas llegaron rápidamente durante la pandemia, y las exportaciones de productos básicos de América Latina a China amortiguaron la carga de la recesión de COVID.

La Comisión EE.UU.-China se preocupó por las crecientes conexiones entre China y la región en telecomunicaciones y redes de transporte. El liderazgo de Huawei en 5G en la región, así como las asociaciones chino-sudamericanas en el desarrollo de satélites (21 lanzados en empresas conjuntas, la mayoría de las cuales fueron con Argentina) se ofrecen como ejemplos. La comisión también expresó su alarma por el control o la influencia de China sobre los puertos de la región, particularmente en el Caribe, ya que estos podrían, en el futuro, ser utilizados con fines militares (aunque no hay indicios de tal uso militar por parte de China o del Caribe).

La Guerra Fría de Washington

Los elementos de extrema derecha de Washington reaccionaron a este informe con rapidez. En febrero de 2022, los senadores Marco Rubio y Bob Menéndez, ambos cubanoamericanos, presentaron en el Congreso la Ley de Estrategia de Seguridad del Hemisferio Occidental de 2022. Este proyecto de ley, basado en las recomendaciones de la comisión, propone que el gobierno de los Estados Unidos desafíe directamente el papel de China en la región. Caracteriza la existencia de China y Rusia en la región como una “influencia dañina y maligna”. El proyecto de ley es vago y corto en detalles.

El Dr. Evan Ellis, profesor de la Escuela de Guerra del Ejército de EE. UU. cuyo testimonio fue parte del informe de la comisión, escribió un informe en enero de 2022 para el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. El informe, “Preparándonos para el deterioro del entorno estratégico de América Latina y el Caribe”, apunta al resurgimiento “de un modelo particular de populismo autoritario de izquierda” en América Latina y el Caribe. Los nuevos gobiernos, escribe, han desarrollado vínculos con China para ayudarlos a superar la recesión de COVID. Estados Unidos, argumenta Ellis, no puede movilizar recursos suficientes para invertir en la región porque el Congreso estadounidense está dividido y porque el sector privado no está dispuesto a asumir esta misión. Sigue siendo escéptico sobre la política de EE. UU. en la región, particularmente porque las empresas estatales chinas han estado invirtiendo de manera efectiva en sectores como la construcción, la minería, la energía y las finanzas.

Ellis recomienda cuatro acciones inmediatas, muchas de ellas parte de lo que se conoce como “guerra híbrida”. Primero, dice que Washington debería promover una narrativa mediática que denuncie a los gobiernos de izquierda y sus relaciones con China. En segundo lugar, Estados Unidos debería apoyar los movimientos de protesta contra estos gobiernos. Tercero, Estados Unidos debe profundizar sus alianzas con las élites regionales. Cuarto, Estados Unidos debe aplicar sanciones a estos gobiernos de izquierda.

Dos elecciones en los próximos meses podrían poner las cosas más difíciles para Estados Unidos. En Colombia (mayo), principal aliado de Estados Unidos en la región, el candidato de izquierda Gustavo Petro podría sacar del poder a la derecha. En Brasil (octubre), Lula lidera las encuestas frente al presidente Jair Bolsonaro.

Ellis sospecha que el arresto y encarcelamiento de Lula había “profundizado el radicalismo de su orientación populista de izquierda”. En mayo de 2021, Lula le dijo al sitio web chino Guancha: “No es posible que cada vez que un país latinoamericano comienza a crecer, haya un golpe de estado. Y en este golpe, siempre hay alguien de los EE.UU., siempre está el embajador de los EE.UU. No es posible."

Lula no es un radical, pero si es reelegido presidente de Brasil, traerá una actitud realista hacia el desarrollo de su país. Ha subrayado la importancia de reconstruir el bloque regional latinoamericano y caribeño (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, o CELAC) y los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), ambos debilitados en los últimos años. La inversión y el comercio chinos ya son una parte clave de los planes de Brasil para su futuro, pero Lula también sabe que esta asociación debe evolucionar y que Brasil debe ser más que un exportador de materias primas a China.

¿Podrá Estados Unidos hacer retroceder la influencia de China y Rusia en la región? Incluso Ellis no se siente seguro acerca de tal resultado. Junto a los senadores Rubio y Menéndez, Ellis preferiría desestabilizar la región a dejar que se convierta en protagonista de un posible nuevo orden mundial.

Marco Fernandes es investigador de Tricontinental: Instituto de Investigaciones Sociales. Es miembro del colectivo No Cold War. Vive en Shanghái.

Este artículo fue producido por Globetrotter.

Washington observa cómo China y América Latina profundizan sus lazos