#TEMP
lunes. 27.06.2022

¿Las sanciones son contra Rusia o contra las clases trabajadoras? Unión Europea, otra víctima de la guerra de Ucrania

8

La guerra e invasión de Ucrania, tiene en el pueblo ucraniano vilmente utilizado por la OTAN, Biden y la UE, e invadido cruelmente por Rusia y Putin su principal víctima. Pero este era y es un conflicto anunciado ante una Rusia que se siente agredida por el occidente OTAN y unos EEUU que desean ser los únicos con derecho a comerciar con Europa y a venderle o revenderle sus productos o los de otros, pero a través de ellos. La prospera UE es un negocio. UE es solo un gran negocio para las propias oligarquías europeas y norteamericanas y no se puede consentir su independencia económica. Por tanto la segunda víctima, por ahora, es Europa Unión.

Pero dentro de este tinglado los oligarcas nunca pierden y son las clases obreras y populares europeas quienes estamos pagando las consecuencias económicas, sociales y en materia de libertades de la invasión de Ucrania. Nosotras y nosotros somos los sancionados, los que estamos pagando la gasolina a precio de oro y la luz como si fuera un artículo de lujo y no como una necesidad e incluso  en el siglo XXI como un derecho humano. Lo grave es que todo esto no ha hecho sino comenzar.

La globalización americana ha reventado y son precisamente los EE.UU los que lo provocan. El choque de trenes nacionalismo ruso contra nacionalismo estadunidense con Europa Unión como triste comparsa, ha demostrado que el libre mercado es una burda farsa. La UE cae en las redes de los oligarcas globalistas yanquis y se  autoimpone la prohibición de comerciar con uno de sus más grandes suministradores de productos esenciales como son el trigo, el gas, petróleo y diversos minerales entre otros muchos productos, así como a prescindir de muy buenos clientes rusos en todo, incluida la industria del lujo. Pero ojo la mafia oligárquica anglosajona que nos domina pone su mirada realmente en China.

El capitalismo es un fracaso y necesita de las guerras para perpetuarse

Toda esta voladura de la globalización neoliberal lo que va a provocar son alianzas a todos los niveles entre Rusia, China, India, Paquistán, Sudáfrica… Más potencias en América Latina todavía por determinar pero que ya asoman la patita independientemente del color de sus dirigentes. También pone en peligro al dólar, porque transformado en un arma, el oro como refugio resurge de nuevo.  Porque esto no es una pelea entre la izquierda o la derecha o el altermundialismo y el globalismo. Putin no es ni socialista, ni de izquierdas, ni lidera una internacional comunista, es un nacionalista pro capitalista y derechista, pero en esto está en las antípodas del globalismo y de las intenciones OTAN por la que se considera agredido.

Por tanto tenemos un grave problema las clases trabajadoras del mundo y es que todos quienes dirigen el mundo lo hacen a su exclusiva conveniencia, encima nos dividen al objeto de logar mejor sus intereses. Para ello cuentan con la división del movimiento obrero, del feminismo, de las izquierdas transformadoras u oficialistas, del movimiento socialista que reproduce los esquemas de la primera guerra mundial, entre quienes están por hacer la guerra con sus patronos y explotadores o quienes luchan por una posición socialista independiente, de clase y por la paz.

Es por ello que no es una locura señalar que es necesaria nada más y nada menos que una Conferencia Internacional socialista por la paz. Porque a la clase trabajadora no le interesan sus guerras, en las que solo tenemos que perder. Solo nos interesa vivir con dignidad, tener justicia y libertad y el reparto de la riqueza, no para unos pocos sino para todos. 

Dirá el posibilista, hay que tener los pies en la tierra, mientras yo le digo con los pies bien fijos en la tierra que prolongar una economía de guerra como en la que estamos ya entrando solo nos provocará empobrecimiento, encarecimiento de todo y escasez de alimentos y de la energía, necesaria para mantener calientes a nuestras familias, poder comprar pan para nuestros hijos y no morir estúpidamente a causa de sus guerras. Es por ello que trabajadoras y trabajadores debemos alejarnos de su publicidad, sus mentiras y su ansía de dominarnos. Una posición socialista coherente solo puede estar por la paz, pero también analizar por qué se produce la guerra y al final todas las guerras que ellos inician no tienen sino un fondo económico, incluido alimentar la industria militar y la destrucción para luego hacerse ricos reconstruyendo. Que no nos engañen. 

El encuentro internacional debe abordar el problema de los refugiados lejos del racismo que estamos contemplando, la situación de las migraciones y los sin papeles que en España son alrededor de un millón, así como el salario y los derechos sociales y sindicales, la paz. El asunto de la discriminación racial y religiosa de la UE solo aceptando a refugiados blancos, es muy grave y clarifica mucho su hipocresía, que incrementa su silencio ante agresiones de Israel, Arabia Saudita o Marruecos, lo que deslegitima toda la propaganda de los estados OTAN.

Sin paz no hay posibilidad alguna de avanzar y construir una vida mejor y de paso salvar el planeta. El capitalismo es un fracaso y necesita de las guerras para perpetuarse. 

¿Las sanciones son contra Rusia o contra las clases trabajadoras? Unión Europea, otra...