miércoles. 24.04.2024
Foto: Wikipedia

No habían pasado aún tres días completo del nuevo año, y en Estados Unidos ya se reportaban 349 personas fallecidas por uso de armas de fuego; de las cuales 151 habían sido asesinadas, mientras que otras 198 habían cometido suicidio. 

Este dato escalofriante corresponde a la organización que lleva el conteo de fallecimientos consecuentes de la facilidad con la que en ese país puede adquirirse un arma letal. De acuerdo a la base de datos de Gun Violence Archive, sólo en los primeros tres días de 2023 el número de muertes por esta causa sobrepasaba a los registrados en el año anterior. Entre los fallecidos hay menores de edad cuyos decesos se produjeron en accidentes de prácticas de tiro. La base de datos de esta organización no gubernamental se actualiza a partir de información publicada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y otras 7.500 fuentes.

Durante 2022, GVA reportó más de 45.000 muertes por violencia armada

En 2002 Michael Moore exponía las consecuencias de la “cultura de las armas” en Estados Unidos a través de “Bowling for Columbine”, film ganador de un Oscar al Mejor Documental en el que se traza, con mirada crítica, la fijación de la sociedad norteamericana por las armas y la violencia

Durante 2022, GVA reportó más de 45.000 muertes por violencia armada, una cifra superior a los 41.000 lesionados y 690 tiroteos masivos durante 2021. Estados Unidos, el país que en nombre de la paz y la democracia instala bases militares en Latinoamérica, registra al menos un tiroteo masivo diario y masacres que impactan en los medios de comunicación del mundo. Según GVA, “más de 20.000 estadounidenses fueron asesinados por el uso de armas de fuego existe una horrorosa tendencia a que niños sean asesinados por sus padres”.

La cultura de la violencia