martes. 27.02.2024

@jgonzalezok | Mediante un mensaje leído por cadena nacional y rodeado por todos sus ministros, Javier Milei anunció un mega decreto, un DNU (Decreto de Necesidad y Urgencia) por el que se derogan o modifican una serie de más de 300 leyes, de las que adelantó solamente 30. El objetivo declarado es la desregulación de una economía llena de normas que generalmente protegen privilegios, pero dejará que sea el mercado, con la crueldad ley de la selva, quien imponga sus leyes. Nada que no hubiera anunciado el ultraliberal Milei en campaña

Se dispone, además, la emergencia económica por dos años, que le otorga al gobierno facultades extraordinarias, como reformar por decreto un amplio conjunto de leyes. Las principales medidas anunciadas en la noche de este pasado miércoles (20) son las siguientes: 

  • Se deroga la ley de alquileres. 
  • Se derogará la ley que impide la privatización de las empresas públicas. 
  • Se transformarán todas las empresas del Estado en sociedades anónimas para su posterior privatización.
  • Habrá cambios en el régimen laboral, entendiendo que esto se refiere a la flexibilización para abaratar costos y despidos. 
  • Se implementará la política de cielos abiertos. 
  • Se modificará el marco regulatorio de la medicina prepaga y las leyes sociales, es decir, del sistema de salud privado y el estatal (que ahora controlan los sindicatos). 
  • Se autorizará que los clubes de fútbol puedan convertirse en sociedades anónimas. 
  • Se reformará el Código Aduanero, que acabará con la posibilidad de prohibición de exportaciones (algo que fue muy usado en gobiernos anteriores). 

Una economía llena de normas que generalmente protegen privilegios, pero dejará que sea el mercado, con la crueldad ley de la selva, quien imponga sus leyes

Milei volvió a reiterar el panorama económico que heredó para justificar las medidas anunciadas: déficit consolidado del 15 % del PBI, una emisión monetaria de 20 puntos para financiar ese gasto público y la peor crisis inflacionaria de los últimos 40 años. Y volvió a atacar a la “casta” y la clase política, que “recurrió sistemáticamente a la deuda, la emisión monetaria o la suba de impuestos para paliar este déficit”. 

Desde la oposición ya se denunció la presunta ilegalidad de estos decretos, por afectar la división de poderes y se da por descontado que habrá una judialización del decreto. Los DNU fueron muy utilizados en las últimas décadas por todos los presidentes, incluso cuando tenían mayorías parlamentarias. Carlos Menem firmó 574 decretos de este tipo, Néstor Kirchner 270, Cristina Kirchner 76 y Mauricio Macri 70. Tras el discurso de Milei, a las 9 de la noche hora local, en algunos barrios de Buenos Aires se escucharon caceroleos de protesta. 

La oposición denunció la presunta ilegalidad de estos decretos, por afectar la división de poderes y se da por descontado que habrá una judialización del decreto

Además de los ministros del gabinete estuvo presente en el mensaje un personaje que no tiene un cargo formal, pero al que ya se le conoce como el “arquitecto” de la desregulación del Estado. Se trata de Federico Sturzenegger, un economista muy ligado al ex presidente Mauricio Macri. Durante la presidencia de éste fue presidente del Banco Central, donde eliminó el cepo cambiario que el gobierno macrista heredó del de Cristina Kirchner y estableció el régimen de metas de inflación. No estaba presente pero también tuvo un papel clave en los anuncios, Rodolfo Barra, Procurador del Tesoro (el jefe de los abogados del Estado), un polémico personaje de destacada actuación durante el gobierno de Carlos Menem -fue ministro de Justicia e integrante de la Corte Suprema de Justicia-, que tuvo vínculos juveniles con grupos nazis. 

EL PRIMER DESAFÍO DE LA CALLE A JAVIER MILEI

Horas antes del anuncio de las nuevas medidas se desarrolló la primera manifestación de protesta contra el gobierno. Un gran despliegue policial consiguió contenerla, en un pulso entre los grupos piqueteros, acostumbrados a cortar las calles sin inconvenientes, y el nuevo gobierno, que quiere recuperar el control del espacio público. Acostumbrados a ver manifestaciones masivas, con encapuchados, autobuses fletados desde el conurbano bonaerense y la presencia de niños, la de este miércoles (20) fue una concentración ante la Casa Rosada con un número de participantes sensiblemente menor a lo que los organizadores proyectaban. Según la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, habrían sido 3.000 los manifestantes, aunque siempre hay exageraciones a favor y en contra. 

Además de la fuerte presencia de las fuerzas de seguridad -los medios calculan que hubo dos policías por cada manifestante-, el gobierno venía insistiendo en que quienes participaran en la manifestación cortando las calles, corrían el riesgo de perder los planes sociales que cobran. Se informó que desde un teléfono habilitado para recibir denuncias, hubo miles de personas que afirmaron haber recibido amenazas de dirigentes sociales presionándolos para asistir a la manifestación, o enfrentar la pérdida de las ayudas del gobierno. Esto es posible porque, hasta ahora, el Estado no controla directamente los planes sociales, sino que se los entrega a distintas organizaciones -la mayoría ligados al peronismo y al trotskismo-, sistema que el gobierno anuncia que va a cambiar. El Polo Obrero, la organización que organizó esta primera marcha, maneja una caja de casi 5.500 millones de pesos. 

El gobierno venía insistiendo en que quienes participaran en la manifestación cortando las calles, corrían el riesgo de perder los planes sociales que cobran

Hubo algunos pequeños incidentes y dos manifestantes detenidos por agresión a policías. No hay registro de heridos entre los manifestantes y solo dos policías con lesiones de pequeña consideración. Para el gobierno de Milei, esta manifestación pone en evidencia que se empieza a ganar una batalla cultural. La ministra de Seguridad, al hacer un balance de la jornada, concluyó: “Se terminó el vale todo”. 

“Contra el hambre, en defensa del trabajo genuino, los salarios, las jubilaciones, la salud y la educación, de todos nuestros derechos, contra la represión y el ataque a los planes sociales”, decía parte del mensaje leído al final de la concentración. Además de criticar las primeras medidas del gobierno -aunque sin conocerse todavía lo que anunciaría horas más tarde Milei-, relacionaron directamente el protocolo anti piquetes puesto en práctica por primera vez este miércoles, con las medidas del gobierno, buscando frenar la reacción de la sociedad. 

JMG

Milei presenta un gran paquete para desregular la economía