#TEMP
jueves 26/5/22
CRONICA POLÍTICA GALLEGA | JUAN MARTÍNEZ GARCÍA

Para Feijoo, Galicia está mejor que hace un año y marca el camino al gobierno de Rajoy

Comenzó el Debate sobre el estado de la Autonomía en Galicia con el discurso del presidente de la Xunta valorando con autocomplacencia lo gestionado por su gobierno, así como los anuncios de próximas medidas.

feijoooe

@juanmgmm | En las dos horas del discurso también tuvo tiempo de agradecer a la ciudadanía gallega todo su esfuerzo y su responsabilidad, al tiempo que en atención a los gallegos y gallegas interpeló a los grupos de la oposición tanto a mantener un debate constructivo, también en el tono, y a poder alcanzar acuerdos y consensos sobre los principales asuntos.

Tanto gobierno de la Xunta como Parlamento tienen que “estar a la altura de los gallegos”

De hecho, Núñez Feijoo dedicó la primera parte de su intervención a destacar que tanto gobierno de la Xunta como Parlamento tienen que “estar a la altura de los gallegos”, reconociendo el valor de lo que hace cada uno, tanto en situaciones extraordinarias como la del accidente ferroviario de Angrois, como en sus labores profesionales y en su vida diaria. El presidente de la Xunta sabe bien los esfuerzos económicos y sociales padecidos por la ciudadanía gallega durante la crisis, en especial por sus medidas de recorte (por las que luego sacará pecho), y sabe el efecto que puede tener en las próximas elecciones municipales de 2015. De ahí que el agradecimiento tenga mucha intención.

Acompañó a ese agradecimiento el anuncio de mejores datos sobre empleo que el año pasado, como antesala de los resultados que sus medidas de recorte empiezan a dar, en su opinión. Destacó que desde 2007 no se tenían mejores cifras de empleo, pero que que esa mejora no anula todos los efectos negativos que desempleo sigue a ocasionar en buena parte de los hogares gallegos.

Feijoo reclamó atención sobre esos 238.203 ciudanos gallegos desempleados

Feijoo reclamó atención sobre esos 238.203 ciudanos gallegos desempleados -“por ellos estamos hoy aquí (en el Parlamento) en primer lugar”- de manera que ejerzan “como ciudadanos comprometidos con su pueblo” con la honra de hacerlo a través de la política. Introducía de esta manera cierta “moralina” sobre la actitud que se percibe del Parlamento fuera de él. El reciente episodio vivido con descalificaciones e incluso insultos durante un Pleno, en el que Feijoo participó, parece que le rondaba por la cabeza, y no dejó pasar la oportunidad de considerarlo impropio, además de asociarlo con la actitud de rechazo permanente de la oposición a las iniciativas del gobierno como desde el gobierno y el grupo popular a las iniciativas de la oposición.

Por ello, y después de apelar a no convertir en simples butacas los escaños que poblan el pleno del Parlamento, y al propio Roosevelt en su cita “ Una gran democracia debe progresar, o dejará de ser grande o democracia”, Feijoo comenzó a desgranar a modo de balance los logros obtenidos en su gestión durante este año, salpimentándolos con los anuncios sobre las nuevas medidas que desde el gobierno de la Xunta van a poner en marcha.

Quiso proponer al Pleno “un impulso democrático en todas las direcciones”

Quiso proponer al Pleno “un impulso democrático en todas las direcciones” en clara a alusión a medidas de más trasparencia, de menos privilegios y burocracia política e institucional, y de la búsqueda de más participación política de la ciudadanía para lo que anunció la posibilidad de que puedan presentar proposiciones no de ley, además de iniciativas legislativas populares. Sobre estos temas, destaca la propuesta que hace a los partidos de reducir a una semana las campañas electorales en Galicia, además de limitar los espacios para propaganda, al tiempo que se aumenten los espacios de debate en los medios de comunicación.

También hizo una particular defensa del autogobierno gallego contrastándolo en responsabilidad y solidaridad estatal con la Generalitat de Catalunya, a la que, por cuestionar el Estado de las Autonomías, dijo que merecía una “respuesta política desde Galicia”, además de aseverar que hablan de un “estado centralista en blanco y negro que niega la diversidad” que ya no existe, como también hablan de una “Cataluña que tampoco existió”.

Es una “afrenta” y una “ofensa” al autogobierno gallego “cualquier desafío al sistema autonómico”

Feijoo fue más allá al afirmar que es una “afrenta” y una “ofensa” al autogobierno gallego “cualquier desafío al sistema autonómico”, y que por lo tanto desde el el gobierno de la Xunta se tiene la obligación de defender ese modelo, que es el modelo que los gallegos “eligieron”. Parece que Feijoo quiere hacer de ariete del gobierno de Rajoy contra el proceso de la consulta promovido por la Generalitat y mayoritariamente apoyado en Catalunya, justificando su actitud en la defensa de los intereses de Galicia. A nadie se le escapa que la legalidad actual permite los cupos vasco y navarro, que son más insolidarios para Galicia que la consulta no vinculante en Catalunya. Pero estos son asuntos que exigen adhesiones inquebrantables, y Rajoy tiene la de Feijoo para esto y para lo que mande.

Y a partir de aquí, Feijoo sacó pecho por Galicia, y por cumplir con las obligaciones financieras y fiscales, sin tener que hacer uso de las partidas habilitadas por el gobierno central en apoyo de las comunidades autónomas que lo precisaran. Para el presidente de la Xunta, ésta es la mejor manera de ejercer el autogobierno.

Y siguió sacando pecho en un relato épico en el que Galicia protagonizaba una realidad de crecimiento económico y de acierto político en todas las áreas y sectores donde la Xunta interviene. 48 páginas de discurso plenas de resultados trabajados para que sean positivos, de menciones a medidas ya anunciadas anteriormente, y de una falsa modestia que rezuma complacencia, ya que en la mayoría de los casos no pudo evitar Feijoo ser grandilocuente e situar a Galicia bajo su presidencia en las mejores posiciones tanto en el estado como en Europa.

Servicios públicos, politica social, dependientes, educación sanidad, etc, no sólo no reflejan los efectos de los recortes si no que mejoran los datos de la “bonanza económica”. Pero en infraestructuras, I+D+i, industria, energía, también acumulan toda clase de aciertos y buenas prácticas de gestión e inversión pública. Desgraciadamente, el contraste de ese balance político con la situación real de Galicia, sus gentes, su economía, sus sectores y empresas, y las políticas de la Xunta, no parece coincidir, con lo que parece que “ambas realidades” puedan estar discurriendo paralelamente, desgraciadamente.

Tuvo a bien Feijoo acabar su discurso volviendo a reivindicar “la Galicia viva”, apelando a la política “con mayúsculas” de colaboración entre instituciones, de colaboración entre partidos, y de complicidad entre gobierno y ciudadanía, no pudiendo acabar sin acordarse de Resistenza Galega y categorizar que Galicia es el “único territorio español con terrorismo”, con el consiguiente recadiño para quienes, según él, son “condescendientes” y “ambiguos” con  ellos, en lugar de condenarlos inmediata y unánimemente..

Para Feijoo, Galicia está mejor que hace un año y marca el camino al gobierno de Rajoy