PRIMARIAS EN EL PP

Sáenz de Santamaría y el posible contagio al PP del 'efecto Sánchez'

Por primera vez serán las bases del PP las que elijan al nuevo líder del partido llamado a suceder a Mariano Rajoy.

Sáenz de Santamaría y Núñez Feijoó se estrechan la mano en el último Comité Ejecutivo Nacional del PP.
Sáenz de Santamaría y Núñez Feijoó se estrechan la mano en el último Comité Ejecutivo Nacional del PP.

Sáenz de Santamaría podría contar con un abultado respaldo de las bases como le ocurrió a Pedro Sánchez en las primarias de 2017

El PP abre este lunes el plazo para la presentación de candidaturas cara al Congreso extraordinario que el partido celebrará los próximos 20 y 21 de julio y del que saldrá el sucesor de Mariano Rajoy.

Los dos precandidatos con más posibilidades de alzarse con la victoria son, a día de hoy, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoó y la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría. Desde este lunes, 18 de junio, hasta las 14:00 del miércoles, 20 de junio, los dirigentes que quieran optar a la presidencia del PP podrán presentarse con el único requisito de haber recabado 100 avales.

El viernes se oficializarán dichas candidaturas y la campaña se prolongará desde el 23 hasta el 4 de julio. El día 5 se procederá a la votación.

Por primera vez en la historia del PP serán las bases las que decidan al nuevo líder del partido. A lo largo de toda su historia, esta formación política se ha caracterizado por procesos electorales poco competitivos en los que la participación de los afiliados en la toma de decisiones ha sido muy escasa.

REFORMA DE LOS ESTATUTOS EN 2017

Tal y como recoge el estudio sobre la calidad de la democracia en España (2017) de la Fundación Alternativas, la excepción fue en el VIII Congreso de Alianza Popular (AP), celebrado en Madrid en febrero de 1987, donde la candidatura de Antonio Hernández-Mancha y Arturo García Tizón se impuso ajustadamente a la lista liderada por Miguel Herrero de Miñón e integrada por José María Aznar. Pero, en general, el líder del PP siempre ha tenido la potestad de permanecer en el cargo hasta que ha querido y ha podido designar a su sucesor como pasó en los años 1989-90 cuando Manuel Fraga pasó el testigo a Aznar y, en 2003-04, cuando éste nombró a dedo a Rajoy.

Hasta el XVII Congreso celebrado en Sevilla en 2012, la elección del presidente nacional recaía en los compromisarios (delegados), pero es a partir del XVIII Congreso celebrado en Madrid en 2017 cuando se modifican los Estatutos abriendo la vía para la celebración de primarias cerradas (afiliados). En ese momento Rajoy fue reelegido con las anteriores normas y, aunque fue un proceso altamente participado (85% de los compromisarios) y un 95% de votos válidos, lo cierto es que el todavía líder del PP no tuvo competencia ya que fue el único candidato.

AL CONGRESO PODRÍAN LLEGAR DOS CANDIDATOS

Si alguno de los precandidatos recaba más del 50% de los votos con al menos una diferencia de 15 puntos sobre el resto será proclamado como candidato único

La reforma de los Estatutos que se aplicará en este proceso establece, para la elección del presidente nacional, los autonómicos y los insulares que, en caso de dos o más precandidaturas, todos los afiliados deberán elegir a las dos personas que finalmente sean proclamadas candidatas para su elección por los compromisarios.

El 5 de julio, las bases del PP votarán a su candidato y también a los delegados del Congreso, 3.132 personas de las cuales 522 son miembros natos. Si alguno de los precandidatos recaba más del 50% de los votos con al menos una diferencia de 15 puntos sobre el resto y gana en un número igual o superior a la mitad de las circunscripciones será proclamado como candidato único.

Aunque el PP dice contar con un censo de más de 800.000 afiliados, se estima que la participación ronde el 10%-12%, similar a otros procesos celebrados en autonómicas. En los procesos que tuvieron lugar en 2017 para elegir presidentes autonómicos no se produjeron reñidas batallas ya que, o bien solo había un candidato de inicio, o bien uno de los precandidatos se impuso con claridad en las primarias. Pero hubo una excepción, el caso de Cantabria, donde el candidato preferido por los afiliados (Ignacio de Diego) no fue el que resultó elegido en el Congreso (María José Sáenz de Buruaga).

LAS BASES CON SORAYA

Lo que podría también pasar es que los afiliados dieran su apoyo mayoritario a un candidato y que llegara al Congreso libre de rivales. Mientras Núñez Feijóo parece contar con el respaldo de la mayoría de los líderes territoriales del PP (el aparato del partido), Sáenz de Santamaría podría contar con un abultado respaldo de las bases. De hecho, dicen que esa es la principal baza de la exvicepresidenta, cuyos fieles han habilitado recientemente una cuenta en Twitter ‘Soraya Presidenta PP’ bajo el hastag @YoConSorayaPP de apoyo a su candidatura.

Los mensajes del perfil hacen hincapié en la “regeneración democrática” del PP y la importancia del voto de la militancia.

soraya

La posibilidad de que Sáenz de Santamaría sea aupada por las bases es visto por algunos analistas como el posible contagio del ‘efecto Sánchez’, en alusión a la victoria de Pedro Sánchez en las primarias de mayo de 2017. En ese proceso, otra de las candidatas, Susana Díaz contaba con el respaldo mayoritario del ‘aparato’ del partido y aunque presentó más avales que Sánchez perdió en votos de los afiliados.