lunes 18/10/21
LA OPOSICIÓN VE VISOS DE INCONSTITUCIONALIDAD

CiU se sube al carro del PP para cercenar derechos con la 'contrarreforma' laboral

El Congreso dio este jueves el visto bueno definitivo de la reforma laboral aprobada por el Gobierno gracias al apoyo del PP y de CiU pese a las críticas de la mayoría de la oposición que considera que la ley sólo provocará más paro y más recesión económica, que acaba con la negociación colectiva y consagra la precariedad laboral.

El PP y CiU han sacado adelante la reforma laboral en la Comisión de Empleo del Congreso remitiendo el proyecto al Senado tras incorporar casi medio centenar de enmiendas, entre ellas las transaccionales presentadas este mismo jueves que han provocado airadas críticas dado el poco tiempo concedido para poder estudiar esos textos alternativos.

La mayoría de la oposición considera que la ley sólo provocará más paro y más recesión económica, que acaba con la negociación colectiva y consagra la precariedad laboral, especialmente entre la población joven. Además, han criticado los mecanismos utilizados por el Gobierno para aprobar la reforma (primero el decreto ley y, ahora, el debate de enmiendas presentadas en el último minuto), acusándole de "hurtar" el debate parlamentario y rechazando los argumentos de urgencia, dado que la reforma está en vigor desde febrero y que la mayoría absoluta del PP despeja cualquier tipo de incertidumbre. Por todo ello, han mantenido sus enmiendas parciales que, no obstante, han sido rechazadas por la mayoría absoluta del PP.

El PSOE pronostica que provocará una caída "generalizada de salarios"

Así las cosas, el socialista Jesús Caldera ha calificado la reforma de "inadecuada e inoportuna" y ha alertado de que "no va a conseguir los objetivos" que se persiguen al incluir únicamente medidas cíclicas. También ha pronosticado que provocará una caída "generalizada de salarios" que tampoco garantizará una mejora de la competitividad, no dará más estabilidad y no promoverá un cambio del mercado laboral.

La portavoz socialista de Empleo en la Cámara baja, Concha Gutiérrez, ha afirmado nada más concluir la comisión que "se ha consumado una barbaridad" al aprobar una reforma "sin diálogo social, sin acuerdo y que vulnera todos los derechos de los trabajadores" y que, con las incorporaciones acordadas entre PP y CiU, "empeore aún más".

A renglón seguido, ha reiterado el compromiso de su partido de cambiar la normativa laboral en cuanto vuelva a acceder al Gobierno, al considerar que supone un "gran retroceso en la negociación colectiva" y que "rompe un modelo de relaciones laborales acordado y desarrollado por todos" desde la llegada de la Democracia. Además, ha anunciado que el Grupo Parlamentario Socialista estudiará "a fondo" el texto resultante de la tramitación para decidir si finalmente acude al Tribunal Constitucional para impugnar la norma.

"Nos lleva casi al principio del siglo pasado y nos separa del resto de Europa al pretender hacer una competencia entre empresas rebajando los salarios y que los trabajadores sean los paganos de la crisis. Hoy es un mal día para toda la clase trabajadora y para la democracia", ha zanjado.

La reforma "se carga la negociación colectiva y expulsa a los sindicatos de las relaciones laborales", denuncia Coscubiela

Por su parte, el portavoz de Empleo de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Joan Coscubiela, ha añadido a estos argumentos que la reforma "se carga la negociación colectiva y expulsa a los sindicatos de las relaciones laborales" y ha lamentado que reducir la ultraactividad de los convenios de dos a un año supondrá "aceptar condiciones peores" para los trabajadores. "La reforma laboral ni es buena para los trabajadores, ni para los empresarios ni para el país", ha afirmado.

Coscubiela, también ha considerado el día de hoy como una jornada triste al haberse "consolidado una contrarreforma laboral que tiene como único objetivo reducir salarios cargándose la negociación colectiva e introduciendo un modelo de relaciones laborales absolutamente desequilibrado donde el empresario no sólo es dueño y señor de las condiciones de trabajo sino incluso de la vida de las personas con algunos cambios que afectan especialmente a las mujeres, las grandes damnificadas de la reforma".

"Hoy se han sentado las bases de una regulación laboral que convertirá a España en la maquila, en la zona franca, de los derechos laborales del sur de Europa", ha dicho el diputado de ICV, respaldando a renglón seguido el anuncio de los líderes sindicales de que "las movilizaciones continuarán en todos los frentes".

Además, ha alertado de las consecuencias que tendrá el cambio normativo, no sólo en la "destrucción de empleo", sino también en la "judicialización de las relaciones laborales". "Probablemente tenga un efecto bumerán, porque esta reforma no beneficia ni tan siquiera a los empresarios solventes", ha añadido, criticando por último el apoyo de CiU al proyecto de ley.

"Si como trabajador y diputado me siento profundamente agredido, como catalán me siento a la vez dolido de que CiU, una vez más, utilice el nombre de Cataluña para imponer reformas muy duras junto con el PP. Hoy, una vez más, CiU ha demostrado que gobierne quien gobierne en España en temas laborales ellos siempre están a la derecha", ha concluido.

Álvaro Anchuelo, de UPyD, ha criticado el "importante sesgo" a favor de los empresarios y la "progresiva precarización" del mercado de trabajo y, aunque ha reconocido que es necesario modificar la legislación laboral, ha pronosticado que el texto "acelerará aún más la destrucción de empleo".

Para el diputado del PNV Emilio Olabarria el día de hoy ha sido "muy triste para el estado de bienestar", porque se está "acabando" con la legislación laboral al "descausalizar" el despido y se perjudica a los trabajadores. Además, ha preguntado "cuál es la bondad de la reforma en materia de creación de empleo" y "cuándo se empezará a contratar".

Para Uxúe Barkos, de Geroa Bai, la reforma "da palos de ciego", lo mismo que ocurría con la aprobada por el Gobierno socialista en 2010, mientras que para la diputada del BNG Olaia Fernández Davila "ahonda en los errores" al "reducir los derechos de los trabajadores" a la par que permite "la unilateralidad empresarial sin control ni contrapeso".

El portavoz económico de Amaiur, Rafael Larreina, ha coincidido en esos argumentos y ha reclamado una "estrategia diferente ante la crisis" y las transferencias de competencias completas en materia laboral al País Vasco. "La reforma va a salir peor de lo que entró en la comisión", ha añadido.

Algunos Grupos alertan de que la reforma incluye causas de inconstitucionalidad

Por todo esto, algunos grupos como la Izquierda Plural o el PNV han alertado de que la reforma incluye causas de inconstitucionalidad. A la luz de lo aprobado finalmente, también el PSOE podría ir por la vía judicial, según anunció hace unas semanas.

Así las cosas, el texto definitivo del proyecto de ley de reforma laboral ha sido modificado con 47 enmiendas, entre ellas las 21 presentadas por el PP --parte han sido aceptadas directamente y otra parte, pactadas con propuestas similares de la oposición-- y las ocho modificaciones que se han aceptado a otros grupos.

Entre los cambios más destacados figuran la decisión de limitar el contrato indefinido de emprendedores a la existencia de un nivel de paro superior al 15%, la fijación de las causas objetivas cuando haya una caída en los ingresos ordinarios, la clarificación del despido por absentismo laboral para excluir a enfermos crónicos, graves o de cáncer; o la creación de nuevas bonificaciones para autónomos o para empresarios del turismo, así como el fomento de la contratación de discapacitados y de víctimas de género y de terrorismo.

CiU se sube al carro del PP para cercenar derechos con la 'contrarreforma' laboral
Comentarios