#TEMP
sábado. 02.07.2022

Después de pasarse el día apaleando adolescentes ... expresa públicamente, en lenguaje bélico, que esos jóvenes, muchos menores de edad y ciudadanos que se han solidarizado con ellos, son “el enemigo”.

Señor Ministro del Interior del Gobierno de España:

Le escribo tras escuchar cómo un alto cargo policial a sus órdenes, en presencia de una Delegada del Gobierno nombrada por usted, ha dicho que no va a decir al “enemigo” sus fuerzas y debilidades. Es decir, que después de pasarse el día apaleando adolescentes y a cualquier persona que manifestara su oposición o molestia ante el abandono evidente de las obligaciones del Gobierno Valenciano en materia de educación, expresa públicamente, en lenguaje bélico, que esos jóvenes, muchos menores de edad y ciudadanos que se han solidarizado con ellos, son “el enemigo”.

Pues bien, Señor Ministro, con lo que las fuerzas policiales a sus órdenes, están haciendo en Valencia, están conculcando los derechos democráticos, no solamente de los ciudadanos vejados y agredidos, sino de todos los que nos sentimos identificados con sus reclamaciones. Está usted convirtiendo a la fuerza del orden, en fuerza de desorden, a la policía de todos, en su guardia pretoriana. Para ello, les quita hasta el nombre para que no sean identificados. Si un funcionario público que porta armas letales, es privado de su propia personalidad, si además es inducido por sus mandos o responsables políticos a aplicar la violencia contra niños y niñas indefensas, está dejando de ser lo que, por mandato constitucional debe ser, para transformarse en una fuerza represiva al servicio de una determinada línea política. Y eso tiene un nombre en la historia de las ideas políticas que no es la democracia.

Pero además parece que esas fuerzas policiales están infiltrándose entre los estudiantes para localizar a supuestos provocadores. ¿Conoce usted cómo actuaba la policía franquista? ¿Sabe cómo manipulaba y provocaba para crear pretextos que permitiesen la represión? ¿Piensa acaso que sería útil para sus fines volver a crear una Brigada Político – Social? ¿Le han informado alguna vez de una vieja práctica de algunos policías que consiste en denunciar por agresiones a los manifestantes, declarando daños inexistentes, para que el número de policías “heridos” siempre sea muy superior al de ciudadanos lesionados? Recuerdo, a este propósito, a un amigo que fue denunciado por causar daños con una de sus rodillas a un vehículo policial y no sabe cómo quedó – la rodilla, claro - .

Señor Ministro, pertenece usted a un Gobierno elegido democráticamente por una amplia mayoría de ciudadanos de este país y por eso tiene una gran responsabilidad en la defensa del sistema que ha permitido que acceda al poder, que, no lo olvide, reside en el pueblo y no en las porras y las pistolas.

Espero que tome medidas con su Delegada del Gobierno y con su Jefe Policial en Valencia.

Atentamente,

El Enemigo

Carta del enemigo al Ministro del Interior
Comentarios