#TEMP
jueves 19/5/22
27.02.2009

El líder de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, desmintió hoy que su sindicato se plantee firmar un acuerdo con el Gobierno que deje fuera a los empresarios, al tiempo que reiteró su oferta de un gran pacto que busque soluciones a la crisis más allá del Diálogo Social cuyo alcance, indicó, es muy “limitado”.

Toxo intervino en un desayuno informativo en Madrid que reunió a los principales implicados en la firma de varios acuerdos en materia laboral cuya demora ha generado grandes expectativas, que el propio Toxo se encargó de desinflar. Entre los asistentes al encuentro destacan los nombres de los secretarios generales de las asociaciones sindicales y empresariales UGT y de Cepyme, Cándido Méndez y Jesús Bárcenas, que intervinieron al final en la jornada.

Toxo enmarcó primero la dimensión de la crisis española, que tiene “razones propias”, dijo, y que se hubiera producido incluso sin la sequía del crédito que se ha derivado de los problemas que atraviesa el sistema financiero internacional.

Tras delimitar las causas de la crisis española, Toxo también quiso ‘pinchar’ el globo inflado a raíz de las grandes expectativas generadas en torno al Diálogo Social. “Parece un gran programa”, dijo. “Y no lo es”. “Es mucho más limitado en su alcance de lo que pudiera parecer”, añadió el líder sindical.

Según Toxo, el Diálogo Social se limitará a asegurar los fondos para atender a los desempleados así como otras cuestiones relacionadas con la formación en materia laboral. Y eso si finalmente los agentes sociales se deciden a ratificar algún acuerdo y estampan sus firmas en la reunión que tendrá lugar el próximo lunes en el marco de una comisión de seguimiento donde también participan representantes del Gobierno.

“Tenemos diferencias importantes”, dijo al respecto el líder sindical quien dijo que en este momento “cada uno ha puesto sobre el tapete cosas que el otro no puede asumir”, añadió en referencia al Diálogo Social.

Además, el secretario general de CCOO se refirió al crecimiento de los salarios y reafirmó su compromiso de firmar cuanto antes los llamados acuerdos de negociación colectiva (ANC), que deberían prorrogarse, dijo, al defender que los salarios crezcan un 2 por ciento en línea con la inflación prevista por el Banco Central Europeo (BCE) en 2009 en contra de la postura sostenida por los empresarios, que son partidarios de una mayor contención salarial.

“Creo que hay márgenes para llegar a un acuerdo. Los tenemos que explorar”, dijo Toxo en referencia a los ANC. “Medio punto o un punto (de incremento) no va a debilitar la competitividad de las empresas”, añadió el líder sindical, que se mostró además partidario de una “reforma” que oriente la negociación colectiva hacia el ámbito sectorial, al tiempo que insistió en negar la posibilidad de que las empresas puedan eludir las subidas salariales pactadas a nivel estatal mediante cláusulas de descuelgue automáticas, si bien admitió que la regulación en este aspecto es algo “rígida” y se mostró dispuesto a suavizar su aplicación mediante la negociación con los empresarios.

Plan de choque industrial

El secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, abogó por implicar a los gobiernos central y autonómicos en un gran pacto que procure solventar los problemas de crédito que afectan a las pequeñas y medianas empresas (‘pymes’), además de anticipar la construcción de obra pública, invertir en innovación, en tecnología y en vivienda protegida, y siente las bases de un plan de choque industrial.

Toxo reafirmó la “unidad de acción” con UGT a fin de evitar que la “primera gran crisis de la globalización” se salde en Europa con una pérdida de derechos de los trabajadores que, según él, defienden quienes pretenden salir de las actuales dificultades económicas “por la puerta de China” y no por la puerta de los derechos sociales, afirmó.

El líder de CCOO rechazó incentivar la contratación temporal aunque se mostró abierto a negociar en este sentido, si bien rechazó tajantemente el llamado “contrato anti-crisis” que consiste en abaratar el despido de los trabajadores y que podría provocar un “grave conflicto” en las empresas, insistió.

Respecto al Gobierno, Toxo insistió en la necesidad de un impulso “mucho más decidido” a las medidas propuestas por los sindicatos, en especial de aquellas orientadas a lograr la vuelta del crédito a las familias y a las empresas, y repasó las medidas adoptadas desde el último verano, “algunas en la buena dirección”, dijo, aunque otras se han mostrado mucho menos efectivas y son “reversibles”, dijo, al criticar algunas “alegrías presupuestarias” entre las que citó la reducción fiscal de los 400 euros y el llamado cheque-bebé.

Respecto a la reunión que el viernes tenía previsto mantener el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en un almuerzo con la patronal CEOE, Toxo afirmó que la negociación es tripartita y que “no es bueno enviar mensajes equivocados”, dijo. “Lo que hayamos que hacer lo tenemos que hacer entre todos”, dijo, tras insistir en que “el Gobierno sabía que nos íbamos a reunir esta tarde” en referencia al encuentro previsto entre empresarios y sindicatos en torno al Diálogo Social.

Sin embargo, en este asunto, y ante los rumores que apuntan a una posible salida de los empresarios, que abandonarían el pacto tripartito, Toxo afirmó que el sindicato descarta firmar un pacto que excluya a los empresarios de la mesa del Diálogo Social.


Preguntado sobre si la patronal CEOE obstaculiza el acuerdo por el Diálogo Social, el secretario general de Comisiones dijo: “espero que no”; y recordó que “no debemos mezclar el acuerdo de negociación colectiva (ANC) con otras mesas negociadoras”.

Por último, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, intervino también en el acto para afirmar la “coincidencia abrumadora” con las tesis expuestas por Toxo, y recordó a la patronal la inconveniencia de convertirse en un ‘lobby’ lo que supone en su opinión una reducción del papel que debe interpretar la patronal que es el de “interlocutor”, añadió.

También intervino en el acto el presidente de CEPYME, Jesús Bárcenas, quien expresó su disgusto por la falta de discreción con que se ha llevado el arranque de esta edición del Diálogo Social €““no soy partidario de las filtraciones”, dijo€”y aventuró que la tarde del viernes podría deparar “noticias buenas”, concluyó.

Toxo descarta firmar un acuerdo que excluya a los empresarios
Comentarios