<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
sábado. 01.10.2022

Sindicatos abertzales convocan huelga general

Han convocado una huelga general para el próximo 29 de junio en País Vasco y Navarra, con el objetivo de mostrar su rechazo a los recortes del gasto público y a la reforma laboral que plantea aprobar el Gobierno central.
NUEVATRIBUNA.ES/ AGENCIAS - 12.06.2010

Los sindicatos ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS, Hiru y Ehne han convocado una huelga general para el próximo 29 de junio en País Vasco y Navarra, con el objetivo de mostrar su rechazo a los recortes del gasto público y a la reforma laboral que plantea aprobar el Gobierno central.

Las centrales dieron a conocer hoy su convocatoria al finalizar en las inmediaciones del Ayuntamiento de Bilbao la manifestación que habían convocado contra las medidas del Ejecutivo central, en la que participaron varios miles de personas.

Esta huelga general será la segunda convocatoria que comparten conjuntamente los sindicatos nacionalistas en pocas semanas, ya que el pasado 25 de mayo realizaron una huelga general en el sector público vasco y navarro ante la rebaja salarial que se va a llevar a cabo entre los funcionarios para reducir el déficit público.

En su intervención al final de la marcha, convocada en Bilbao por los citados sindicatos bajo el lema '¡Basta de recortes! Euskal langileok geure etorkizunaren jabe', el secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, advirtió de que "si algún partido vasco se atreve" a apoyar la reforma laboral de José Luis Rodríguez Zapatero, "lo va a hacer contra la mayoría social, contra la mayoría sindical que nosotros representamos".

A su entender, Zapatero prepara "duras reformas" como la del mercado de trabajo para "contentar a los mismos sinvergüenzas a los que se ha salvado con dinero público", en referencia al "poder financiero".

"Los gobiernos dan de comer al ogro para que nos coma, para que, una vez expoliado lo público, vayan contra nuestros derechos. Es el poder financiero y la gran patronal los que mandan", agregó.

Además, recordó que los sindicatos convocantes de la marcha de hoy ya realizaron una huelga el 21 de mayo del año pasado, para advertir de que "vendrían los ajustes si no se cambiaban las políticas". "Y aquí están los ajustes sobre nuestros derechos laborales y sociales", señaló.

"METER MIEDO"

Muñoz explicó que ya entonces sabían que "iban a utilizar la crisis y el paro para meter miedo a nuestra gente, para conseguir la disciplina social", porque los gobiernos y la patronal son, a su juicio, "expertos en meter miedo".

"Zapatero, López, Sanz y los diputados generales atacan nuestros derechos sociales y laborales. Ajustes sólo en nuestros derechos. Es la sociedad del partido único entre los que tienen opción de gobernar y se reparten puestos, aceptan la subordinación al capital", denunció.

El responsable de ELA también anunció que la reunión el miércoles próximo del Órgano de Coordinación Tributaria servirá para que "escondidos, ocultos, decidan una política fiscal para beneficiar a las rentas de capital, a las rentas altas", cuando, si tuviésemos la presión fiscal media europea, "el déficit desaparecería".

REFORMA LABORAL

Muñoz reconoció que van a tener que "trabajar a contrarreloj" para preparar la huelga general del día 29 forzados por los responsables de la reforma laboral, que "han llevado dicha reforma en un proceso pensado para llegar al verano, para llegar a julio, para evitar la movilización, para evitar a la sociedad".

Además, lamentó que "el diálogo social de esperpento que se ha realizado en Madrid" con la participación de CC.OO. y UGT, ha tenido "un componente claro de control social y de desmovilización".

A su entender, los dos sindicatos citados han sido "cómplices" de esta situación, "agotando plazos para hacer imposible, primero la información, segundo el trabajo sindical en las empresas y tercero, convencer a la gente que no es posible mover nada en las mesas si en la calle no estamos reivindicando".

El responsable de ELA también acusó a los secretarios generales de CC.OO. y UGT en País Vasco, Unai Sordo y Dámaso Casado, de buscar "un buen rollito" con el lehendakari y el presidente navarro, Patxi López y Miguel Sanz, "para uniformizar España, para destrozar, porque lo están destrozando, los pocos restos que quedaban del marco vasco de relaciones laborales y de protección social".

Asimismo, indicó que la reforma laboral que va a aprobar Rodríguez Zapatero es "muchísimo peor" que la que realizó su antecesor en el cargo, José María Aznar, puesto que el actual cambio normativo considera al trabajador "una mercancía desechable".

PARTIDOS POLÍTICOS

Muñoz realizó también "una clara exigencia", dirigida a las formaciones políticas vascas "desde la mayoría sindical vasca", puesto "ningún partido puede darle el voto a Zapatero en el Congreso de los diputados en esta reforma".

"Si algún partido vasco se atreve a hacer eso, lo va a hacer contra la mayoría social, contra la mayoría sindical que nosotros representamos", agregó.

Por último, indicó que "los derechos no son hereditarios" y se mantienen si "se pelea" por ellos, por lo que la movilización y la huelga general es "la única alternativa".

ETXAIDE

Por su parte, la secretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide, advirtió de que si la clase trabajadora se queda sin derechos, estará "a merced del poder económico, de la patronal".

A su juicio, en esto consiste la reforma laboral que "se nos va a imponer" por parte del Gobierno central, al que a su vez "ha impuesto su salida el poder económico".

Etxaide explicó que la huelga general servirá, una vez más, para que "la gran mayoría social trabajadora en Euskal Herria" rechace el "recorrido que ha hecho el poder económico" con sus medidas de recorte de derechos laborales.

Muñoz y Etxaide, acompañados por los dirigentes del resto de sindicatos convocantes de la marcha de hoy, tomaron la palabra en el puente del Ayuntamiento de Bilbao tras haber recorrido la distancia que separa este punto de la Plaza del Sagrado Corazón, acompañados por una lluvia persistente.

Durante la manifestación, en la que se enarbolaron banderas de todas las centrales citadas, los miles de participantes corearon consignas contra la patronal, el despido de trabajadores y en favor de la huelga general.

Además de los representantes sindicales, en la marcha también tomaron parte dirigentes de la izquierda abertzale ilegalizada como Txelui Moreno y Jone Goirizelaia, el secretario general de EA, Peio Urizar, o la portavoz de Aralar en las Juntas Generales de Guipuzcoa, Rebeka Ubera.

Sindicatos abertzales convocan huelga general
Comentarios