viernes. 21.06.2024

La vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, ha defendido el control de los sueldos millonarios de la banca por parte del Banco de España, que comienza a aplicarse este miércoles, y ha explicado que estas medidas sobre retribuciones "forman parte de las políticas de prevención de los riesgos".

"Así se ha interpretado en la Unión Europea, en el G-20 también, y por eso hemos introducido esa modificación en la ley que entra en vigor", ha apostillado en declaraciones a los periodistas en los pasillos del Congreso.

El Banco de España controla por ley desde este miércoles los sueldos millonarios de la banca para asegurar que son coherentes con una buena gestión del riesgo, tras la entrada en vigor de la ley sobre intermediarios financieros publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Este organismo, junto a la CNMV, podrá recopilar información sobre el número de personas en cada entidad de crédito y empresas de inversión con remuneraciones de al menos un millón de euros y transmitir esta información tanto a la Autoridad Bancaria Europea (EBA) como a la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA).

En cualquier caso, la vicepresidenta ha querido dejar claro que lo que tienen que hacer las entidades es comunicar al Banco de España su política de retribuciones y también el caso de percepción de bonus, pero "no es que sea un comportamiento preventivo, sino una comunicación".

Incentivos, primas y pensiones

En dichas remuneraciones millonarias en las entidades financieras de crédito se incluyen el ámbito de negocio implicado, los principales componentes del sueldo, los incentivos, las primas a largo plazo y la contribución a la pensión.

El Banco de España, como autoridad responsable de la supervisión de las entidades de crédito, analizará al menos una vez al año las políticas y prácticas de remuneración, y evaluará los riesgos a los que pueden estar sometidos dichos sistemas.

El instituto emisor español podrá exigir a cada entidad de crédito que posea normas de gobierno que incluyan políticas y prácticas de remuneración coherentes con la promoción de una gestión del riesgo sólida y efectiva para dar cumplimiento a la normativa que se establezca al respecto.

Estas medidas se incluyen en un paquete de seis enmiendas incluidas por el PSOE en el trámite en el Senado de la Ley de Intermediarios Financieros y que recibieron en el Congreso el respaldo de todos los grupos salvo del PP, que se abstuvo, y de CiU, que votó en contra.

Los nuevos cambios legales completan los ya incluidos en la Ley de Economía Sostenible, que entró en vigor el pasado 28 de febrero, y que permite que el Banco de España pueda exigir a las entidades financieras que apliquen políticas de retribución que garanticen una actuación prudente.

Salgado defiende el control de los bonus de los banqueros