miércoles. 29.05.2024
RATO LAMENTA QUE EL PLAN SEA "A COSTA" DEL ESTADO

Rato se lo pone duro a Rajoy

A pesar de que Rodrigo Rato ha señalado que "no critico a nadie; la nota es una descripción, una interpretación técnica de los ajustes", el documento entregado por el ex presidente de la entidad nacionalizada a los consejeros de Bankia supone un varapalo para el Gobierno al “lamentar” que la recapitalización se haga con fondos públicos.

El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, ha lamentado que el saneamiento de la entidad se haya realizado "a costa" de fondos públicos, en torno a un 2% del PIB, y causando un "grave perjuicio" a los actuales accionistas, puesto que el efecto dilutivo va a provocar una "enorme caída" en la cotización de sus títulos. Por su parte, el PSOE ha desvelado que varios miembros del anterior consejo de administración de la entidad "están estudiando" emprender acciones legales por lo sucedido en Bankia.

Pese al lamento de Rato por la forma en que se está gestionando el saneamiento de la entidad que hasta el mes pasado presidía, ha puesto en valor los efectos positivos del plan.

"El plan de recapitalización es magnífico para Bankia y para su nuevo equipo gestor, pues dota las posibles pérdidas futuras derivadas de inversiones inmobiliarias excesivas en el pasado", ha explicado en una carta de tres páginas repartida a los consejeros de Caja Madrid y adelantada a la Cadena Ser, para después señalar que estas inversiones se tienen que "ubicar en el tiempo".

En este sentido, Rato ha situado "cualquier exceso" inversor inmobiliario a antes de la mitad de 2007, cuando la crisis de las hipotecas 'subprime' provocó que se frenaran nuevas operaciones de financiación a este sector.

"Lógicamente el consejo de administración de Bankia (constituido en junio de 2011) es muy posterior a esta fecha", ha indicado, para eludir responsabilidad sobre la situación que ha llevado al Estado a rescatar a la entidad.

El expresidente de Bankia ha asegurado que la recapitalización va a dejar al grupo BFA-Bankia en una "magnífica" situación financiera, pues supone una "inyección brutal" de fondos para elevar sus provisiones de forma "notable".

Rato ha considerado por este motivo que la entidad ahora nacionalizada tendrá "múltiples y mullidos" colchones para posibles pérdidas futuras. Precisamente, ha concretado que la cifra de la ayuda a Bankia asciende a 22.000 millones y no a 19.000 millones como ha trascendido.

Además, ha argumentado que determinados "ajustes técnicos-fiscales" llevan a la cifra final de 19.000 millones. "El nivel de cobertura de los préstamos inmobiliarios debe ser la más alta del mundo", ha asegurado Rato.

En la misiva repartida entre los miembros del consejo de administración que todavía preside, Rato ha repasado también los 3.000 millones de pérdidas registrados en 2011, frente al beneficio inicial declarado de unos 300 millones.

"El cambio es solo consecuencia de unas provisiones adicionales para el ejercicio 2011", ha justificado, para concluir recordando que estas dotaciones se deben al deterioro del mercado inmobiliario y crediticio depués del 31 de diciembre de 2011. Asimismo, para reforzar su argumento, Rato ha indicado que esta afirmación la realizó el auditor de las cuentas.

Rato se lo pone duro a Rajoy