martes 30/11/21

Rajoy fracasa al ser incapaz de explicar el plan anticrisis del PP

L.M.
El líder del PP afirma que el Gobierno dará la “puntilla” a las clases medias con el recorte en la deducción por vivienda.
L.M. / NUEVATRIBUNA.ES - 12.05.2009

Mariano Rajoy defraudó hoy las expectativas generadas ante su participación en el Debate sobre el Estado de la Nación donde se esperaba que el PP anunciara cuáles son sus propuestas para salir de una crisis económica que protagonizó la sesión de principio a fin. Más allá de los reproches por la pérdida de empleos, Rajoy sólo cruzó propuestas concretas en torno al tema de la Vivienda, tras la medida anunciada por la mañana por el Gobierno y que supondrá el fin de la deducción por vivienda para las rentas superiores a 17.000 euros.

El líder del PP, Mariano Rajoy, centró su discurso en descalificar la labor de José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Gobierno en los últimos cinco años, con la vista puesta en la próxima convocatoria electoral europea, y dentro de una estrategia dirigida a convertir los comicios europeos en una moción de censura a la figura de Zapatero. “Se lo advertimos”, afirmó Rajoy tras acusar al Presidente de eludir todo un catálogo de reformas pendientes desde 2004.

“El problema de la economía española es su falta de competitividad”, afirmó Rajoy. Tras este diagnóstico, el líder de la oposición insistió en que el Gobierno debe controlar el gasto y elaborar un plan integral que permita a la economía recuperar su dinamismo, en lugar de adoptar lo que llamó “medidas fragmentarias” y gestos “aislados”.

Menos mordaz que en otras ocasiones, Rajoy perdió las formas al intentar silenciar los gritos de una bancada socialista que le reclamaba mayor concreción respecto a sus propuestas anticrisis. “Pero si ustedes no saben leer. ¿Cómo van a enterarse de ellas?”, les espetó Rajoy.

En primer lugar, Rajoy destacó la necesidad de llevar a cabo una reforma laboral, aunque sin concretar en qué sentido. Tras afirmar Zapatero qué se opondrá a abaratar el despido, el líder de la oposición respondió: “Yo tampoco”, aunque lo hizo ya desde el escaño que ocupa como jefe de la oposición y ‘a micrófono cerrado’, al no encontrarse en ese momento en el uso de la palabra. Asimismo, Rajoy tildó de “mínima” la indemnización por despido de los contratos temporales (8 días por año trabajado) y llamó a eliminar la “injusta” discriminación que padecen los trabajadores temporales, en comparación con los indefinidos.

Rajoy llamó además al Gobierno a promover una reforma “urgente” de la educación y a no dilatar un cambio en el sistema de pensiones, aunque evitó ofrecer más detalles al respecto.

POLÉMICA DEDUCCIÓN POR VIVIENDA

A pesar de centrarse en la economía, el único asunto que generó verdadero debate fue el de la Vivienda y, en concreto, el recorte de las deducciones por vivienda anunciado por por Zapatero, una medida que Rajoy tildó de “puntilla” para las clases medias, que no podrán deducir una parte de su inversión en vivienda en el Impuesto sobre la Renta a partir de 2011, cuando su renta anual supere los 17.000 euros.

Zapatero justificó el recorte en esta deducción por los efectos “perniciosos” sobre el precio de la vivienda. “Hay que optar”, insistió el Presidente, quien acusó al PP de haber hinchado la burbuja inmobiliaria cuando estuvo en el poder. Una afirmación que Rajoy trató de refutar citando datos del producto interior bruto (PIB), en el que el peso de la construcción residencial suponía un 6,7 por ciento del PIB entre los años 2000 y 20003 de gobierno del PP, mientras que ascenidó al 9 por ciento tras la llegada al poder de Zapatero.

“¿QUÉ REFORMA LABORAL?”

Rajoy afirmó que es urgente llevar a cabo una reforma laboral, mientras que Zapatero aprovechó su turno de réplica para afirmar que la alta temporalidad en el mercado de trabajo es “un efecto y no una causa” de la falta de productividad de algunos sectores de la economía española, entre los cuales citó la construcción.

Asimismo, Zapatero reprochó a Rajoy sus constantes alusiones a la falta de tiempo para exponer el plan anticrisis del PP, y dudó incluso de su existencia. “Atrévase. Diga qué reforma laboral quiere... Dígalo”, insistió el jefe del Ejecutivo, quien destacó que el Gobierno se opone a llevar a cabo una reforma que suponga abaratar el despido. “Yo también”, dijo Rajoy desde su escaño.

Respecto a la inversión tecnológica en I+D+i; Rajoy no contestó a las acusaciones de Zapatero, que vinculó la inversión en innovación al empeño del Gobierno por variar el modelo productivo español. Según el Presidente, el Ejecutivo ha triplicado el gasto en este concepto, respecto a los años de Gobierno del PP. Así, mientras los gobiernos ‘populares’ gastaron una media de 2.500 euros entre 2001 y 2004 en I+D+i, Zapatero afirmó que su Gobierno ha incrementado hasta una media de 5.600 millones de euros esta inversión entre 2005 y 2008; y hasta 8.200 millones este año.

Rajoy no contestó a las ofertas de diálogo formuladas por Zapatero, quien emplazó al PP a sumarse al consenso sobre las reformas estructurales que necesita la economía española durante la tramitación la Ley de Economía Sostenible. “Podemos coincidir en muchos aspectos”, recalcó.

Rajoy fracasa al ser incapaz de explicar el plan anticrisis del PP
Comentarios