sábado. 13.04.2024

La secretaria de Política Internacional del PSOE, Elena Valenciano, ha afirmado que es un "ejercicio de irresponsabilidad lo que ha sucedido en el Parlamento portugués" porque es el "peor momento para dejar caer" al primer ministro, José Sócrates, que ha presentado su dimisión al presidente, Anibal Cavaco Silva, y ha pedido la convocatoria de elecciones, tras el rechazo parlamentario al plan de austeridad. El rescate de Portugal -casi inevitable tras la caída de Sócrates- podría costar 75.000 millones de euros

La dirigente socialista ha dicho que "Sócrates ha peleado como un jabato contra esta crisis" y el PSOE le ha apoyado "mucho". "Portugal lleva haciendo enormes esfuerzos, en este último año sobretodo, para tratar de equilibrar su economía. No lo ha conseguido", ha explicado.

Mientras tanto, el Gobierno español trata de alejar el fantasma de un posible contagio de la inestabilidad de Portugal sobre la economía española. Así, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, defendió este jueves que labor del Gobierno es "seguir haciendo" lo que ha hecho hasta ahora y mantener "el pulso firme" en las "importantes" reformas que ha puesto en marcha, como la del sector financiero, la del mercado de trabajo o la de la negociación colectiva.

Según Salgado, la situación que atraviesa Portugal es "de momento" una crisis política con motivo de una votación parlamentaria y "habrá que esperar a ver cuáles son las consecuencias". "Es un asunto interno de Portugal", insistió.

Por su parte, el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, ha asegurado que España es "capaz de vencer" los intentos de especulación de los mercados gracias a las reformas "necesarias" que ha llevado a cabo y ha añadido que la economía española está "claramente separada" de países como Portugal, Irlanda o Grecia.

Los bonos, a un nivel insostenible

Mientras tanto, las entidades financieras españolas se apresuran a publicar datos que limiten los posibles daños. Así, fuentes del sector explicaron que la exposición de BBVA a la deuda soberana de Portugal es "marginal", ya que sólo alcanza 58 millones de euros. Estas, que aseguran que la situación que actualmente vive el país luso, al borde del rescate, no tendrá ningún impacto en la entidad.

Portugal necesita durante los próximos meses más de 8.300 millones de euros de financiación de los mercados. En los últimos días, la rentabilidad de sus bonos ha superado ya el 8%, un nivel considerado insostenible.

En estas condiciones, el propio ministro portugués de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos, admitía el pasado lunes que "en estos momentos, una crisis política es un gran empujón para que caigamos en los brazos de la ayuda externa".

El rescate de Portugal -casi inevitable tras la caída del primer ministro, José Sócrates- podría costar 75.000 millones de euros, de los cuales 50.000 millones los aportaría la Unión Europea y 25.000 millones el Fondo Monetario Internacional (FMI), según asegura este miércoles el diario francés Les Echos citando fuentes comunitarias.

El dimisionario Sócrates explicará este jueves la situación a sus homólogos europeos durante el Consejo Europeo de primavera. En Bruselas persisten las dudas de si un primer ministro en funciones puede pedir el rescate o ejecutar las medidas de ajuste que han provocado su caída.

Portugal podría convertirse así en el tercer país de la eurozona que solicita un rescate de la UE, tras Grecia (que recibe una asistencia de 110.000 millones de euros en préstamos bilaterales y del FMI) e Irlanda (85.000 millones del FMI y del fondo de rescate de 750.000 millones de euros).

Pese a que los líderes europeos retrasarán este jueves de nuevo el refuerzo del tramo intergubernamental del fondo de rescate actual, de momento hay suficientes fondos para ayudar a Portugal. De los 250.000 millones disponibles efectivamente, sólo se han usado 17.700 millones para Irlanda (el resto lo puso el FMI, las garantías del presupuesto de la UE y ayudas de Reino Unido, Dinamarca y Suecia).

PSOE: “Es el peor momento para dejar caer a Sócrates”