#TEMP
viernes 27/5/22

Pittsburgh, mucha literatura y pocas medidas concretas en los asuntos más importantes

CCOO admite que la declaración final del G-20 contiene algunos progresos sobre los resultados de la Cumbre de Londres del pasado mes de abril, pero lamenta que no se hayan producido progresos en áreas cruciales.
> El G-20, tres veces cero
NUEVATRIBUNA.ES - 28.9.2009

Lo positivo, dice CCOO, aparece más en la literatura que en las medidas concretas y algunas de éstas, como las que se refieren a la nueva regulación del sistema financiero, se han pospuesto siendo como son especialmente necesarias.

El sindicato afirma que es un hecho positivo que la declaración final de la Cumbre de Pittsburgh contenga en varios de sus párrafos alusiones a la necesidad de que los gobiernos promuevan la creación de empleos decentes, utilizando la terminología de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), o a la calidad del empleo, o al impulso de los programas de formación de los trabajadores, o a la mejora de la protección de los desempleados. Pero añade que todo esto pertenece al conjunto de orientaciones generales cuyo cumplimiento es difícil de medir y exigir.

Por el contrario, CCOO recuerda que hubo que presionar para retirar cualquier alusión a la elaboración de una Carta global para el desarrollo de una actividad económica sostenible –proyecto de compendiar, mejorar y dar coherencia al conjunto de normas mundiales económicas, financieras, comerciales, medioambientales y laborales-, compromiso de la Cumbre de Londres, ante el hecho evidente de que, por presión de los países emergentes, en el borrador del proyecto de declaración se quería convertir la Carta en un compendio de buenas intenciones.

Según su valoración, el aspecto concreto más positivo, en el campo del empleo, es que en la Conferencia de Ministros de Trabajo del G20, que se celebrará en los EE UU a principios de 2010, serán consultados los interlocutores sociales (primera alusión explícita a su papel). No se deduce necesariamente de ello que participen directamente en la Conferencia como pide la Confederación Sindical Internacional (CSI). Esta Conferencia tendrá que adoptar, sin más demora, concreciones respecto a todos los temas relacionados con el empleo.

También llama la atención sobre que se haya pospuesto la toma de decisiones en aspectos fundamentales de la nueva regulación del sistema financiero internacional y en los sistemas de retribución de sus directivos. Y subraya que el Consejo de Estabilidad Financiera de Basilea, reforzado en sus funciones, continúa siendo un organismo falto de la más elemental y exigible transparencia. En el lado positivo de este campo está el que se haya incluido en la agenda del G20 el estudio del establecimiento de un marco internacional para la tasación de las transacciones financieras.

En cuanto a la reforma del FMI, realizada pasito a pasito, casi Cumbre a Cumbre, recuerda que incluirá más capacidad de decisión para los países emergentes, lo que era necesario, pero el FMI continúa exigiendo la adopción de políticas de ajuste procíclicas a los gobiernos de los países a los que presta.

CCOO asegura que la Cumbre de Pittsburgh no ha tomado decisiones comunes respecto a dos citas muy importantes que afectan al cambio climático y el desarrollo sostenible (Cumbre de Copenhague, diciembre de 2009) y a las negociaciones comerciales de la Ronda de Doha de la OMC (Conferencia Ministerial de Ginebra, diciembre de 2009). Tampoco ha avanzado nada especialmente sustantivo, en relación a la Cumbre de Londres, respecto al cumplimiento de los Objetivos del Milenio.

Según CCOO, la impresión que se tiene al terminar de leer la larga declaración de Pittsburgh es que la ausencia de medidas concretas nuevas en varios campos ha sido sustituida por un lenguaje más progresista o al menos por una mayor manifestación de preocupaciones sociales.

Pittsburgh, mucha literatura y pocas medidas concretas en los asuntos más importantes
Comentarios