lunes. 27.05.2024

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, y el presidente de la CEOE, Juan Rosell, han mantenido una reunión de aproximadamente dos horas para intentar desatascar la reforma de la negociación colectiva sin que se haya logrado acercar posiciones sobre flexibilidad interna, solución de conflictos y ultraactividad.

Según indicaron en fuentes sindicales, la situación es la misma y, aunque las partes pretenden tener un acuerdo listo antes de la Semana Santa, para el próximo 15 de abril, "si antes no se estaba en la antesala del acuerdo, ahora tampoco se ha salido al descansillo de la escalera".

El panorama para la próxima semana es el de un "calendario intenso" de reuniones entre los 'primeros espadas' de patronal y sindicatos, ya que, según las mismas fuentes, "la voluntad de acuerdo tiene que transformarse ya".

Así pues, tras la reunión, en la que se ha hecho balance de las negociaciones en una semana en la que no se han producido encuentros, se ha constatado que los temas que concentran las "dificultades" siguen enconados.

En primer lugar, la flexibilidad interna. La CEOE sigue sosteniendo que el empresario pueda decidir unilateralmente sobre cuestiones relativas a las condiciones de trabajo, algo que aleja a los sindicatos.

Además, otra "diferencia fundamental" es la voluntad de los empresarios para que sea posible alterar "en cualquier momento" las actuales reglas de concurrencia de los convenios, que ahora no pueden ser "invadidos" por otros hasta el fin de su vigencia.

Otro de los desencuentros se refiere a las fórmulas de solución de conflictos y la ultraactividad. Los sindicatos reivindican el papel de las comisiones paritarias y no transigen con que los convenios decaigan si no se llega a un acuerdo para su renovación, como piden los empresarios.

Más allá de las diferencias, las partes han acordado dar cumplimiento al Acuerdo Social y Económico y la próxima semana iniciarán "en paralelo" a la negociación colectiva las conversaciones para incrementar el control del absentismo a través de las Mutuas.

Patronal y sindicatos mantienen sus diferencias sobre los convenios